Al menos tres muertos y 8 heridos en el asalto de sedes de milicias armadas en Bengasi

Los manifestantes atacaron las tres sedes de este grupo

Libia (Libia)

internacional

| 22.09.2012 - 12:06 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Al menos tres personas murieron y otras ocho resultaron heridas durante el asalto ayer, por parte de cientos de manifestantes, de las sedes de varias milicias armadas en Bengasi, la segunda ciudad libia, indicaron fuentes hospitalarias.

Las víctimas se produjeron durante la invasión de la sede de la milicia Rafalah Essahati en esa localidad del este del país.

Aunque la mayoría de sus miembros habían abandonado el edificio, algunos permanecieron escondidos en su interior y abrieron fuego contra los asaltantes, mataron a tres de ellos e hirieron a otros ocho.

El ataque se produjo casi de forma simultánea al que tuvo lugar en la sede de la milicia "Ansar al Sharia" ("Defensores de la ley islámica"), sospechosa de estar detrás del ataque al consulado de EEUU durante el que murió el embajador estadounidense Christopher Stevens y otros tres funcionarios.

Los manifestantes atacaron las tres sedes de este grupo, lo que obligó a sus miembros a huir y abandonar sus armas y material de guerra.

Miles de habitantes de Bengasi, el bastión de la rebelión que provocó la caída del régimen de Muamar al Gadafi, participaron ayer en una gran manifestación para reclamar la disolución de las milicias armadas y protestar contra la proliferación de armas en el país.

En la concentración, que se convocó diez días después del asalto al consulado de EEUU coincidiendo con una protesta contra un vídeo que ridiculiza a Mahoma rodado en ese país, había pancartas en las que se podía leer "Bengasi se merece algo mejor", "No a las milicias armadas" o "Sí a la integración de los rebeldes en el Ejército".

Tras la marcha y los violentos sucesos posteriores, el presidente del Parlamento, Mohamed El Meguerif, se felicitó por las reivindicaciones de los manifestantes, que, según él, reafirman su compromiso con "las instituciones legítimas" y advierten contra "los enemigos de la nación".

Por su parte, el nuevo primer ministro, Mustafa Abu Shagur, declaró que también su Gobierno desea el desarme de las milicias que no dependen de las fuerzas regulares.