La muerte de Gadafi abre una nueva era en Libia

Muamar al Gadafi ha muerto este jueves en Sirte, el último bastión que le quedaba. Su cadáver está siendo trasladado a un hospital de Misrata, según aseguraron fuentes rebeldes libias.

Según una fuente de la oficina de información del Consejo Local de Misrata, Gadafi murió a manos de los rebeldes durante la toma de Sirte, su ciudad natal, que fue ocupada hoy por los insurrectos tras un asedio de dos meses.

Según “El Corriere de la sera”, el dictador libio gritó “No me matéis” justo antes de ser asesinado y tras verse acorralado en un agujero.

Las versiones de los hechos son contradictorias. El ministro de Información declara a la CNN que Gadafi intentaba huir de una casa cuando fue alcanzado por las balas. La primera hablaba de un ataque a un convoy en el que viajaba, y la segunda de que fue acorralado en el zulo en el que se escondía.

LAS PRIMERAS IMÁGENES DE SU MUERTE

A primera hora de la tarde, France Presse divulgó una fotografía tomada con un teléfono móvil que muestra el momento en que Gadafi es capturado con sangre en su rostro y en su ropa.

El canal de televisión catarí "Al Yazira" ha mostrado imágenes del supuesto cadáver del exlíder libio Muamar el Gadafi poco después ser abatido por las fuerzas del Consejo Nacional de Transición en Sirte.

Las imágenes, tomadas con teléfono móvil, muestran el cuerpo inerte de un hombre descamisado y con sangre en la cabeza que parece ser Gadafi, mientras un grupo de personas que lo rodea corea consignas.

CELEBRACIÓN EN TRÍPOLI

Poco después de conocerse la noticia de su muerte, las calles de Trípoli se han llenado de gente que festeja la noticia y se espera que el presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT) Mustafa Abdulyalil ofrezca una rueda de prensa.

DETENIDO EL HIJO DE GADAFI Y VARIOS DE SUS COLABORADORES

El quinto hijo del fallecido Muamar el Gadafi, Mutasim, ha sido detenido por las fuerzas rebeldes en Sirte según confirmó a Efe desde Bengasi, en el este de Libia, el portavoz del CNT Shams Eddin.

Mutasim, médico de formación, había asumido el papel de consejero de seguridad de su padre y, según los dirigentes rebeldes, él era el responsable de las brigadas fieles al antiguo régimen que combatían contra las fuerzas del CNT en Sirte, ciudad natal del líder libio.

Desde Misrata apuntan también a la detención de otros tres jerarcas: Ahmed Ibrahim, el ex ministro de Educación y mente pensante del autócrata, y Mansur Dau y Abdullah al Senusi, jefes militares del antaño dictador.

SU MUERTE, EL FINAL DE UNA ERA

La muerte del exlíder libio Muamar el Gadafi supone "el final de una era" en ese país, según los principales dirigentes de la Unión Europea (UE), que pidieron hoy a las nuevas autoridades una política de reconciliación.

La desaparición de Gadafi "marca el final de una era de despotismo y represión" sufridas "demasiado tiempo" por el pueblo libio, indicaron en una declaración conjunta los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

"Libia puede hoy pasar una página de su historia y emprender un nuevo futuro democrático", afirmaron.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo hoy que este día representa una "transición histórica" en Libia y apeló a todas las partes para que dejen las armas y trabajen por recuperar la paz, tras la muerte del coronel Muamar el Gadafi.

"Está claro que este día representa una transición histórica en Libia", afirmó Ban en la apertura de una conferencia en Naciones Unidas sobre el desarrollo sostenible al referirse a la muerte del dictador libio.