Arrestada por asesinato la madre de 7 de los 8 niños apuñalados en Australia

Conmoción por el caso en Asutralia (Archivo)

internacional

| 20.12.2014 - 17:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía australiana puso hoy bajo arresto con cargos de asesinato a la madre de siete de los ocho niños encontrados el jueves muertos a puñaladas en una casa de la localidad de Cairns, en el noreste del país.

La mujer, de 37 años, fue hallada en la vivienda con heridas en el pecho y el cuello pero consciente, y trasladada al hospital donde fue interrogada por la policía.

"La madre de varios de los niños implicados en este incidente ha sido puesto bajo arresto durante la noche (del jueves) y se encuentra bajo vigilancia policial en el hospital de Cairns", dijo el inspector Bruno Asnicar, en declaraciones recogidas por la cadena ABC.

El agente agregó que la policía no busca a nadie más en relación con el suceso, e insistió en que los vecinos pueden estar tranquilos sobre su seguridad.

Los niños tenían entre 18 meses y 14 años, y fueron encontrados por la policía, tras una llamada de alerta, en el interior de la casa de Manoora, un barrio de Cairns de perfil socioeconómico bajo y con varios residentes con dependencia de la asistencia social.

Los cadáveres fueron retirados durante la noche después de que el equipo de forenses inspeccionara la casa, declaró Asnicar, quien descartó que la vivienda estuviera bajo observación de los servicios sociales.

"Este es un barrio normal, con muy buena gente, con muchos niños. Lo ocurrido es algo que ha tomado a todos por sorpresa", afirmó el inspector.

La policía seguirá hoy con las investigaciones en la casa, que permanecerá acordonada durante varios días, mientras a lo largo del día se prevé que se hagan las autopsias a los ocho menores, siete hermanos y una prima.

El suceso ha causado gran conmoción en Australia en la misma semana del secuestro en una cafetería de Sídney que acabó con la muerte de dos rehenes y del asaltante.