Los franceses hacen largas colas y agotan la edición del 'Charlie Hebdo'

El primer número de la revista satírica Charlie Hebdo, que ha salido a la venta tras el atentado de la semana pasada, va a tener una tirada de cinco millones de ejemplares, dos millones más de los anteriormente previstos, según anunció su distribuidora, MLP.

La ampliación responde a la avalancha de pedidos recibidos tanto en el extranjero como en Francia, donde a primera hora de la mañana muchos quioscos habían agotado ya las existencias.

La venta de este número se mantendrá durante dos meses, indicó la distribuidora, que pidió "paciencia" a los clientes y avanzó que los ingresos recibidos por la venta del primer millón irán destinados de forma íntegra a la revista.

Una caricatura de Mahoma, que convirtió a la revista en una diana terrorista, abre este nuevo ejemplar, el número 1.178, mientras sostiene un cartel en el que puede leerse el lema que ha unido al mundo en favor de la libertad de expresión: "Yo soy Charlie". "No sabemos cómo, pero Charlie seguirá existiendo sin interrupción, empezando a partir de mañana", afirmó ayer en conferencia de prensa su redactor jefe, Gérard Biard.

La sede en París del semanario fue atacada el pasado miércoles por los hermanos Sarif y Chérif Kouachi, que mataron a doce personas, incluidos su director, Stéphane Charbonnier, Charb, y cuatro de los caricaturistas más famosos de Francia.

SE AGOTA EN LOS QUIOSCOS

La edición especial tras el atentado contra Charlie Hebdo se agotaba en Francia desde primera hora de la mañana conforme llegaba a los quioscos, en algunos de los cuales se formaron colas de personas que querían tener el semanario satírico.

En París, la mayor parte de los quioscos del centro de la ciudad se habían quedado sin ejemplares bastante antes de las 8.00 horas (7.00 GMT) y dos quiosqueros contaron a Efe que en pocos minutos se habían quedado sin ningún periódico.

En las estaciones, como en la del Este, se formaron colas de hasta varias decenas de personas delante de los puntos de venta de prensa, que se disolvían conforme se anunciaba el fin de los números de la revista. Varios quiosqueros señalaron que no habían querido reservar para los clientes que se lo habían pedido porque cuentan con que recibirán nuevos aprovisionamientos en las próximas horas o en los próximos días.

Charlie Hebdo había indicado que el número especial tras el atentado mortal del miércoles de la semana pasada tendría una tirada de un millón de ejemplares, aunque luego elevó la cifra a tres millones ante las muestras de interés llegadas de todo el mundo. En Francia, la salida a los quioscos se va a escalonar durante varios días.

La portada de este número excepcional, en la que se puede ver a Mahoma con un cartel en el que dice "Soy Charlie" y el titular "Está todo perdonado", ha vuelto a suscitar polémica en el mundo musulmán.

EL ESTADO ISLÁMICO CONSIDERA "MUY ESTÚPIDA" LA NUEVA PUBLICACIÓN

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) consideró hoy como "muy estúpida" la publicación de caricaturas del profeta Mahoma en el número de la revista francesa "Charlie Hebdo" que salió hoy a la venta, en un boletín informativo de su radio por internet Al Bayan. El locutor del Estado Islámico dijo que "Charlie Hebdo ha publicado caricaturas que una vez más conciernen al profeta y esta es una acción muy estúpida".

Por su parte, el grupo chií libanés Hizbulá afirmó hoy que las caricaturas del profeta Mahoma que publica el nuevo número del semanario satírico francés "Charlie Hebdo" contribuyen "a apoyar el terrorismo, el extremismo y a los terroristas". "Ese trabajo es inaceptable y no se puede justificar bajo ninguna consideración", añadió el grupo libanés en un comunicado.

También el máximo representante de la ley islámica en Jerusalén, el mufti de la ciudad santa, Mohamed Husein, lamentó hoy la nueva portada del semanario francés "Charlie Hebdo" y aseguró que este tipo de caricaturas "deben terminar". El líder religioso aseguró que su comunidad "rechaza la personificación del profeta Mohamad. Rechazamos la violencia contra cualquier persona pero también insultar a nuestro profeta con dibujos que ponen palabras en su boca".

La sede en París de esta publicación fue atacada el pasado miércoles por los hermanos Sarif y Chérif Kouachi, que mataron a doce personas, incluidos su director, Stéphane Charbonnier, "Charb", y cuatro de los caricaturistas más famosos de Francia.Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), con base en Yemen, asumió hoy la autoría del ataque.

El EI tiene su origen en Al Qaeda en Irak, aunque en Siria se enfrenta a la filial en este país de la organización de Ayman al Zawahiri.