Alemania confirma que los pepinos españoles no son la fuente de la bacteria mortal

La UE estudia medidas y compensaciones para paliar los daños al sector hortofrutícola español

El sector hortícola insta a Zapatero a intervenir en la crisis del pepino, que desplomará precios

El PP pide al Gobierno que "se centre" en la gestión de la crisis alimentaria

El PSOE critica a Alemania por especular sobre el origen de la bacteria

internacional

| 31.05.2011 - 14:31 h
REDACCIÓN

Nuevos análisis realizados en los pepinos procedentes de España a los que las autoridades alemanas han responsabilizado del brote mortal de 'escherichia coli' que ha dejado ya quince muertos en el país han demostrado que dos de ellos no portaban la cepa de la bacteria que ha provocado las muertes.

Así lo ha anunciado este martes la senadora responsable de asuntos sanitarios de Hamburgo, Cornelia Storck, la misma que la semana pasada atribuyó a una partida de pepinos españoles el origen del brote, al menos en esta ciudad-estado del norte de Alemania.

Según ha explicado, dos de las cuatro muestras tomadas de los pepinos españoles y que han sido analizadas por el Instituto para la Higiene y el Medioambiente del Ministerio de Sanidad germano han resultado no tener el tipo 0104 que ha sido aislado de las muestras tomadas a los pacientes a los que se ha diagnosticado 'E.coli'.

"Esperábamos descubrir la fuente de los graves casos de síndrome hemolítico-urémico (SHU) en estos resultados iniciales, pero desgraciadamente no ha sido así", ha reconocido Storck en declaraciones a la prensa.

Así las cosas, la senadora ha subrayado "independientemente de los resultados de las otras dos muestras, fue lo correcto el publicar nuestros hallazgos, ya que los contaminantes (encontrados) pueden desencadenar 'E.coli'".

Según Storck, no sería "responsable el no revelar sospechas razonables ante tal número de enfermos" dado que "la protección de la vida humana debe ser más importante que los intereses económicos".

QUINCE MUERTOS

Las revelaciones de la senadora de Sanidad de Hamburgo se produjeron poco después de que en Alemania se anunciase una nueva víctima mortal, la decimoquinta desde que se detectó el brote la semana pasada.

Según un portavoz del hospital de la localidad de Paderborn (norte), esta mañana a primera hora falleció una mujer de 87 años que llevaba ingresada desde el pasado día 23 por una severa diarrea.

La inmensa mayoría de los muertos por esta infección son mujeres de edad avanzada que residen en el norte de Alemania, zona a la que abastece el mercado central de Hamburgo, un importante centro logístico regional.

El número de afectados por "E. coli" superó los 1.400, de los que algo menos de un tercio presentan el grave Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), caracterizado por causar insuficiencia renal, anemia hemolítica microangiopática, trombocitopenia, fallos de coagulación y signos neurológicos variables.

En tanto, el Instituto de Medicina de Hannover informó de que ha desarrollado un test rápido para detectar esta bacteria así como una terapia con anticuerpos a la que han sido sometidos varios pacientes infectados, con unos resultados iniciales esperanzadores.

Prüfer-Storks informó el pasado jueves de que el brote infeccioso podía tener su origen en una partida de pepinos procedentes de España y comercializados a través de Hamburgo.

Los productos contaminados fueron detectados en un análisis aleatorio a cuatro pepinos del mercado central de Hamburgo, de los que supuestamente tres procedían de España -uno de ellos de cultivo biológico- y el otro de Holanda, según apuntaron varios medios locales, aunque nunca se confirmó oficialmente.

ESPAÑA PIDE MEDIDAS Y COMPENSACIONES

La paralización de pedidos desde países centroeuropeos como Alemania, Austria o Bélgica, así como de Reino Unido y Rusia, causarán perdidas a los agricultores españoles de hasta 200 millones de euros semanales, según el cálculo de la Federación de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex).

Con todos estos argumentos, España ha decidido presentar ante la Comisión Europea peticiones de indemnización, que la UE ha decidido estudiar cómo concretarlas.

El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, indicó en rueda de prensa, al término de la reunión informal de ministros de Agricultura y Pesca de la UE, que Bruselas dispone de varios mecanismos para responder a la crisis en el sector hortofrutícola.

La CE analizará la posibilidad de aplicar un mecanismo que permite retirar del mercado una parte de la producción, cuyo coste se puede cubrir en buena medida con el presupuesto de las organizaciones de productores de cada país.

Paralelamente, el comité de expertos de Salud Alimentaria de la UE decidirá si se justifica el bloqueo de varios países europeos a las hortalizas españolas.

