Arranca la cumbre europea con la crisis griega y la inmigración sobre la mesa

Rajoy se reúne con Merkel antes del inicio del Consejo Europeo

El Eurogrupo termina sin acuerdo y se volverá a reunir el sábado

Tsipras confiado de que se podrá llegar finalmente a un acuerdo

Schäuble: Atenas se ha "movido más bien hacia atrás"

Dijsselbloem dice que la puerta sigue abierta y Lagarde pide un acuerdo equilibrado

internacional

| 25.06.2015 - 16:25 h
REDACCIÓN

Los jefes de Estado o de Gobierno de la Unión Europea (UE) iniciaron la cumbre sobre inmigración y seguridad, aunque la difícil situación de las negociaciones con Grecia y la falta de acuerdo en el Eurogrupo son el centro de la reunión.

A la cita del Consejo Europeo, bajo presidencia del polaco Donald Tusk, se han sumado también los presidentes del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz.

REAPARTO DE DEMANDANTES DE ASILO

Los líderes debatirán la propuesta de la Comisión Europea para el reparto obligatorio entre países de demandantes de asilo, con el fin de ayudar a Italia y Grecia a afrontar la presión que sufren por la creciente llegada de inmigrantes a través del Mediterráneo.

La Comisión Europea ha propuesto repartir 40.000 demandantes de asilo llegados a esos dos países entre el resto de Estados miembros de la UE mediante un sistema de cuotas obligatorias que tiene en cuenta cuatro criterios: el PIB, la población, los esfuerzos realizados y la tasa de paro.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha admitido este jueves que no hay consenso entre los líderes europeos para poner en marcha un sistema de cuotas obligatorias para repartir entre todos los Estados miembros a los demandantes de asilo que llegan a Italia y Grecia y ha dicho que el único punto de acuerdo entre los 28 es que debe reforzarse la lucha contra la inmigración ilegal.

Tusk ha avisado de que sustituir las cuotas obligatorias por un sistema voluntario, como defiende por ejemplo España, sólo será creíble si todos los Estados miembros dicen antes de finales de julio a cuántos refugiados estarían dispuestos a acoger.

"Hoy no tenemos consenso entre los Estados miembros sobre cuotas obligatorias para inmigrantes", ha reconocido el presidente del Consejo Europeo antes del inicio de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, en cuya agenda ocupa una posición destacada la crisis migratoria en el Mediterráneo.

"Al mismo tiempo, un mecanismo voluntario no puede ser una excusa para no hacer nada. Puedo entender a los que quieren este mecanismo voluntario, pero sólo será creíble si ofrecen compromisos precisos y significativos a finales de julio como muy tarde", ha reclamado Tusk a los Gobiernos de la UE.

"Porque la solidaridad sin sacrificio es pura hipocresía. Ahora no necesitamos declaraciones vacías sobre solidaridad sino sólo hechos y números", ha subrayado el presidente del Consejo Europeo.

En todo caso, Tusk ha sostenido que la prioridad para la UE debe ser "contener la inmigración ilegal" porque es percibida por los ciudadanos como "el problema más importante". "Espero que el Consejo Europeo envíe un mensaje fuerte de que los que no son demandantes de asilo legítimos no tendrán garantías de quedarse en Europa", ha dicho.

EL EUROGRUPO ACABA SI N ACUERDO Y VOLVERÁ REUNIRSE EL SÁBADO

A propósito de la crisis griega, y previo al inicio de la cumbre, la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona acabó sin un acuerdo con Grecia y se volverán a reunir el sábado, indicaron a Efe fuentes europeas.

A su llegada a la cumbre, el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, se mostró confiado en que su país podrá llegar finalmente a un acuerdo con sus socios, pese a las dificultades de las negociaciones en las últimas horas.

Por contra, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, afirmó que ha llegado el momento de que Grecia tome decisiones y diga a su pueblo lo que "está en juego", al tiempo que sostuvo que las "diferencias son más grandes" incluso ahora entre las partes, porque Atenas se ha "movido más bien hacia atrás".

"No hemos progresado mucho. Es hora de que los responsables griegos tomen decisiones y que digan entonces también al pueblo lo que está en juego", señaló el ministro alemán.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea afirmó que Grecia y los acreedores aún no están en el momento de lograr un acuerdo, pero aseguró que trabaja "cada segundo" para que el proyecto europeo no fracase y para que haya una solución compatible para Atenas y para el euro.

EN Washington, el Fondo Monetario Internacional (FMI) insistió en que mantiene un enfoque "equilibrado y flexible" en las negociaciones con Grecia para alcanzar un acuerdo sobre el programa de rescate financiero y aseguró que espera que Atenas cumpla el 30 de junio con sus obligaciones de pago.

Sobre esta fecha límite, cuando Grecia debe pagar al FMI 1.600 millones de euros, el Fondo reiteró que confía en recibir el dinero."Esperamos recibir el pago, es lo que ha dicho el Gobierno heleno públicamente", dijo Gerry Rice, portavoz del organismo, en su rueda de prensa quincenal en Washington.

A comienzos de junio, sin embargo, Atenas anunció en el último momento que agruparía sus pagos pendientes para finales de mes en una maniobra que pilló por sorpresa a la institución dirigida por Christine Lagarde.

El portavoz no quiso hoy valorar la posibilidad de que Atenas no pague en la fecha debida, ya que es una "especulación". "Si no lo hace, se le declarará inmediatamente en mora al fondo y en ruptura de las obligaciones. Como política, el FMI no acepta prórroga en los pagos", precisó Rice.

Rechazó que el Fondo sea especialmente duro con Grecia y subrayó que existe una postura "común" por parte de las instituciones que conforman el grupo de acreedores internacionales. "Aplicamos nuestras normas de manera imparcial", resaltó el portavoz.

RAJOY SE REUNE CON MERKEL ANTES DEL CONSEJO EUROPEO

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha mantenido una reunión en Bruselas con la canciller alemana, Angela Mwrkel, antes del inicio del Consejo Europeo.