Rajoy y Tsipras defienden los valores comunes de Europa al margen de ideologías

España organizará en abril una cumbre de líderes del sur de Europa

Los países del sur de la UE esperan que Londres siga siendo un socio "próximo"

Fotografía facilitada por la Presidencia del Gobierno español

internacional

| 28.01.2017 - 13:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, han mantenido hoy en Lisboa su primera entrevista y han coincidido en defender los valores comunes de Europa al margen de las ideologías y en la necesidad de lograr crecimiento económico y empleo.

Rajoy y Tsipras se han reunido durante casi media hora en la capital portuguesa a petición del primer ministro griego y aprovechando su presencia en la cumbre de líderes de países del sur de Europa.

Desde que Tsipras ocupa el cargo de jefe del Gobierno griego, hace ahora dos años, Rajoy había coincidido con él en numerosas cumbres europeas y habían charlado tanto en persona como telefónicamente (el dirigente griego fue el primero que llamó a su homólogo español tras el siniestro del avión de Germanwings), pero nunca habían protagonizado una reunión bilateral.

Sí hubo declaraciones cruzadas de ambos, muy distanciados ideológicamente, con reproches sobre la forma de actuar al frente de sus respectivos gobiernos.

Además, Rajoy no asistió a la primera cumbre de países del sur de Europa que se celebró en Atenas en septiembre pasado debido a que se encontraba en funciones.

Lo que hoy se ha constatado, según el Gobierno español, es que sus diferencias no son óbice para que coincidan en muchos aspectos relativos a la situación política y económica de la Unión Europea y de sus retos de futuro.

En concreto, los dos han considerado que lo fundamental para el futuro de la UE es defender los valores comunes europeos al margen de las ideologías de cada uno y hacer más pedagogía.

De la misma forma, han abogado por una mayor coordinación para hacer frente a los retos comunes y a los desafíos de toda Europa y, en particular, de los que tienen los países mediterráneos.

Un análisis en medio del horizonte que se abre con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, cuestión que se abordará tanto en la cumbre de Malta de la próxima semana a la que asistirán todos los líderes europeos excepto la británica, Theresa May, como en el Consejo Europeo de Roma del 25 de marzo con motivo del 60 aniversario de la firma del tratado de la capital italiana.

Gran parte de la reunión se ha dedicado a analizar la situación económica de la UE y de cada uno de sus dos países, muy distinto en cada caso, según subrayan las fuentes españolas.

Este apartado tiene una especial relevancia para Grecia ante la segunda revisión del tercer programa de asistencia financiera europeo a su país.

Rajoy y Tsipras Han coincidido en que la prioridad debe ser el crecimiento económico y la creación de empleo.

Respecto al problema de los refugiados, han defendido igualmente una colaboración más estrecha y tratar de encontrar soluciones razonables.

Tras su entrevista, ambos se han incorporado a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los países del sur de Europa junto con los líderes de Portugal, Francia, Italia, Malta y Chipre.

LOS PAÍSES DEL SUR DE EUROPA ESPERAN QUE LONDRES SIGA SIENDO UN SOCIO "PRÓXIMO"

Los líderes de los siete países del sur de Europa, reunidos hoy en Lisboa, ratificaron que están "preparados" para iniciar el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) y expresaron su deseo de que ese país siga siendo un "socio próximo".

"Estamos preparados para iniciar negociaciones (...) con la esperanza de tener al Reino Unido como un socio próximo de la UE", señala el documento de conclusiones de la cumbre mediterránea de países del sur celebrada en la capital lusa.

Los líderes de los siete países del sur de Europa reivindicaron hoy en Lisboa que, ahora más que nunca, Europa tiene un papel clave para superar los retos actuales, como los flujos migratorios, la seguridad o el auge de los populismos.

