El juez instructor pide aumentar a 12 años la condena contra Lula por corrupción

El juez instructor pide aumentar a 12 años la condena contra Lula por corrupción

El instructor del juicio en segunda instancia que enfrenta hoy Luiz Inácio Lula da Silva pidió aumentar a doce años y un mes la pena de nueve años y medio dictada contra el expresidente brasileño en primera instancia. "Hay prueba, encima de lo razonable, de que Lula fue uno de los articuladores, si no el principal, de la trama de corrupción" que operó en la estatal Petrobras, afirmó el juez Joao Pedro Gebran Neto, instructor del caso en el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF4) de la ciudad de Porto Alegre.

Tras el voto del instructor, se pronunciarán los otros dos magistrados que completan la octava sala del tribunal, que evalúan si ratifican, anulan o modifican la pena por corrupción pasiva y lavado de dinero que recibió Lula en primera instancia en julio pasado en un proceso relacionado con el escándalo destapado en la petrolera.

LULA DICE QUE SEGUIRÁ LUCHANDO

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó hoy que está "extremadamente tranquilo" sobre el resultado del juicio en segunda instancia por corrupción que se sigue hoy en su contra y aseguró que seguirá "luchando" hasta el día en el que muera.

"La única decisión que espero hoy es que, por 3 a 0, los magistrados digan que el juez Moro se equivocó al dar la sentencia (en primera instancia)", aseguró el expresidente en la localidad de Sao Bernardo do Campo, su cuna política, situada en el cinturón industrial de Sao Paulo. "Si va a ocurrir o no, no lo sé, pero es la única cosa justa que podría suceder", precisó.

Lula, de 72 años, se reunió este miércoles con centenares de sindicalistas, mientras en la localidad de Porto Alegre (sur) la octava sala del Tribunal Regional Federal (TRF4) decide si ratifica, modifica o anula la sentencia a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero. Mientras sus simpatizantes le respaldaban al grito de "Lula presidente", el exmandatario, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, dijo tener "seguridad absoluta" de que no cometió "ningún delito" y se mostró "tranquilo" para "enfrentar las adversidades".

"Tenemos mucho tiempo por delante para intentar mostrar la equivocación y las mentiras contra el Partido de los Trabajadores (PT) y contra Lula", sostuvo desde la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de la región metropolitana de Sao Paulo, donde en la década de los 80 gestó la formación del PT.

EL SEGUNDO DE TRES MAGISTRADOS CONFIRMA LA CONDENA

El segundo de los tres magistrados responsables por el juicio contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, Leando Paulsen, también lo consideró culpable de los crímenes de corrupción y lavado de dinero y estuvo de acuerdo en elevarle la pena a doce años de prisión.

Paulsen, presidente de la octava sala del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, coincidió con el magistrado instructor del proceso, Joao Pedro Gebran, en que la culpabilidad de Lula quedó demostrada, por lo que ahora falta que el tercero de los tres magistrados pronuncie su voto.

Pese a que la condena ya cuenta con mayoría entre los tres miembros de la sala, el resultado sólo podrá ser considerado definitivo una vez proclamado al final de la audiencia debido a que el último de los magistrados puede pedir más tiempo para examinar el proceso y cualquiera de los tres puede cambiar su voto.

Paulsen dijo que apoyaba integralmente la decisión del instructor, tanto de considerar culpable al expresidente como de elevarle la pena a doce años y un mes de prisión, frente a los nueve años y medio de condena que dictó un juez de primera instancia. "Lula se benefició personal y directamente con parte de los sobornos que recibió el Partido de los Trabajadores (PT)" por la adjudicación irregular de contratos de la petrolera Petrobras, afirmó el magistrado en su pronunciamiento.

De acuerdo con Paulsen, "Lula actuó por acción y omisión para la comisión de la práctica criminal", por lo que hay "elementos de sobra que demuestran que fue responsable por la práctica del crimen, por el uso que hizo de su poder (como presidente)".

En esta causa, una de las siete abiertas en contra de Lula en la Justicia, la mayoría por presunta corrupción, el expresidente fue condenado por recibir de la constructora OAS un apartamento de lujo supuestamente a cambio de favorecer a la compañía en contratos con Petrobras.