Abuelos venezolanos toman las calles de Caracas en rechazo y apoyo a Maduro

Manifestación opositora en Venezuela

internacional

| 13.05.2017 - 13:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los abuelos venezolanos simpatizantes de la oposición y del chavismo, acompañados de cientos de personas, tomaron hoy las calles de Caracas para expresar su rechazo y apoyo, respectivamente, al Gobierno de Nicolás Maduro y a la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente.

Los opositores de la tercera edad pretendían marchar hasta la sede de la Defensoría del Pueblo en el centro de la ciudad para pedir reivindicaciones económicas, mostrar su apoyo a las protestas antigubernamentales iniciadas hace 42 días y en rechazo a la Constituyente.

La movilización, convocada por la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), denominada "La marcha de los abuelos" fue impedida por un piquete de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) muy cerca del punto de partida, al igual que han sido impedidas decenas de manifestaciones opositoras convocadas desde hace más de un mes.

Además fueron empleados camiones blindados de orden público, conocidos como "rinocerontes", que despliegan paredes metálicas para impedir el paso de los opositores.

Las personas que intentaban avanzar desde el este hacia el oeste de la capital venezolana quedaron bloqueadas por un cordón policial, y tras empujones y forcejeos de los manifestantes por atravesar el piquete, efectivos dispersaron gas pimienta contra la primera línea de ancianos.

Aunque varias personas debieron ser desalojadas del lugar enseguida, algunas otras insistieron en permanecer en el sitio pese a la actuación policial.

Un funcionario de la PNB ofreció a los manifestantes permitir que la marcha avanzara por una segunda ruta, donde luego permitiría que una pequeña comisión de personas llegara hasta la Defensoría y entregara allí un documento con sus reclamos.

La alianza MUD aseguró que el documento fue recibido por un funcionario de la Defensoría del Pueblo, sin embargo no precisó los detalles del contenido del texto.

El excandidato presidencial y gobernador del estado Miranda, el opositor Henrique Capriles, pidió a los manifestantes retirarse a sus casas para evitar ser afectados por la actuación de los cuerpos de seguridad y lamentó que el defensor del Pueblo, Tarek William Sabb, no haya atendido los reclamos de los ciudadanos en esta y ocasiones anteriores.

"Ese defensor la verdad nos avergüenza (...) en Venezuela no tenemos defensor del Pueblo", dijo.

En paralelo a esta movilización, cientos de personas mayores simpatizantes de Maduro marcharon hacia el palacio presidencial de Miraflores para expresar su apoyo a la Constituyente.

Los chavistas se congregaron en la Plaza Bolívar de Caracas, en el centro de la ciudad, y avanzaron hacia la sede del Ejecutivo donde esperaban al jefe de Estado.

La movilización expresó el respaldo a las iniciativas que enmarca la transformación de la Carta Magna que, entre otras cosas, pretende incluir los programas sociales conocidos como "Misiones y Grandes Misiones Sociales" en la Constitución.

Esta manifestación, en la se que esperaba la intervención de Maduro, concluyó en el Palacio de Miraflores con un discurso del jefe de la Comisión Presidencial para la Constituyente, Elías Jaua, sin que se conocieran los motivos de la ausencia del mandatario.

Maduro propuso el 1 de mayo la conformación de un proceso constituyente para modificar el ordenamiento jurídico venezolano y señaló que se trata de "una gran convocatoria a la unión, a la participación, a la democracia", al tiempo que aseguró que es el "único camino para lograr la paz" en la nación caribeña.

La iniciativa del presidente fue calificada por la oposición como una nueva estrategia "golpista" para establecer "una dictadura" en el país y crear una Constitución "a su medida".

La oposición sostiene que la convocatoria de la Constituyente debe hacerla el pueblo y que por ello debe ser sometida a un referendo, pero hoy el Contralor General de Venezuela, Manuel Galindo, dijo que no se requiere de una consulta popular previa para su convocatoria porque la Carta Magna no lo establece así.

El diputado chavista Diosdado Cabello, que también ha asegurado que no se necesita un referendo, dijo hoy que la Constituyente "no es negociable", pues argumentó que "es una decisión ya tomada".

Pese a esto, distintos gremios y sectores de la sociedad, como algunos médicos venezolanos, la Conferencia Episcopal y alcaldes, han expresado su rechazo a la Constituyente.

A este rechazo también se sumó hoy la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga) de Venezuela, que según su presidente, Carlos Albornoz, se une a las protestas antigubernamentales que se registran en la nación, y adelantó que "antes del domingo" el sector encabezará una manifestación.

La convocatoria de la Constituyente fue hecha por Maduro en medio de un escenario de protestas a favor y en contra de su Gobierno, que hasta ahora han dejado 39 muertos y centenares de heridos.