Lo hicieron en la cumbre de países del sur, que reunió en el Centro Cultural de Belém de la capital lusa, a los jefes de Estado o de Gobierno de Portugal, España, Francia, Italia, Grecia, Malta y Chipre para fijar una posición común en materia de crecimiento económico, seguridad interna y externa, y flujos migratorios.

En una declaración conjunta al final del encuentro, el anfitrión y primer ministro luso, António Costa, apeló a buscar una "Europa más fuerte y más unida" para dar una mejor respuesta a los ciudadanos frente a esos desafíos.

"En este tiempo de muchas incertidumbres a nivel mundial es esencial tener una Unión Europea más fuerte y más unida en torno a sus valores" de democracia, de sus libertades y del comercio libre a nivel mundial, señaló.

Los líderes del sur de Europa fijaron como prioridad, en materia de seguridad, prevenir la radicalización y evitar que los grupos terroristas recluten nuevos miembros, problema que debe atajarse solucionando los problemas de "exclusión social" con programas de inversión en algunas ciudades del continente.

También apelaron a mantener la cooperación con los vecinos del norte de África y a promover el desarrollo y el crecimiento en esas regiones para "contribuir a su estabilidad y seguridad".

Según el primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, "nadie mejor" que los países del Mediterráneo sabe que la crisis de los flujos migratorios es "un problema fundamental", sobre el que "cada uno debe asumir su cuota de responsabilidad".

Por ello, la cumbre europea de Malta ofrecerá la oportunidad de abordar la situación de las rutas del centro del Mediterráneo y explorar "nuevos caminos de cooperación" con el Gobierno de Libia, según la declaración final.

Sobre el auge de los populismos, otro de los temas abordados, el presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, consideró que ganan "espacio porque muchas veces nos quedamos en las puras declaraciones" en vez de concretarlas con acciones.

Antes de la conferencia conjunta, en declaraciones a periodistas, el presidente francés, François Hollande, ya había subrayado que Europa tiene sus propios valores y debe "responder" al presidente de EEUU, Donald Trump, porque "lo que está en causa es el populismo".

Hollande señaló además que Europa está abierta a "relaciones comerciales equilibradas", pero no a abrir sus mercados "sea cual sea la condición".

ESPAÑA ORGANIZARÁ EN ABRIL UNA CUMBRE DE LÍDERES DEL SUR DE EUROPA

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha anunciado que España organizará en abril próximo la tercera cumbre de países del sur de Europa tras la celebrada hoy en Lisboa y la que tuvo lugar en Atenas el pasado mes de septiembre.

Rajoy hizo este anuncio en su intervención en la comparecencia conjunta de los siete jefes de Estado o de Gobierno del sur de Europa que se han reunido en la capital portuguesa para hacer frente común de sus intereses ante los retos de futuro de la Unión Europea (UE).

En esa cumbre en España estarán presentes junto a Rajoy los presidentes de Francia y Chipre y los primeros ministros de Italia, Grecia, Portugal y Malta.

En su intervención, Rajoy ha reivindicado las políticas europeas frente a quienes "desde dentro y fuera de Europa" las critican y ha defendido lo que ha sido y es Europa porque ha permitido que sea la zona del mundo de mayor bienestar y progreso.

"Todos los europeos debemos defender lo que es nuestro", ha subrayado Rajoy, quien, de cara al futuro, ha abogado por afrontar los problemas reales de los ciudadanos y seguir avanzando en la unidad e integración de Europa.

Entre las prioridades existentes ha citado la seguridad, la crisis de los refugiados, la política de defensa y exterior, el crecimiento económico y el empleo.

"Intentaremos dar la batalla por políticas económicas que permitan invertir más, atender al desempleo juvenil y avanzar en políticas comerciales cada vez más libres", ha añadido.

Todo ello considera que permitirá mantener el estado del bienestar en Europa.

Para el presidente del Gobierno español, Europa debe dar también un mensaje de la unidad que ya existe en ella, y tiene que seguir avanzando en el mercado único.