Al menos 250 muertos en los bombardeos sobre Trípoli

La confusión y el caos se han apoderado de Libia, donde la radicalización de las protestas contra el régimen del presidente, Muamar al Gadafi, ha derivado hoy en enfrentamientos, incendios y saqueos en Trípoli, e incidentes en otras ciudades como Bengasi y Jalu.

La situación en Trípoli es de máxima tensión con cadáveres tirados en las calles y continuos disparos que se escuchan en varios barrios de la ciudad, entre ellos de proyectiles de artillería pesada, según constató EFE y señalaron habitantes de varias zonas de la capital.

La televisión qatarí Al Jazeera ha informado además de que aviones del ejército del aire libio han borbardeado esta tarde a los manifestantes que protestan en Trípol. Al menos 250 muertos por los bombardeos que se han efectuado en varios barrios de la capital.

Asimismo, hombres armados presentados como "mercenarios" han abierto fuego contra los manifestantes en Trípoli causando numerosos muertos, según el diario electrónico Quryna. La misma fuente cita el caso de una mujer abatida cuando se encontraba delante de su domicilio, afirmando que el número de víctimas sigue aumentando.

La mayoría de los imanes de las mezquitas de Libia rechazaron un discurso que les había preparado el líder libio, Muamar el Gadafi, y han llamado a la población a salir a las calles para luchar contra el régimen, según informaron a EFE varias fuentes y testigos que acudieron a las oraciones en los templos.

En la capital se han escuchado disparos en diferentes barrios y especialmente en el barrio rico residencial de Ben Achur, donde la pasada noche "ha sido un infierno", según declaró a EFE una habitante de ese distrito céntrico que trabaja para una gran organización internacional.

"Todo el barrio estaba sin electricidad y se escuchaban tiros sin cesar en la calle por todas partes", afirmó esa fuente.

Desde una zona igualmente residencial a 9 kilómetros del centro de Trípoli se escucharon varios disparos de mortero de artillería, según habitantes del área, donde tiene su mansión un hijo de Gadafi y varios de los consejeros del poder.

En torno a la casa del hijo de Gadafi y de los principales consejeros del régimen el movimiento de vehículos cargados de bultos fue incesante durante toda la noche y continuaba hoy, indicaron los vecinos más próximos.

En la avenida Gargares, la principal del centro de Trípoli, los disparos se escucharon también de manera constante, al igual que en el barrio de Garabuli, igualmente en el centro de la ciudad.

Un trabajador de una empresa petrolera que fue expatriado hoy afirmó a EFE haber visto de camino al aeropuerto "varios cadáveres tirados en las calles", una versión que fue confirmada por otros habitantes de la capital.

El aeropuerto de Trípoli se encuentra prácticamente colapsado, con centenares de personas, extranjeros y libios, que tratan de encontrar un vuelo para salir del país, sin que muchos lo consigan.

Según fuentes diplomáticas en la capital libia, esta noche puede ser crucial en el desarrollo de los acontecimientos.

RUMORES DE QUE GADAFI ABANDONO EL PAIS

En Trípoli corren como la pólvora los rumores de que Gadafi y todos sus hijos han huido del país, al igual que otros sobre la muerte de uno de los principales consejeros y mano derecha del líder del país.

El vice-ministro libio de Asuntos Exteriores, Khaled Kaim, desmintió hoy que el líder del país Moamar Gadafi haya abandonado Libia en dirección a Venezuela. El jefe de la diplomacia afirmó que dichas noticias no tienen fundamento. Una fuente del Gobierno venezolano también desmintió dichos rumores.

BENGASI EN PODER DE LOS MANIFESTANTES

Por otra parte, la ciudad de Bengasi, la segunda más importante de Libia, se encuentra totalmente en poder de los manifestantes que se oponen al régimen del líder libio, Muamar El Gadafi, y a los que se han unido algunos miembros del Ejército, informó la cadena catarí de televisión Al Yazira.

