Al Asad anuncia la celebración de un referendo sobre la nueva Constitución para marzo

Sostiene que después podría haber elecciones legislativas, en mayo o en junio

Asegura que no se plegará a las presiones de lo que denominó "una conspiración exterior"

internacional

| 10.01.2012 - 12:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente sirio, Bachar al Asad, anunció este martes la celebración de un referendo sobre la nueva Constitución en la primera semana de marzo, en un discurso televisado dirigido a la nación. Necesitamos esperar a la Constitución que será sometida a un referendo la primera semana de marzo", dijo Al Asad, que añadió que después podría haber elecciones legislativas, en mayo o en junio.

Una comisión constitucional está preparando un borrador para una nueva Carta Magna que se espera que ponga fin al monopolio del gobernante partido Baaz, de Al Asad, y abra la puerta al multipartidismo.

Sobre el futuro Gobierno, el mandatario rechazó hablar de un Ejecutivo de unidad nacional, pero señaló que quiere un Gabinete que incluya todas las tendencias, incluidos, los opositores, para que pertenezca a toda la nación.

En su alocución, en la Universidad de Damasco, Al Asad aseguró, además, que no se plegará a las presiones de lo que denominó "una conspiración exterior" y afirmó que liderará su país hacia el camino de la estabilidad y la victoria total. "La conspiración exterior que está siendo diseñada en una sala oscura no permanecerá escondida más tiempo, ahora se ha vuelto clara como el cristal y visible para todo el mundo", subrayó en su cuarto discurso desde el comienzo de las revueltas a mediados de marzo pasado. En su opinión, "la niebla se ha dispersado y todas las máscaras han caído, no es posible que las partes regionales e internacionales continúen deformando los hechos".

Para Al Asad, la prioridad más importante ahora es recuperar la seguridad y "no se va a conseguir a no ser que se golpee a los terroristas asesinos con una mano de hierro". "No va a haber flexibilidad con quienes aterroricen a ciudadanos, la lucha contra el terrorismo es la lucha de todos -apuntó-. No van a conseguir destruir nuestra identidad ni desestabilizar nuestro convencimiento de que la resistencia está en el corazón de nuestra identidad".

Aun así, resaltó la necesidad de comenzar un diálogo entre el Estado y distintas partes del país sobre cómo lograr la seguridad en los territorios sirios.

Por otro lado, criticó la labor de los medios de comunicación a los que acusó de "trabajar contra Siria" para conducirla a un estado de destrucción y decir que él mismo no asume sus responsabilidades. "Les digo (a los medios de comunicación) que no soy yo quien renuncia a sus responsabilidades", advirtió en su discurso que duró casi dos horas.

También, acusó a algunos países miembros de la Liga Árabe, que no especificó, de buscar un papel en esta organización, "aunque sea a cambio de encender toda la región", destacó. Y se quejó de la "amabilidad" de la Liga Árabe con Israel y del "radicalismo" hacia Siria.

LA OPOSICION DENUNCIA REPRESIÓN Y CRITICA LA "MAQUINA DE PROPAGANDA DEL RÉGIMEN"

Mientras en el país volvieron a repetirse las manifestaciones que exigen la renuncia de la familia Al Asad. Según fuentes de la oposición, la nueva jornada de represión causó cerca de una treintena de muertes en ciudades como Homs, Hama o Deir al Zur, convertidas en corazón de las protestas.

Una violencia que también sufrieron los miembros de la criticada comisión de investigación de la Liga Árabe, algunos de los cuales resultaron heridos de levedad.

"Estamos acostumbrados a la máquina de propaganda del régimen, a sus mentiras. Pero cada vez son menos los que creen. No habrá una nueva Siria hasta que el dictador se haya marchado", apostilló un opositor que por razones de seguridad prefirió no ser identificado.