Los líderes de la UE acuerdan pasar a la segunda fase del "brexit"

Mariano Rajoy conversa con Viktor Orbán, Primer Ministro de Hungría, durante la foto de familia en la cumbre de los líderes de
Mariano Rajoy conversa con Viktor Orbán, Primer Ministro de Hungría, durante la foto de familia en la cumbre de los líderes de la Unión Europea |Telemadrid

Los jefes de Estado y de Gobierno de los países que permanecerán en la Unión Europea (UE) tras la salida del Reino Unido acordaron hoy pasar a la segunda fase de la negociación sobre el "brexit", dedicada a la futura relación entre Bruselas y Londres."Los líderes de la UE acuerdan pasar a la segunda fase de las negociaciones del 'brexit'. Felicidades a la primera ministra Theresa May", escribió el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en Twitter.

La Comisión Europea (CE) ya constató el viernes pasado que se había logrado un progreso suficiente en la primera etapa, centrada en los derechos de los ciudadanos, la frontera irlandesa y el acuerdo financiero, y recomendó dar ese paso, si bien correspondía a los líderes de los Veintisiete tomar la decisión definitiva.

Los mandatarios también acordaron negociar con el Reino Unido un periodo de transición en el que el país será ya un Estado tercero y no participará en la toma de decisiones de las instituciones, oficinas y agencias de la Unión -aunque sí las deberá cumplir-, ni podrá nominar, elegir o votar a miembros de los organismos comunitarios.

"En lo relativo a la transición, el Consejo Europeo toma nota de la propuesta planteada por el Reino Unido sobre un periodo de en torno a dos años, y acuerda negociar un periodo de transición que cubra el conjunto de la legislación de la UE", señalaron los líderes.

Añadieron que los acuerdos de transición deben ser parte del acuerdo definitivo sobre la retirada británica y estar "en el interés de la Unión, claramente definidos y limitados en el tiempo con precisión".

"Para garantizar unas condiciones igualitarias basadas en las mismas reglas aplicadas en el mercado único, los cambios a la legislación adoptados por las instituciones, cuerpos, oficinas y agencias de la Unión Europea deberán aplicarse tanto en el Reino Unido como en la UE", recalcaron los líderes.

Los Veintisiete subrayaron, asimismo, que todos los instrumentos reguladores, presupuestarios, judiciales, de supervisión y aplicación existentes en la Unión seguirán vigentes en el territorio británico, "incluida la competencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea".

"Como el Reino Unido seguirá participando en la Unión Aduanera y el Mercado Único (con las cuatro libertades) durante la transición, deberá seguir cumpliendo con la política comercial de la UE, aplicar las tasas aduaneras y recaudar los derechos arancelarios, y garantizar que todos los controles de la UE se realizan en la frontera con respecto a terceros países", precisan las directrices.

En ese sentido, los jefes de Estado y de Gobierno pidieron a la Comisión recomendaciones "adecuadas" sobre la cuestión y, al Consejo, adoptar directivas negociadoras adicionales sobre los acuerdos de transición en enero de 2018.

Los líderes aseguraron que seguirán con atención el desarrollo de las negociaciones y adoptarán directrices adicionales en marzo de 2018, "en particular, en relación con el marco para la futura relación".

PRORIDAD PARA LA UNIÓN BANCARIA Y PARA EL ESTABLECIMIENTO DE UN FONDO MONETARIO EUROPEO

Los líderes de la Unión Europea, salvo el Reino Unido, acordaron hoy centrarse en completar la unión bancaria y establecer un Fondo Monetario Europeo (FME) como prioridades para la reforma de la eurozona, de modo que en junio puedan tomar decisiones concretas para reforzarla. "Los líderes estuvieron de acuerdo en mi propuesta de que en los próximos seis meses el trabajo de nuestros ministros de Finanzas deberían concentrarse en las áreas dónde hay más consenso", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en una rueda de prensa posterior a la cumbre europea que celebraron los jefes de Estado y de Gobierno de la UE sin el Reino Unido.

En este sentido, dijo que deberán avanzar "paso a paso" para completar la unión bancaria y en la transformación del Mecanismo Europeo de Estabilidad -el fondo de rescate de la eurozona- en un Fondo Monetario Europeo, que tendría mayores competencias para gestionar los futuros programas de asistencia financiera.

"Las discusiones continuarán sobre otras ideas que necesitan más tiempo para madurar y una perspectiva más larga", afirmó Tusk.

Entre estas otras iniciativas que generan menos consenso se cuentan la creación de una capacidad fiscal que permita estabilizar la eurozona en casos de crisis que golpeen a un único país, la simplificación de las reglas de disciplina fiscal o la creación de un ministro de Economía y Finanzas para toda la eurozona.

Tusk anunció que convocará una nueva cumbre del euro en marzo de 2018 con el objetivo de que los líderes vuelvan a reunirse en junio, "que podría ser el momento para tomar las primeras decisiones"."Veremos en marzo y después de junio cuáles son los progresos que habremos podido acumular", dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien dio un toque de atención sin mencionarlos a los países más reticentes a avanzar en la unión bancaria por considerar que los riesgos del sector en Europa siguen siendo demasiado altos."A aquellos que nos hablan de la reducción de riesgos harían mejor en consultar las cifras porque verían que el capital propio de los bancos ha aumentado considerablemente, al tiempo que han disminuido los préstamos deteriorados", dijo Juncker."No podemos decir que el problema se ha resuelto, pero hay progresos", afirmó.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, defendió que deben buscarse "puntos de convergencia" entre los países y consideró que es posible llegar a acuerdo "sobre muchas cosas" si se adopta "un buen enfoque".Macron dijo que la cumbre de marzo servirá para tener una primera discusión "estratégica y política" sobre lo que esperan conseguir en un plazo de cinco a diez años y abogó por avanzar "a medio plazo" pero adoptando una "perspectiva a largo plazo" para la eurozona.

RAJOY RATIFICA QUE ESPAÑA OPTAR A LA VICEPRESIDENCIA DEL BNACO CENTRALEUROPEO PERO NO CONFIRMA A GUINDOS

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ratificó hoy que España presentará su candidatura a ocupar la vicepresidencia vacante del Banco Central Europeo (BCE), pero no confirmó si será su ministro de Economía, Luis de Guindos.

En la conferencia de prensa que ofreció al término del último Consejo Europeo del año, Rajoy garantizó que España presentará a ese candidato, pero dijo que no está en condiciones de dar nombres concretos en este momento.

Sí informó de que ha hablado de este asunto con otros líderes europeos, aunque no en la cumbre que concluyó hoy, y recordó que España no presentó candidato finalmente a presidir el Eurogrupo.Un puesto que, subrayó, fue ocupado por el ministro de Finanzas portugués, que remarcó que proviene de los socialistas europeos.

Al plantearle si España baraja presentar a una mujer al cargo del BCE después de que el Parlamento Europeo haya llamado a tener en cuenta el equilibrio de géneros, Rajoy aseguró que siempre lo tiene presente.

De hecho, dijo, una mujer preside el Congreso, otra es la vicepresidenta de su Gobierno y otra es la secretaria general del Partido Popular."Lo hemos tenido en cuenta siempre y seguiremos teniendo en cuenta ese equilibrio. Eso significa -añadió- que podemos presentar a un hombre o a una mujer a la vicepresidencia del BCE".