Al menos 84 muertos y 52 heridos en estado crítico en el atentado en Niza

Valls: "Francia no cederá ante el terrorismo y no se dejará desestabilizar"

Al menos una cincuentena de niños hospitalizados en Niza por el atentado

Hollande prolongará el estado de emergencia tres meses más

El autor de la matanza de Niza llevaba el camión cargado con armas

internacional

| 15.07.2016 - 08:14 h
REDACCIÓN

84 personas murieron anoche y 200 resultaron heridas por el atentado de anoche en Niza. Entre los heridos, 52 siguen en estado crítico y de ellos 25 están en reanimación, según informó hoy el fiscal de la República, François Molins, en una declaración a la prensa. Molins precisó que entre las víctimas mortales se ecuentran diez niños y adolescentes y advirtió que dado el número de heridos y su estado el balance "puede ser modificado al alza".

Es "un acto terrorista innombrable, abyecto", denunció el portavoz del Ministerio del Interior francés, Pierre-Henri Brandet, en declaraciones al canal BFM TV. antes de celebrar "la sangre fría" con la que actuaron los servicios de emergencia. El portavoz de Interior no quiso entrar en los detalles de la investigación, de la que se encarga la Fiscalía antiterrorista, y no se refirió a la identidad del autor de la matanza.

La policía está verificando si el conductor del camión -muerto por disparos de agentes policiales- es el hombre cuyo carné de conducir se halló dentro del vehículo, un franco-tunecino de 31 años, domiciliado en Niza, que tenía antecedentes por delincuencia común, pero no por hechos de terrorismo.

El propio presidente del país, François Hollande, dijo en un mensaje a la nación que "no se puede negar el carácter terrorista" del acto, y añadió que "toda Francia está bajo la amenaza del terrorismo islamista".

El conductor del camión, único ocupante del vehículo, fue abatido por las fuerzas de seguridad tras haber recorrido unos dos kilómetros por el Paseo de los Ingleses, uno de los más emblemáticos de la ciudad mediterránea, embistiendo a su paso a todo aquel con quien se cruzaba.

A esa hora, poco después de las 23.00 hora local (21.00 GMT), miles de personas abandonaban ese paseo marítimo tras haber asistido al clásico lanzamiento de fuegos artificiales. Hay varios niños entre las víctimas mortales.

En el interior del camión se halló, además de varias armas y granadas, un carné de identidad correspondiente a un hombre de 31 años. El diario local Nice Matin detalló que este documento correspondería a un nicés de origen tunecino de esa misma edad, aunque esta información no ha sido confirmada de manera oficial.

Por el momento se desconoce si el autor del ataque disparó alguna de sus armas, aunque varios de los heridos presentan heridas de bala. El camión blanco utilizado por el presunto terrorista presentaba en torno a una veintena de disparos en su luna delantera causados por la policía para tratar de frenarlo.

PROLONGADO TRES MESES EL ESTADO DE EMERGENCIA

El presidente anunció que su primera decisión ha sido prolongar en tres meses el estado de emergencia, que expiraba en principio el 26 de julio tras el final del Tour de Francia y que no tenía la intención de renovar.

Hollande también anunció que se mantendrá a alto nivel la Operación Sentinelle, que permite movilizar a 10.000 militares, y que ha decidido "llamar a la reserva operacional" para reforzar a los gendarmes y a la policía, especialmente en el control de fronteras.

La ciudad mostró al instante la solidaridad con los afectados por el ataque, y una etiqueta en las redes sociales #PortesOuvertesNice comenzó a circular para ofrecer alojamiento a todas aquellas personas con problemas para regresar a sus casas, ya que las fuerzas de seguridad pidieron a todos los vecinos no salir a la calle.

Por otro lado, el Ministerio de Exteriores puso en marcha una célula de ayuda a las víctimas del ataque de Niza con un número de teléfono (+33(0)143175646).

FRANCIA CREE QUE EL YIHADISMO ESTÁ DETRÁS DEL ATENTADO

El "modus operandi" del atentado en Niza responde al que preconizan los grupos yihadistas, por lo que las autoridades francesas los consideran inspiradores del crimen, a falta de reivindicación y de que se hallen vínculos con su autor.

"Aunque el atentado todavía no se ha reivindicado, este tipo de acciones se corresponden muy exactamente a las permanentes llamadas a matar" de los grupos yihadistas, indicó el fiscal antiterrorista, François Molins, en una comparecencia ante los medios en Niza, en el sureste de Francia.

La investigación ha determinado que el autor de la masacre es Mohamed Boulhel, tunecino de 31 años, residente en Niza y padre de familia, que alquiló en la vecina localidad de Saint-Laurent-du-Var un camión frigorífico de 19 toneladas el pasado día 11, con el que anoche irrumpió en el paseo de los Ingleses abarrotado de gente.

En el interior del vehículo se encontró un permiso de conducir y una tarjeta de crédito que facilitaron su identificación.

Boulhel, conductor y repartidor, estaba fichado por delitos comunes de violencia, incluso había sido condenado en marzo a seis meses de cárcel exentos de cumplimiento por agresión violenta, pero no figuraba en ninguno de los ficheros de radicales islámicos.

