Siete muertos y 15 heridos en un atentado terrorista en Oslo

Otras cuatro personas perdieron la vida poco después en un tiroteo en un campamento del partido laborista cerca de Oslo

La Policía cree que existe conexión entre la explosión del coche bomba y el tiroteo

La Policía recomienda a los ciudadanos que se refugien en sus casas

El primer ministro noruego dice que la situación es grave

internacional

| 22.07.2011 - 16:29 h
REDACCIÓN
Más sobre: NoruegaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El terror golpea Noruega. Una bomba ha explotado en el distrito gubernamental de Oslo causando al menos 7 muertos y una 17 de heridos. La capital nórdica ha vivido una tarde de confusión y miedo con cientos de personas atrapadas en los edificios y heridas por los cristales que se han convertido en metralla.

La policía recomienda a los ciudadanos que se refugien en sus casas. A la explosión le ha sucedido un tiroteo con 4 muertos en un campamento juvenil del partido laborista. Una persona, que ya ha sido detenida, ha abierto fuego, en la Isla de Utoya. La policía ya ha confirmado que el atentado y el tiroteo están relacionados.

Al menos siete personas murieron hoy en un atentado con coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo, al que siguió un tiroteo en un campamento juvenil cercano a la capital noruega, en el que, según testigos presenciales, hubo otros cuatro muertos, que aún no han confirmado fuentes oficiales.

El grupo yihadista Ansar al-Yihad al-Alami ha reivindicado en un comunicado los ataques terroristas, según revela el diario The New York Times.

La policía, que ha relacionado los dos ataques, informó de siete muertes y al menos quince heridos en el atentado ocurrido sobre las 13.20 GMT en un complejo de edificios del Gobierno situado en el centro de Oslo.

Persiste la confusión, en cambio, sobre las víctimas en un campamento de las juventudes socialdemócratas (UAF) en la isla de Utøya, cercana a la capital, y al que se esperaba acudiera mañana el primer ministro Jens Stoltenberg.

Ningún miembro del gobierno resultó herido en la explosión en la capital, informó el propio Stoltenberg por vía telefónica y desde un lugar no revelado, por razones de seguridad, tras calificar la situación de muy grave.

Según algunos medios noruegos, el objetivo del coche bomba de la capital era el ministerio de Energía y Petróleo.

Por lo que respecta al campamento juvenil, el tiroteo ocurrió sobre las 15.30 GMT, dos horas después del atentado, en unas instalaciones ocupadas por unas 560 personas en la isla de Utøya.

El agresor era un hombre vestido con un uniforme de policía que fue detenido posteriormente, según informaciones policiales.

En el campamento de la AUF dio esta mañana un discurso Gro Harlem Brundtland, ex primera ministra socialdemócrata de Noruega en tres ocasiones y estaba previsto que acudiera mañana Stoltenberg.

En Oslo, la policía acordonó todo el complejo gubernamental inmediatamente después del atentado, mientras se evacuaban las dependencias aledañas, la estación de ferrocarril, varios centros comerciales y se registraba la zona en busca de otras posibles bombas.

Asimismo se desalojaron las redacciones de los principales medios del país, como la radio pública NRK, los periódicos "VG", "NTB", "Aftenposten" y el canal "TV2",

El edificio que alberga las oficinas del primer ministro resultó seriamente afectado, junto con otros inmuebles vecinos, donde saltaron por los aires los cristales de las ventanas.

Entre los inmuebles afectados se encuentra asimismo el del popular diario noruego "VG".

Tras la explosión se registraron escenas de pánico por las calles, con personas corriendo, algunas de ellas ensangrentadas.

Imágenes de la televisión noruega muestran desde poco después de las explosiones escenas de caos en el centro del distrito gubernamental.

Diversos medios locales informan de la existencia de un automóvil destrozado, donde podría haber sido depositada una bomba, aparcado ante uno de los edificios afectados.