La cadena, que cita a algunos habitantes de Bengasi (1.200 kilómetros al este de Trípoli), así como a activistas de grupos pro derechos humanos, informó de que los manifestantes controlan los principales puntos del centro de la ciudad y han "tomado" numerosas comisarías y cuarteles de la policía, muchos de los cuales han sido incendiados.

Desde el comienzo de la jornada, la cadena catarí ha mostrado imágenes de manifestantes armados, tanto a pie como en vehículos, que se han adueñado de las principales arterias de la ciudad.

Por otra parte, el doctor Ahmed Bentahar, del hospital Jala de Bengasi, declaró a Al Yazira que en ese centro sanitario se han contabilizado 300 muertos y más de 2.000 heridos, cincuenta de ellos en estado crítico, tras cinco días de disturbios.

Asimismo, Bentahar manifestó que en otros hospitales de Bengasi se han contabilizado cincuenta cadáveres y varios centenares de heridos.

Al mismo tiempo, destacó que once cadáveres, al parecer de agentes de policía y soldados, fueron encontrados en el interior de un cuartel de policía que había sido asaltado por los manifestantes.

Sin embargo, el médico apuntó la posibilidad de que esos miembros de las fuerzas de seguridad no hubieran muerto durante el asalto, sino que podrían haber sido ejecutados por haberse negado a disparar contra los grupos que intentaban tomar el cuartel.

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) aseguró tambien que los manifestantes controlan varias ciudades de Libia, como Bengasi y Sirte, y elevó hasta cerca de 400 el número de personas muertas en la represión de las protestas.

La presidenta de la FIDH, Souhayr Belhassen, declaró hoy a Efe que el general Al-Arbi, que controla la zona fronteriza con Egipto, se ha sumado a los manifestantes y que la región de Bengasi, en el noreste del país, ya no está bajo el control de Trípoli.

La ciudad de Sirte, en la zona central de la costa libia, se encuentra en la misma situación, según la FIDH, que ha obtenido esa información de su "red" de activistas de derechos humanos en el país y de "importantes personalidades políticas y militares", explicó su directora.

Por su parte, el ministro libio de Justicia, Mustafa Abdeljalil, presentó su dimisión en protesta por "por la sangrienta situación" de su país, afirmó el diario electrónico "Quryna", próximo a Seif Al Islam Gadafi, uno de los hijos del líder libio, Muamar El Gadafi.

EVACUACIONES

Los acontecimientos de las últimas horas han desatado las alarmas en la Unión Europea (UE), que estudia la "posible evacuación" de los ciudadanos comunitarios de Libia. "Estamos extremadamente preocupados por la violencia, estamos coordinando la posible evacuación de ciudadanos de la Unión Europea de Libia, en particular de Bengasi", dijo la ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, a su llegada a una reunión con sus homólogos de los Veintisiete en Bruselas.

De momento, Francia ya ha comenzado las evacuaciones, según reveló hoy el ministro de Asuntos Europeos, Laurent Wauquiez, quien dijo que se había repatriado, en un avión fletado especialmente, a una treintena de franceses que trabajaban en el hospital de Bengasi, "principal foco de tensiones" en Libia.

CONDENA INTERNACIONAL

Por su parte, los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) han condenado hoy la "represión contra los manifestantes en Libia" y han exigido a las autoridades del país el fin "inmediato" del uso de la fuerza.

Al mismo tiempo, los Veintisiete han subrayado la importancia de mantener una "cooperación reforzada" en materia de inmigración con los países de la ribera sur del Mediterráneo, asunto que preocupa mucho a Estados como Italia debido a las últimas salidas masivas de personas de Túnez y de otros países.

El régimen de Muamar al Gadafi, según se supo ayer, ha amenazado a la UE con dejar de cooperar en materia de inmigración si desde Europa se siguen apoyando las manifestaciones contra el Gobierno.

Asimismo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy al líder libio, Muamar el Gadafi que "pare inmediatamente" la escalada de violencia que está ocurriendo en Libia.

Ban mantuvo hoy "una extensa conversación telefónica" con Gadafi, a quien expresó su "profunda preocupación por el aumento de la violencia y le subrayó que debe parar inmediatamente", indicó la ONU en un comunicado de prensa.