Abás acepta la dimisión del Gobierno palestino

internacional

| 14.02.2011 - 10:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente palestino, Mahmud Abás, aceptó hoy la dimisión del Gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) encabezado por Salam Fayad, según la Oficina del Primer Ministro. En una reunión extraordinaria celebrada hoy en la ciudad cisjordana de Ramala, el Ejecutivo presentó su dimisión en bloque para dar paso a la formación de un nuevo Gobierno.

Abás aceptó la dimisión y encargó a Fayad la formación de un nuevo Ejecutivo que incluya representantes de las diversas facciones políticas palestinas. Se espera que la reforma del gobierno se prolongue durante las próximas dos semanas y que se reduzca el número de ministros de los 21 actuales a 19, informó la agencia de noticias "Maan".

La dimisión del Ejecutivo de Fayad tiene lugar días después de que Abás anunciase la convocatoria de elecciones presidenciales y legislativas para el próximo mes de septiembre. La cita electoral ha sido rechazada por el movimiento islamista Hamás, que gobierna en Gaza y ha asegurado que no concurrirá a los comicios y que no permitirá que se lleven a cabo en la franja palestina.

La situación de división política entre la ANP y el Gobierno de Hamás en Gaza han impedido hasta ahora la celebración de comicios, pese a que los mandatos presidencial y parlamentario han expirado. Las últimas elecciones legislativas palestinas tuvieron lugar en 2006, con la victoria de Hamás, a la que siguió un boicot de la comunidad internacional al Gobierno naciente. Las presidenciales, a las que Hamás no presentó candidato, se celebraron un año antes y fueron ganadas por Abás.

La convocatoria de elecciones y el cambio de gobierno palestino podrían estar influenciadas por las protestas populares que se han extendido desde principios de año en varios países árabes y que han acabado con los ejecutivos de Túnez, Egipto y Jordania.