Las lluvias dejan medio centenar de muerto de muertos en Centroamérica

Cerca de medio centenar de muertos, un número indeterminado de desaparecidos y más de 100.000 afectados ha dejado el temporal que sigue azotando a Centroamérica, especialmente a Guatemala, El Salvador y Honduras.

Los muertos por las lluvias que azotan a Honduras aumentaron a doce y los damnificados superan los 30.000, informó hoy el titular de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Lisandro Rosales.

"Lamentablemente ya suman doce los muertos en todo el país entre el 10 y el 15 de octubre", indicó Rosales a los periodistas.

El mal tiempo impidió el sábado que el avión en el que presidente hondureño, Porfirio Lobo, regresaba de una visita al Vaticano pudiera aterrizar en Tegucigalpa y tuvo que tomar tierra en El Salvador.

El gobernante ya llegó a Tegucigalpa y hoy analizará la situación en la Copeco, indicó un portavoz presidencia, que no precisó si el Lobo arribó anoche a esta capital o en las primeras horas de hoy cuando la lluvia han amainado mermado un poco.

Además de los doce muertos, la Copeco ha registrado un poco de 30.000 personas afectadas por las lluvias en la zona sur, de las cuales 1.400 fueron evacuadas de zonas inundadas otras 7.057 alojadas albergues, 337 damnificadas por la destrucción de unas 49 viviendas, mientras que otras 2.100 casas han sufrido desperfectos.

Rosales dijo que se continúa enviando ayuda en alimentos, agua, medicinas y equipo de rescate entre otros suministros al sur del país, donde muchas comunidades están incomunicadas por vía terrestre.

En una pequeña isla a la que el sábado no se pudo acceder por vía aérea, hay unas 57 personas que necesitan ayuda, la que podría llegar hoy si mejoran las condiciones del tiempo, agregó el ministro comisionado de la Copeco.

Según el Sistema Meteorológico Nacional, las lluvias podrían comenzar a mermar a partir de mañana, cuando en Honduras es día de asueto.

GUATEMALA EN ALERTA POR LAS LLUVIAS

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, decretó hoy el "estado de calamidad pública" a nivel nacional como consecuencia de las fuertes lluvias que azotan desde el martes este país centroamericano y que han causado al menos 28 muertos.

El gobernante dijo que la medida, que tendrá una vigencia de 30 días, tiene como objetivo facilitar la utilización de recursos financieros del Estado para atender la emergencia que afecta a más de 147.000 personas, con 9.600 damnificados de forma directa.