Adams afronta su cuarto día detenido por el asesinato de una católica en 1972

Gerry Adams

internacional

| 04.05.2014 - 11:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente del Sinn Féin, Gerry Adams, afronta su cuarta jornada consecutiva de interrogatorio en una comisaría norirlandesa en relación con el asesinato en 1972 por el IRA de una mujer católica, en el que niega haber participado.

La Policía de Irlanda del Norte (PSNI) obtuvo el viernes una orden judicial para extender en otras 48 horas el primer periodo de detención, un plazo que expirará a las 19.00 GMT de este domingo, cuando deberá liberarle o presentar cargos, a no ser que fuerce otra prórroga al amparo de la legislación antiterrorista.

Según han declarado a la BBC fuentes cercanas a Adams, el líder republicano es interrogado durante 17 horas al día, si bien, según estas fuentes, la Policía no tiene nuevas pruebas contra él.

Jean McConville, viuda de 37 años y madre de diez hijos, fue asesinada por el IRA por espiar para las fuerzas británicas, una acusación que resultó ser falsa, y su cuerpo no fue hallado hasta 2003, cuatro años después de que la banda reconociese su autoría.

Aunque aún no hay convictos, en las últimas semanas siete personas, entre ellas Adams, han sido interrogadas por el crimen -después de que la PSNI obtuviese nuevos testimonios de antiguos miembros del IRA-, pero hasta ahora solamente el exdirigente paramilitar Ivor Bell ha sido acusado.

Algunos excombatientes habían ofrecido entrevistas a investigadores de una universidad de Boston (EEUU) acerca del pasado conflicto norirlandés con la condición de que sus declaraciones solo se revelasen de forma póstuma, pero un tribunal estadounidense ordenó el año pasado ceder algunas grabaciones a la PSNI.

La detención de Adams, que se personó voluntariamente el miércoles en la comisaría de Antrim, ha suscitado la condena del movimiento republicano, que ayer participó en una manifestación para defender a su líder y se desveló en Belfast un mural que lo describe como "pacifista y visionario".

Según el "número dos" del Sinn Féin y viceministro principal norirlandés, Martin McGuinness, la detención de Adams es fruto de las maquinaciones de la vieja guardia de la Policía, "amargada" y dispuesta a "saldar viejas cuentas".

También ha afirmado que puede ser un intento por perjudicar al Sinn Féin, una fuerza política en auge sobre todo en Irlanda, donde Adams es actualmente diputado, de cara a las elecciones europeas de este mes.

McGuinness, un excomandante del IRA, sostiene que el intento de vincular a Adams con el asesinato de McConville está basado en "rumores y habladurías".

Este político advirtió el viernes de que, si Adams es imputado, el Sinn Féin se replanteará "revaluar" su apoyo a la PSNI, lo que sumiría en una grave crisis al proceso de paz.

Por su parte, el ministro norirlandés de Justicia, David Ford, ha calificado de "totalmente apropiada" la actuación policial, que, en su opinión, sigue los pasos normales en estos procesos.