Las intimidades de la Casa Blanca al descubierto

Las paredes de la Casa Blanca guardan los mejores secreetos de los presidentes de Estados Unidos. Un libro, los saca a la luz. The residence: Inside the private world of White House cuenta las intimidades de la Casa Blanca, a través de las confdencia del personal de servicio. Así se ha confirmado que los Clinton no llevaron el escándalo Lewinsky de una forma civilizada.

Una doncella de la Casa Blanca encontró las sábanas del dormitorio presidencial manchadas de sangre. Bill Clinton afirmó públicamente que se había golpeado mientras iba al baño en mitad de la noche. Pero según el personal, la primera dama le golpeó con un libro. Es sólo uno de los chismes que cuenta The Residence, con los secretos más salvajes de la Casa Blanca contados por el servicio doméstico.

Ya sabíamos que lo del matrimonio Kennedy era tan sólo una imagen idílica que ocultaba multitud de infidelidades. Pero ahora conocemos más detalles, como que cuando Jackie no estaba, JFK se bañaba desnudo en la piscina de la Casa Blanca con sus amantes.

Nancy Reagan resultó ser una auténtica dama de hierro con su marido, al que regañaba por ver la televisión a las 11 de la noche. George y Bárbara Bush son los más queridos por los trabajadores que destacan el buen humor de bush padre.

Más distantes, en cambio fueron los Obama. A su llegada, una de las empleadas sorprendió a Michelle bailando en chándal. Años más tarde, ha sido una de las imágenes más repetidas de la primera dama.