Moulins indicó que ahora se trata de determinar si el autor de la masacre contaba con cómplices o si tenía vínculos con los grupos terroristas que, al parecer, inspiraron su atentado.

El fiscal antiterrorista aseguró que las cámaras de vigilancia de la ciudad, una de las que más tiene del país, han permitido trazar el recorrido que llevó a Boulhel a cometer el atentado. El camión estuvo tres días aparcado en una zona del este de la ciudad hasta que el autor de la masacre acudió en solitario a las 21.34 (23.34 GMT) en bicicleta a recogerlo. Se dirigió con él al centro de la ciudad hasta que irrumpió sobre las 22.45 horas en el paseo de los Ingleses, abarrotado de gente que había acudido a presenciar los tradicionales fuegos artificiales de la fiesta nacional francesa.

Se saltó la valla de seguridad y aceleró para llevarse por delante a cuantos viandantes encontró.

A lo largo de dos kilómetros, entre los números 11 y el 147 del paseo marítimo, atropelló a numerosas personas, hasta que a la altura del lujoso hotel Negresco tres policías comenzaron a dispararle. Aun avanzó unos metros más hasta que fue abatido frente al Palacio del Mediterráneo.

En la cabina del camión se encontró una pistola automática del calibre 7,65 milímetros, un cargador, cartuchos de ese calibre gastados y no gastados, una segunda pistola automática falsa, dos réplicas de fusiles de asalto kalashnikov y M16 y una granada desactivada.

La policía francesa registró el domicilio del autor de la masacre y puso bajo arresto a su expareja para interrogarla, según indicó el fiscal.

Los investigadores poseen información procedente del teléfono móvil encontrado en el camión, además de documentación y material informático que requisaron en su domicilio. Pero carecen por el momento de ninguna prueba que demuestre su vínculo con el yihadismo, al tiempo que tampoco se sabe cómo se procuró el arma.

Pese a ello, y a que según confirmó Molins todavía no hay reivindicación, las autoridades francesas apuntaron desde el primer momento al islamismo radical como causante del atentado.

El presidente, François Hollande, lo reiteró hoy tras visitar un hospital que acoge a algunos de los heridos en Niza y el centro de crisis abierto en la ciudad.

Tampoco la oposición conservadora parece tener dudas de la motivación de la masacre y reprochó al Gobierno socialista no haber sacado las conclusiones de los atentados contra el semanario "Charlie Hebdo" en enero de 2015 y de París y Saint Denis de noviembre pasado.

VALLS: "FRANCIA NO CEDERÁ ANTE EL TERRORISMO Y NO SE DEJARÁ DESESTABILIZAR"

El primer ministro francés, Manuel Valls, afirmó que el "acto terrorista" de anoche en Niza prueba una vez más que hay una situación de "guerra" y aseguró que su país, que es "una gran democracia", no se dejará desestabilizar ni cederá ante los terroristas. "Francia es un gran país y una gran democracia que no se dejará desestabilizar", aseguró Valls, en una breve declaración pública al término del consejo de seguridad y de defensa que presidió el jefe del Estado, François Hollande.

El primer ministro anunció que Hollande ha decretado tres días de luto "en honor de las víctimas" a partir de mañana, y que desde hoy las banderas ondearán a media asta en los edificios públicos.

Constató que con el ataque de ayer en Niza, que causó la muerte de al menos 84 personas y más de un centenar de heridos, "Francia ha sido golpeada una vez más por un acto terrorista cobarde" e hizo hincapié en que "el terrorismo es una amenaza que pesa fuertemente sobre Francia y que seguirá pesando durante mucho tiempo".

"No cederemos, Francia no cederá a la amenaza terrorista", afirmó, antes de hacer un llamamiento a la unidad, en clara reacción a las críticas por la política de seguridad del Ejecutivo desde la derecha: "tenemos que formar un bloque, ser solidarios".

EXTERIORES NO TIENE CONSTANCIA DE VÍCTIMAS ESPAÑOLAS EN EL ATENTADO DE NIZA

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación no tiene constancia hasta el momento de que haya víctimas españolas en el atentado de Niza (sur de Francia). Según ha informado RNE, así lo ha señalado el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo.

El ministro español ha afirmado que el autor de la matanza "parece un francotunecino nacido en Niza, es decir un francés de segunda generación" y ha subrayado que ello "trae al frente de la escena el problema de la integracion de las personas que vienen de otros países". "Tenemos que hacer lo posible por integrarlos en nuestra forma de vida", ha dicho en declaraciones difundidas por la emisora.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha habilitado varios teléfonos de información tras el arrollamiento de decenas de personas por un camión en la ciudad francesa de Niza tanto para afectados como para familiares.

Los teléfonos de emergencia consular en Marsella son el 0608717988, si se llama desde Francia, y el 00 33 608717988, en caso de que la llamada se efectúe desde España. Asimismo, se ha habilitado otro teléfono desde Francia para la atención de familiares y víctimas: 0493722222.