Al menos 200 sepultadas en Colombia por un alud de tierra

El temporal de lluvias podría haber causado hasta 50 víctimas mortales

internacional

| 06.12.2010 - 11:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Al menos tres personas han muerto y siete han resultado heridas después de que un alud sepultara cerca de 30 viviendas del municipio de Bello, en el departamento de Antioquia, en el norte de Colombia, a causa del temporal de lluvias. Las autoridades locales apuntan que podría haber hasta 50 víctimas mortales, aunque algunos testigos aseguran que habría más de 200 personas sepultadas.

Alrededor de las 15.00 de la tarde (22.00 de la noche en la España peninsular) gran parte del terreno se la colina que cobija el barrio de La Gabriela se desprendió y cayó sobre unas 30 viviendas, debido a las intensas precipitaciones que desde hace meses azotan al país a causa del fenómeno climático de 'La Niña'.

Hasta el momento, las autoridades solo han confirmado el hallazgo de tres cadáveres, entre los que se encuentra el de una niña de dos años, la existencia de siete heridos y de 55 desaparecidos. No obstante, el Gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, adelantó que la cifra de muertos podría situarse en 30, mientras que el director del Departamento Administrativo de Prevención de Desastres (DAPARD), John Freddy Rendón, especuló con 50.

Por su parte, vecinos de La Gabriela, citados por varios medios locales, apuntaron que al menos 200 personas habrían quedado sepultadas bajo el barro, ya que, según estas versiones, serían más de 50 las viviendas afectadas por el deslave. Sin embargo, estas cifras no han sido confirmadas.

Unas 250 personas, entre policías, bomberos, miembros de protección civil y del DAPARD, se han trasladado a la zona para retirar el barro y comenzar la búsqueda de supervivientes. Mientras, los inquilinos de las casas afectadas pasarán la noche en albergues municipales a la espera de más información.