Más de un millar de muertos en el terremoto en Nepal

El terremoto de 7,8 grados que golpeó Nepal superó oficialmente la barrera del millar de muertos, según informaron fuentes oficiales, que han estado actualizando la lista de fallecidos durante todo el día y dan por hecho que aún seguirá subiendo.

Fuentes del Centro Nacional de Operaciones de Emergencia, dependiente del Ministerio del Interior, indicaron a Efe que ya se han contabilizado 1.170 muertos, la mayor parte de ellos en el valle central del país, donde se encuentra Katmandú, el lugar más afectado por el seísmo.

De momento, no se han dado cifras oficiales de heridos en el terremoto, que también se ha sentido en las vecinas China e India, donde han muerto 13 y 34 personas, respectivamente.

Tras una jornada en la que los sucesivos recuentos han puesto de manifiesto la magnitud de la tragedia acaecida en Nepal, las autoridades continúan a esta hora buscando gente bajo los escombros y tratando de medir los efectos del terremoto en el país.

A medida que ha ido entrando la tarde en Katmandú, miles de personas han ido saliendo a la calle, preparándose para pasar la noche al raso por temor a nuevas réplicas.

El terremoto, que inicialmente fue marcado por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) como de una intensidad de 7,5 grados en la escala de Richter, posteriormente recalificado como de 7,9 y en este momento como de 7,8, tuvo su epicentro a unos 80 kilómetros al noroeste de Katmandú.

La capital nepalí, donde se pueden ver edificios derrumbados, particularmente antiguos, incluidos templos y monumentos, tenía hoy una gran afluencia de público en centros comerciales y algunas zonas históricas dada la afluencia de turismo interno para el fin de semana.

Algunas calles y vías alrededor de la ciudad, en barrios como el de los Newari, construidos a la vieja usanza, sufrieron de manera más fuerte el impacto y la caída de edificios.

Los hospitales de la capital están en estado de emergencia, mientras los servicios de emergencia han pasado el día trabajando en el desescombro de los edificios caídos, con el objetivo de encontrar supervivientes.

Mientras en Nepal el número de muertos iba creciendo sin parar, fuera del país se han ido repitiendo además las expresiones de solidaridad.

AYUDA INTERNACIONAL

Los reyes Felipe VI y Letizia de España enviaron un telegrama de condolencia al presidente de Nepal, Ran Baran Yadav, y el primer ministro indio, Narendra Modi, convocaba de urgencia a su gabinete para tratar de responder a los efectos de la tragedia tanto en la India, donde se han registrado 34 muertos, como en el vecino Nepal.

Modi ordenó el envío además de un avión que ya llegó a Katmandú con tres toneladas de equipamiento y un cuerpo de especialistas en catástrofes, al tiempo que otros países iban anunciando el envío de ayuda.

China, donde el seísmo ha causado 13 muertos, indicó que enviará a Nepal un equipo de rescate con 40 expertos. Israel informó de que enviará equipos de rescate y búsqueda así como médicos en breve y prestarán ayuda en un punto cercano a la zona del desastre.

La Unión Europea (UE) anunció que estudia dar ayuda financiera y el presidente de Francia, François Hollande, expresó su solidaridad al tiempo de ofrecer la ayuda de su país.

También el presidente ruso, Vladimir Putin, se solidarizó con Nepal, y desde el Vaticano, el papa Francisco sigue "con la oración y con gran preocupación" los sucesos en ese país. Sin embargo, todo parece indicar que aún falta mucho para poder llegar a medir el impacto real de la catástrofe natural.

Incluso en el Everest, el montañismo, que vive en esta época del año el inicio de la temporada en el pico más alto del planeta, sufrió el embate de la tragedia.

El Gobierno de Nepal tiene constancia de al menos diez montañeros extranjeros muertos en el Everest, según informó a Efe una fuente del Ministerio de Turismo.

El montañero y fotógrafo español Javier Camacho Giménez, que se encontraba en el campo base para intentar ascender a la cumbre del Lhotse en el momento del terremoto, indicó telefónicamente que el terremoto provocó una avalancha desde el pico Pumori que sepultó algunos campamentos, especialmente donde estaban montañeros chinos y japoneses.

Este es el peor terremoto en la historia reciente de Nepal y uno de los más fuertes desde hace diez años en la región, cuando un seísmo provocó una tragedia que causó más de 84.000 muertos en la Cachemira india y paquistaní.

EL PAPA EXPRESA SU SOLIDARIDAD CON LOS AFECTADOS

El papa Francisco expresó su "solidaridad con todos los afectados" por el terremoto que sacudió Nepal mediante un telegrama enviado en su nombre por el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin.

El pontífice mandó además un mensaje de ánimo a las autoridades civiles y a los equipos de rescate de víctimas "mientras continúan sus esfuerzos y asistencia con aquellos afectados por la tragedia".

NO HAY VÍCTIMAS ESPAÑOLAS, DE MOMENTO

La Oficina de Información Diplomática (OID) ha informado que, de momento, no existe constancia de la existencia de víctimas españolas a consecuencia del terremoto de 7,9 grados en la escala abierta de Richter que ha asolado hoy Nepal y que ha causado más de un millar de muertos.

Fuentes diplomáticas han explicado que existen "enormes dificultades de comunicación" con dicho país y que la OID tiene constancia de que algunas de las familias con residentes en Nepal han conseguido hablar con ellos y éstos les han comunicado que se encuentran en buen estado.

En total, el Ministerio de Asuntos Exteriores cifra en 73 las personas inscritas como residentes en Nepal y un número similar de turistas en distintas localidades del país.

Asimismo, el ministerio ha contactado con la Embajada española en Nueva Delhi (India), con la que mantiene activado un gabinete de crisis, desde donde han explicado que en ese país tampoco ha habido heridos de nacionalidad española.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha puesto en marcha un dispositivo de emergencia consular para atender todos aquellos casos que precisen ayuda.

El terremoto que se registró a las 06.11 GMT, a 28,1 grados latitud norte, 84,7 grados longitud este, ha causado daños importantes en Katmandú y aún indeterminados en otras partes del país, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Tras el movimiento telúrico de mayor fuerza se han producido al menos doce réplicas: dos de ellas marcaron 5,5 y 6,6 grados y al menos cuatro más fueron iguales o superiores a 5 grados.