Un portavoz del Ejecutivo comunitario, Oliver Drewes, explicó que un país no puede cerrar sus puertas a mercancías de otro socio comunitario si no es "porque se justifica la cláusula de excepción del peligro para la salud pública".

"Se ha mirado hacia España sin pruebas", ha apuntado desde Debrecen (Hungría) la ministra de Agricultura española, Rosa Aguilar, que ha añadido que está "insatisfecha" con la gestión de la crisis por parte de Alemania.

"Los alimentos españoles son especialmente seguros porque los controles de sanidad son más altos que los exigidos por Bruselas", añadió la ministra.

Sobre el número de muertos directamente relacionadas con el brote hay ciertas diferencias, ya que las autoridades alemanas los cifran en 15 y en 1.200 afectados, mientras que la CE se limita a confirmar tres fallecidos, además de otra muerte en Suecia.

Bruselas confirma 347 infectados en Alemania, 30 en Suecia, 13 en Dinamarca, 6 en Francia, 7 en Holanda, 1 en Suiza y 6 en Estados Unidos.

A estos hay que sumar los dos casos de españoles que habían viajado a Alemania los últimos días.

"Objetivamente se puede concluir que todas las personas contaminadas tienen en común haber estado en Alemania", señaló la ministra Aguilar, que insistió en hay que buscar el origen del brote en el país germano.

El comisario europeo de Sanidad y Política de Consumo, John Dalli, comparecerá el martes de la próxima semana ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo para dar cuenta a la Eurocámara de la gestión de la crisis a nivel europeo.

EL PSOE CRITICA A ALEMANIA POR ESPECULAR SOBRE EL ORIGEN DE LA BACTERIA

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, ha criticado a las autoridades alemanas por especular sobre el origen de la bacteria "E. coli" que ha causado un brote infeccioso en el país y ha asegurado que el Gobierno ayudará a los agricultores afectados. En rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, Alonso ha señalado que el Ejecutivo está trabajando para evitar cualquier daño al sector hortofrutícola español.

Ha afirmado que cuando hay una crisis alimentaria de esta naturaleza lo primero es que los científicos trabajen para dejar claro cuál es el foco o el origen de la bacteria y proteger a la población. "Lo que no hay que hacer nunca es lo que ha hecho el Gobierno alemán", ha agregado Alonso, quien ha reprochado a las autoridades de ese país que hayan estado especulando sobre el origen de la bacteria, atribuido en principio a un lote de pepinos españoles.

EL PP PIDE AL GOBIERNO QUE "SE CENTRE" EN LA GESTIÓN DE LA CRISIS ALIMENTARIA

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido al Gobierno que se "centre en la gestión" de la crisis alimentaria derivada del brote infeccioso detectado en Alemania por la bacteria E.coli, que defienda al sector hortofrutícola español y refuerce su tarea diplomática.

En rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, Sáenz de Santamaría ha dicho que este es el momento en el que todos deben centrar sus esfuerzos en la defensa del sector y ha agregado que tiempo habrá después para evaluar la gestión del Gobierno y sacar conclusiones. Ha indicado que dado que esta crisis "se ha achacado y mucho a la debilidad del Gobierno", su partido lo que quiere es prestarle la "fortaleza del PP" y del Congreso de los Diputados a través de una proposición no de ley.

EL SECTOR HORTÍCOLA INSTA A ZAPATERO A INTERVENIR

Los productores españoles de frutas y hortalizas han reclamado la intervención "urgente" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la 'crisis de los pepinos', que estiman que generará pérdidas de 200 millones de euros cada semana al paralizar la comercialización de 150.000 toneladas semanales de frutas y hortalizas, con el consiguiente desplome de precios.

La crisis derivada de la atribución a una partida de pepinos españoles de la alerta alimentaria causada por un brote de 'E.coli' en Alemania está causando un 'efecto dominó' en el conjunto del sector hortofrutícola español, con la pérdida diaria de pedidos de verduras y frutas en prácticamente toda Europa. "El volumen afectado es de 150.000 toneladas semanales y Alemania tiene una cuota del 25%. No hay mercados alternativos, son productos perecederos y se va a producir una crisis de precios en las zonas de producción", advirtieron en rueda de prensa el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex), Jorge Brotons y José María Pozancos.

Además, consideraron que la Comisión Europea está "actuando mal" al incluir a España en una "alerta preventiva equivocada" y reprochó al Gobierno español, especialmente al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, no haber sido "suficientemente contundente hasta ahora" con Alemania, país al que exigieron que concluya la investigación y que "asuma que tiene un problema interior".