Los 27 dan luz verde a la misión de la UE para entrenar al Ejército de Malí

ministrosexteriores_mali470
ministrosexteriores_mali470 |Archivo

Los embajadores permanentes de los Veintisiete han dado luz verde este jueves al establecimiento de la misión militar de la UE para entrenar a unos 3.000 efectivos del Ejército de Malí para ayudar a Bamako a garantizar a largo plazo la integridad territorial del país, según han confirmado fuentes europeas.

Los Veintisiete también han aprobado el nombramiento del comandante de la misión, el general francés François Lecointre, y un presupuesto de 12,3 millones de euros para financiar los gastos comunes de la misma, que tendrá un mandato inicial de 15 meses.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, que se reúnen de forma extraordinaria este jueves en Bruselas a petición de Francia para discutir la crisis en Malí, ratificarán la decisión de sus embajadores sin discusión previa durante la reunión, según han confirmado fuentes europeas.

Los jefes de la diplomacia europea también discutirán otros apoyos necesarios para Malí, entre otros logístico y para contribuir a financiar a la fuerza internacional liderada por los países africanos.

Aunque la UE ya ha acordado acelerar los preparativos de la misión con vistas a desplegarla sobre el terreno "lo antes posible", lo cierto es que "hasta principios de marzo" es difícil que comience la formación sobre el terreno.A principios de febrero se podrían desplegar "algunos elementos logísticos y un cuartel general embrionario" para la misión, mientras que el despliegue de los instructores no comenzará hasta "mediados de febrero", después de la aprobación formal del lanzamiento de la misión, que debe llegar hacia el 10 o 12 de febrero, según fuentes europeas.

La misión, que en principio iba a estar integrada por unos 200 instructores, otros 200 militares para protegerles y 50 efectivos de apoyo, podría sufrir "ligeras adaptaciones" en términos de "la naturaleza del entrenamiento" requerido --"más especializado"--, para aumentar el número de efectivos encargados de proteger a los instructores y el lugar donde se llevaría a cabo la formación, según fuentes europeas.Francia, España, Alemania, Italia, Suecia, Bélgica, Estonia, Eslovenia, Chipre y Reino Unido tienen previsto participar con efectivos en la misión de entrenamiento, según fuentes diplomáticas europeas. España prevé contribuir a la misión de entrenamiento con entre 40 o 50 efectivos.

El comandante de la misión tiene previsto desplazarse a Malí el próximo 20 de enero al frente de un equipo de expertos para "evaluar la situación" y las adaptaciones necesarias ante la nueva realidad sobre el terreno por el avance de las fuerzas yihadistas, que provocó la intervención militar francesa el viernes pasado, aunque se sigue descartando que sus efectivos participen en operaciones de combate contra los rebeldes junto a las fuerzas malienses y de otros países africanos. También se descarta el envío del grupo de combate táctico de la UE en reserva a Malí para apoyar en el combate contra los rebeldes, según fuentes europeas.

La misión tendrá por objetivo entrenar a unos cuatro batallones de unos 650 efectivos del Ejército de Malí, unos 3.000 efectivos del total de 7.000, y también ofrecerá formación y asesoramiento en tareas de mando y control, cuestiones de logística y recursos humanos, así como sobre Derecho Internacional y protección de los Derechos Humanos y civiles.

MARGALLO: NO SE CONTEMPLA EL ENVIO DE TROPAS ESPAÑOLAS

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha reiterado este jueves la disposición del Gobierno de dar apoyo "político" y "logístico" a la operación lanzada por Francia en Malí para tratar de frenar el avance de los radicales islamistas, pero ha advertido de que "en ningún caso" España sopesa enviar tropas al país africano. "En ningún caso, en este momento, se está considerando la participación de fuerzas españolas en combate", ha zanjado el ministro a su llegada a la reunión de ministros europeos de Exteriores convocada de manera extraordinaria en Bruselas para examinar la situación en Malí.

Margallo ha explicado que espera que su colega francés, Laurent Fabius, defina en la reunión la operación en marcha y aclare cuál es su 'hoja de ruta', en función de lo cual España decidirá su participación. El Gobierno ya ha ofrecido 50 hombres para contribuir a la misión europea de formación de las fuerzas malienses y "está considerando" aportar un avión de transporte estratégico para el traslado de tropas africanas.

El ministro español ha reconocido que el conflicto en Malí preocupa a España, especialmente por la situación en las fronteras con los países "más débiles" como Mauritania.

AUMENTA EL RIESGO PARA EUROPA

La Unión Europea reconoce que la crisis en Malí ha aumentado el riesgo de secuestros de europeos y ataques terroristas como prueba el hecho de Francia haya aumentado el nivel de alerta terrorista en su territorio o las medidas que se han tomado para reforzar la protección de los intereses en Malí, según varias fuentes europeas. "Estamos evaluando el nivel de amenaza en todos los países", han reconocido fuentes europeas.

El ministro de Exteriores de Malí, Tieman Hubert Coulibaly, participará con los Veintisiete al inicio de la reunión. Los europeos aprovecharán para subrayarle la importancia de que Bamako haga progresos "urgentes" para avanzar en su Hoja de Ruta para garantizar la vuelta al orden constitucional previo al golpe y la celebración de elecciones "lo más rápido que permita la situación" sobre el terreno, entre otros, por la importancia para la UE de contribuir a formar a un Ejército maliense "bajo un control civil".

Garantías y progresos en este sentido, según fuentes diplomáticas europeas, permitiría a la UE avanzar en su compromiso de reanudar "gradualmente" la ayuda al desarrollo prevista para Malí y que fue suspendida a raíz del golpe de Estado militar en el país africano en marzo, no así la ayuda humanitaria. Sería más fácil desbloquear en todo caso los 90 millones de euros previstos para apoyo presupuestario al Gobierno de Bamako, más que los 140 millones congelados en proyectos.

La UE también estudia aumentar "su ayuda humanitaria" para Malí porque si se prolongan durante "semanas o meses" los combates actuales, antes de poder reconducir un proceso de negociación entre Bamako y los grupos rebeldes dispuestos a respetar la unidad territorial de Malí, teme un aumento de desplazados y refugiados considerable. Malí se benefició de 73 millones de euros el año pasado, según datos de la Comisión Europea, que ha comprometido otros 20 millones para este año.

Al margen del apoyo concreto para Malí, los Veintisiete discutirán cómo reforzar su apoyo para los países vecinos, conscientes del "riesgo de contagio" de la crisis maliense. Entre otros, la UE espera acelerar el nombramiento de un enviado especial para el Sahel y ampliar "en poco tiempo" el entrenamiento en la lucha antiterrorista y contra el crimen organizado en el marco de la misión de la UE en Níger --que dirige el coronel de la Guardia Civil español Francisco Espinosa-- a Malí y Mauritania. También barajan financiar acciones contra la radicalización y prestar asesoramiento a Libia en gestión de control de fronteras.