Un muerto y cuatro heridos por la explosión en unas instalaciones nucleares en el sur de Francia

Al menos una persona ha muerto y cuatro más han resultado heridas por la explosión registrada en el almacén de deshechos nucleares de Marcoule, en el departamento de Gard, en el sur de Francia, según han informado los medios franceses. La Autoridad de Seguridad Nacional francesa excluyó que se haya producido una fuga radiactiva hacia el exterior.

La Agencia de Seguridad Nuclear (ASN) francesa ha dado por "terminado" el accidente ocurrido este mañana en una planta de reprocesado de desechos nucleares en el departamento de Gard, en el suroeste del país, en el que ha muerto una persona y otras cuatro han resultado heridas, tras no constatar contaminación. Según ha indicado en un comunicado, "la explosión de un horno para fundir los desechos radiactivos metálicos ha provocado un incendio que ha quedado controlado a las 13:00 horas".

El edificio de la planta "no ha resultado dañado y no se ha constatado ninguna contaminación", ha precisado la ASN, aclarando que "los heridos no han resultado contaminados y las mediciones realizadas en el exterior del edificio por la empresa que lo explota y los bomberos especializados no han revelado ninguna contaminación".

La explosión ha dejado un muerto y cuatro heridos, uno de los cuales se encuentra en estado grave debido a las quemaduras sufridas. Así las cosas, tras aclarar que "este accidente no conlleva peligro radiológico ni acción de protección de la población", la ASN ha anunciado que suspende su organización de crisis. No obstante, la agencia ha precisado que seguirá en contacto con la prefectura de Gard, departamento de la región de Languedoc-Rousillon, y la empresa que gestiona la planta, Socodei, filial de EDF, y llevará a cabo inspecciones, junto con la Inspección de Trabajo, para analizar las causas del accidente.

Previamente, la ASN había indicado que la explosión había tenido lugar en "un horno que se utiliza para fundir desechos radiactivos metálicos de débil y muy débil actividad". La instalación se dedica al tratamiento de desechos radiactivos mediante su fusión, en el caso de los metálicos, o su incineración, en otros casos.

"No ha habido emisiones al exterior de la instalación", precisó la Autoridad de Seguridad Nuclear francesa en un comunicado, poco antes de que el ministerio de Medio Ambiente, responsable en materia nuclear, confirmara que "no hay impacto al exterior" de la explosión, ocurrida esta mañana.

La ASN confirmó que una persona murió y otras cuatro resultaron heridas, una de ellas de gravedad, en el "accidente" ocurrido en la instalación nuclear Centraco (Centro de Tratamiento y de Acondicionamiento de Residuos de Actividad Débil, en sus siglas en francés). "Según las primeras informaciones, se trata de la explosión de un horno que sirve para fundir los residuos radiactivos metálicos de baja y muy baja actividad", según el comunicado de la ASN.

La sociedad que opera las instalaciones "puso en marcha su plan de emergencia interna conforme a los procedimientos" para estos casos, agregó la ASN.

El director de seguridad del Instituto de Radioprotección y de Seguridad Nuclear (IRSN), Thierry Charles, subrayó por su parte que el accidente "se ha limitado a las instalaciones" de Marcoule y envió un mensaje de tranquilidad a las personas que viven cerca del complejo nuclear. "No ha habido fugas" radiactivas y eso se va a verificar con medidas realizadas por expertos del IRSN, avanzó Charles en una entrevista a la cadena de televisión "LCI", antes de concluir que "no hay que inquietarse".

Contó que la explosión se produjo en un horno que ya se ha parado y que se está enfriando.

Por otro lado, la ministra de Ecología, Nathalie Kosciusko-Morizet, se desplazó hasta Marcoule para hacer "una evaluación precisa de los eventuales impactos radiológicos de este accidente", según los términos utilizados por su departamento.

El ministerio puso el acento en que la instalación Centraco está "especializada en el tratamiento de residuos muy débilmente radiactivos". Centraco está gestionada por la sociedad SOCODEI y, según la ASN, tiene como objetivo "el tratamiento de residuos radiactivos de baja o muy baja (intensidad), ya sea mediante la fusión de los desechos metálicos ya sea mediante la combustión de los residuos incinerables".

EDF ORDENA UNA INVESTIGACIÓN

La eléctrica francesa EDF informó de que ha abierto una investigación por la explosión registrada hoy en un horno de la fábrica de tratamiento de desechos nucleares de Centraco, perteneciente a su filial Socodei y que forma parte del complejo atómico de Marcoule (sureste de Francia).

El incendio comenzó hacia las 11:45 hora local (09:45 GMT) y fue controlado hacia la una de la tarde, precisaron a fuentes de esa empresa, según las cuales el fuego no causó una expulsión de residuos y, por lo tanto, no ha habido riesgo de fuga nuclear.

La empresa indicó que ha ordenado la apertura de una investigación para esclarecer el incidente, en el que hubo un muerto y cuatro heridos, y señaló que la prioridad en estos momentos es recuperar el control total de la situación.

Ese centro no es una fábrica de producción nuclear, sino de incineración de desechos, que gestiona el tratamiento de residuos de baja radiactividad y de corta duración de vida, por lo que el suceso, según los medios franceses, puede calificarse de accidente industrial, y no nuclear.

El complejo nuclear está situado junto al río Ródano y no lejos de la ciudad de Orange, en el departamento de Gard, cuya capital es Nîmes.

El Gobierno español "está recabando información" sobre la explosión registrada en un almacén de deshechos nucleares en Francia, según han informado a Europa Press fuentes gubernamentales.

Representantes de organizaciones ecologistas han afirmado que la explosión en el almacén de residuos radiactivos de las instalaciones nucleares de Marcoule, en el departamento de Gard (sur de Francia) es "bastante preocupante" y "demuestra de nuevo el peligro de la energía nuclear". Asi lo ha declarado el responsable de la campaña de Energía de Greenpeace, Carlos Bravo, que subrayó que "en esta instalación hay muchos reactores desmantelados, con una gran cantidad de residuos radiactivos, es muy peligrosa".