Alianzas "forzadas" en la constitución de los grupos de la Eurocámara

En la nueva Eurocámara las diferencias entre el tercer y el último grupo es de 20 escaños

El Partido Popular Europeo (PPE) suma 221 escaños, y los Socialistas y Demócratas 191

En la Alianza Liberal y Demócrata Europea coincidirán CiU, PNV, UPyD y Ciutadans

El Frente Nacional, la Liga Norte y el xenófobo PVV holandés podrían agrupar en torno a los 48 escaños

Los euroescéptico del UKIP británico se unen al Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo

El Parlamento Europeo

internacional

| 20.06.2014 - 18:39 h
REDACCIÓN

La lucha por sumar escaños de los grupos constituidos en la Eurocámara al margen de las dos grandes familias políticas de populares y socialistas europeos ha agitado el puzzle parlamentario y traído consigo alianzas forzosas.

Uno de los casos de aparente incompatibilidad lo protagonizan las cuatro formaciones españolas adscritas en el mismo grupo parlamentario, la Alianza Liberal y Demócrata Europea (ALDE): Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Partido Nacionalista Vasco (PNV), UPyD y Ciutadans.

Los dos últimos han sido aceptados en el grupo pese a la negativa de los nacionalistas Ramon Tremosa (CDC) e Izaskun Bilbao (PNV), por la antagónica visión sobre la integridad nacional de España.

"Entre los grupos periféricos se han producido movimientos que no se han basado realmente en una agenda política común, por lo que la acción real que puedan llevar a cabo esos grupos parlamentarios está por ver", dijo hoy el politólogo Marco Incerti, del Center of European Policy Studies (CEPS) de Bruselas.

El grupo ALDE lucha por mantenerse como tercera fuerza, ya que incluso con los seis nuevos eurodiputados españoles de UPyD y Ciutadans no ha conseguido mitigar un varapalo electoral que le está costando verse relegado de su holgado tercer puesto en el hemiciclo y de su condición de grupo "clave" en las votaciones.

En esta octava legislatura, que se iniciará el 1 de julio, las diferencias entre el tercer y el último grupo formado hasta la fecha es de apenas una veintena de escaños.

Detrás del Partido Popular Europeo (PPE), con 221 escaños, y los Socialistas y Demócratas (191) se sitúan los Conservadores y Reformistas (ECR), con 68; la propia ALDE, 67; la Izquierda Unitaria (GUE/NGL), 52; los Verdes/Alianza Libre Europea, 50; y el grupo europeo por la Libertad y la Democracia (EFD), con 48.

Un número de escaños cercano a los de EFD conseguirá Marine Le Pen, la líder del Frente Nacional, el partido euroescéptico ganador de las elecciones europeas en Francia, si como está previsto se confirma la creación de su nuevo grupo Alianza Europea por la Libertad junto a, entre otros, la Liga Norte italiana y el xenófobo PVV holandés de Geert Wilders.

MOVIMIENTOS DIFÍCILES DE PREDECIR

Las cifras homogéneas de los grupos parlamentarios minoritarios explican en parte, según Incerti, algunos de los movimientos difíciles de predecir entre grupos.

Uno de los más escandalosos, el de la eurodiputada "tránsfuga" Joëlle Bergeron del Frente Nacional, que se ha convertido en la última pieza necesaria para que el también euroescéptico Nigel Farage, del UKIP británico, consiguiera esta semana formar un grupo antieuropeo junto al del Movimiento 5 Estrellas de Italia, Beppe Grillo, entre otros.

Fuentes parlamentarias explicaron a Efe que la "cesión" de eurodiputados entre Farage y Le Pen formaba parte de un pacto previo entre ambos para asegurarse la creación de sendos grupos.

Le Pen y Farage ganaron las elecciones en Francia y Reino Unido pero para formar grupo en la Eurocámara son necesarios al menos 25 eurodiputados de 7 nacionalidades distintas, lo que explica la impredecible adscripción en el grupo EFD que liderará Farage de un eurodiputado letón de "la Unión de los verdes y granjeros".

Otro movimiento que no ha pasado inadvertido es el de la inclusión de Alternativa por Alemania (AFD) en el ECR, el partido que en 2009 fundó el entonces eurodiputado y hoy primer ministro en Reino Unido, David Cameron, para quien el PPE, su antiguo grupo, era demasiado "europeísta".

La canciller alemana, Angela Merkel, ha hecho llegar a Cameron su desagrado porque el ECR haya aceptado en su grupo a ese nuevo partido alemán que defiende acabar con el euro y volver al marco.

Pese al ruido levantado en Bruselas por el "mercado de fichajes" entre eurodiputados y grupos parlamentarios, Marco Incerti señaló a Efe que "conviene ver la situación con perspectiva".

"Hay que ser conscientes del limitado peso de los nuevos grupos frente a la gran alianza que forman el PPE y el S&D, las únicas dos familias políticas que pueden sumar un número de escaños suficientes como para sacar adelante los grandes asuntos", apuntó.