Al menos 13 muertos en un tiroteo en un bar de California

Tiroteo en un bar de California
Tiroteo en un bar de California

Al menos 13 personas, incluida un policía, murieron este jueves en un tiroteo en un bar de la localidad californiana de Thousand Oaks, donde se celebraba una fiesta juvenil, informaron las autoridades.

El autor del tiroteo, cuya identidad y motivos se desconocen, también murió en el incidente, registrado en la sala de baile del bar Borderline, a unos 55 kilómetros al noroeste de Los Ángeles, que dejó también una docena de heridos.

Geoff Dean, el sheriff del condado de Ventura, donde se encuentra el local, informó de que su "número dos" es uno de los fallecidos en el tiroteo, que se produjo a última hora del miércoles. El ayudante del sheriff muerto fue identificado como Ron Helus, que falleció en el hospital al que había sido trasladado tras recibir varias heridas de bala al ingresar al lugar del suceso.

"No tenemos idea si hay una vinculación terrorista o no"

Entre los muertos al parecer también se encuentra el propio autor del suceso, sin que aún se sepa si le dispararon o si se quitó la vida tras ocasionar la matanza. "No tenemos idea si hay una vinculación terrorista o no", aseguró el sheriff, quien indicó a los periodistas que en la mayor parte de las personas que se encontraban en el local en ese momento eran jóvenes de entre 19 y 26 años.

Las informaciones sobre un tiroteo en el Thousand Oaks Bar and Grill, que se ubica en una zona considerada muy segura y en el que había centenares de personas en el momento del incidente, surgieron hacia las 23.20 horas (7.20 GMT). Según los testigos, se escucharon varios disparos en el interior del local, lo que provocó el pánico y que muchos de los clientes se abalanzaran a la salida mientras otros buscaban refugio.

Según algunos testigos del incidente, el autor de los disparos fue un hombre con un arma semiautomáticas, vestido todo de negro, que entró en el local disparando al portero del establecimiento y a la cajera, dos personas jóvenes. El individuo también llevaba barba y sombrero. Al parecer el atacante lanzó granadas de humo mientras disparaba decenas de tiros y cuando la policía pudo entrar al lugar ya se encontraba muerto.

En un mensaje de Twitter, el presidente estadounidense, Donald Trump, destacó la rapidez de reacción y la "gran valentía" mostrada por la policía al enfrentarse al autor del tiroteo.