Al menos 7 muertos y 48 heridos en dos explosiones en un mercado de Nigeria

Dos supuestas niñas suicida se inmolan en Nigeria
En un céntrico mercado |Archivo

Al menos siete personas murieron y otras 48 resultaron heridas en dos explosiones ocurridas en un mercado popular de la localidad de Potiskum, en el noreste de Nigeria, informaron a Efe fuentes de los servicios de emergencia.

Las explosiones, al parecer sucesivas, se produjeron sobre las 15.10 hora local (14.10 GMT), cuando el mercado de la capital comercial del estado de Yobe se encontraba repleto de gente.

"Estaba cerca del mercado Jagwal cuando de repente escuché una fuerte explosión. Antes de poder entender lo que estaba sucediendo, escuché la segunda explosión. Después vi a gente corriendo, huyendo del mercado", explicó Mohamed Jubril, un residente de la localidad.

Los heridos están siendo atendidos en el Hospital General de Potiskum, según confirmaron fuentes de los servicios de emergencia, que no descartan que la cifra de víctimas mortales ascienda debido al gran número de heridos.

Este ataque ocurre después de que ayer al menos dos personas murieran en la explosión de un coche bomba situado enfrente de una estación de Policía de Potiskum, informó el diario The Punch.

También ayer un ataque suicida con bomba perpetrado supuestamente por una menor en otro mercado de la localidad de Maiduguri, en el norte de Nigeria, causó al menos 20 muertos y 18 heridos.

No es la primera vez que Potiskum es objetivo de los terroristas, ya que el pasado 10 de noviembre al menos 48 personas -en su mayoría estudiantes- murieron y otras 79 resultaron heridas en la explosión de una bomba en una escuela de secundaria de la localidad.

Aunque nadie ha reivindicado el atentado, todas las sospechas apuntan a la milicia radical Boko Haram, cuyo nombre significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado" y autora de múltiples ataques en el norte del país

La secta islámica, que lucha por instaurar un estado islámico en Nigeria, mantiene una sanguinaria campaña en el país, donde han muerto más de 3.000 personas en lo que va de año, según datos del Gobierno nigeriano.