Once extranjeros entre los 16 muertos en un atentado en Marraquech

Exteriores no tiene por ahora constancia de españoles entre las víctimas

El rey Mohamed VI insta a aclarar las causas del atentado

internacional

| 28.04.2011 - 14:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Dieciséis personas, entre ellas nueve extranjeros, han muerto hoy en un atentado en la plaza de Yemá el Fna, en la ciudad de Marraquech, y en el que otras 20 resultaron heridas, cinco de gravedad, según informaron fuentes policiales.

Según las fuentes, todavía se desconocen las nacionalidades de los extranjeros fallecidos en la explosión, que tuvo lugar entre las 11.30 y 12.00 hora local (12.30 GMT) y que ha destruido por completo el café Argana.

Agregaron que "pensamos que se trata de un acto criminal porque hemos encontrado en el lugar de los hechos objetos extraños".

El ministro de Comunicación marroquí, Jalid Naciri, también confirmó a Efe que "todas las señales demuestran que se trata de un acto criminal organizado".

Por su parte, el Ministerio del Interior informó a través de un comunicado que "ya se ha abierto una investigación para determinar las causas exactas del atentado".

La plaza de Yemá el Fna, declarada patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco en el 2001, es el lugar más turístico de la ciudad de Marraquech.

El Ministerio de Asuntos Exteriores no tiene constancia por ahora de que haya españoles entre las víctimas del atentado

Exteriores, a través de la Embajada de España en Rabat, está recabando información para verificar que no hay españoles entre los fallecidos, han señalado a Efe fuentes de este departamento.

Marraquech es una de las ciudades más turísticas de Marruecos y adonde viaja un amplio número de españoles, puesto que hay varias compañías aéreas que tienen vuelos directos desde la península.

Al igual que otros países árabes, Marruecos no ha sido ajeno a las protestas populares, aunque se han desarrollado de forma pacífica, sin afectar al turismo.

En su página web (www.maec.es), el departamento que dirige Trinidad Jiménez ha venido informando de que la situación de seguridad en el país vecino se mantenía "estable" y que no se registraba un ambiente de inseguridad.

No obstante, apuntaba que a la vista de la situación internacional actual y, en particular, de los acontecimientos en el Norte de África y Oriente Próximo, no se podía descartar "la posibilidad de algún tipo de agresión terrorista o ataque violento en la vía o lugares públicos, especialmente contra intereses occidentales".

En enero y febrero de este año, alrededor de 236.000 españoles viajaron a Marruecos, un cinco por ciento más respecto al mismo período del año pasado, según datos de Exteriores.

En 2010, la cifra total de turistas españoles rondó las 700.000 personas.

El atentado en Marraquech coincide con la visita a España de seis ministros marroquíes del área económica, entre ellos, el titular de Turismo y Artesanía, Yaser Znagui.

La delegación marroquí ha comenzado esta tarde su programa de actos con un encuentro con el ministro de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián, y con empresarios españoles en la sede de la CEOE.

EL REY MOHAMED VI INSTA A ACLARAR LAS CAUSAS DEL ATENTADO

El rey de Marruecos, Mohamed VI, ha dado instrucciones a los ministros de Interior, Taib Cherkaui, y de Justicia, Mohamed Naciri, para determinar con "toda celeridad y transparencia" las causas del atentado que ha acabado hoy con la vida de al menos dieciocho personas en la ciudad de Marraquech.

Durante un consejo de ministros celebrado en la localidad de Fez, el monarca ha instado también a "informar a la opinión pública de las conclusiones de las investigaciones", según un comunicado del Gabinete Real difundido por la agencia oficial de noticias MAP.

Asimismo, Mohamed VI, que ha expresado su pésame a las familias de las víctimas, ha comunicado que correrá con los gastos de los funerales de los fallecidos.