La familia del fotógrafo retenido en Libia, sin noticias sobre su liberación

La familia del fotógrafo retenido en Libia, sin noticias sobre su liberación

La familia del fotógrafo zaragozano retenido en Libia, Manuel Varela de Seijas, conocido como Manuel Brabo, ha asegurado que no tiene noticias sobre su posible liberación y ha manifestado que no han podido hablar con él ni saben dónde está, después de que el pasado martes conocieran su desaparición y más tarde la ONG Human Rights Watch reconociera que estaba en poder de las tropas de Gadafi.

El padre del fotógrafo, Manuel Varela, ha explicado en declaraciones a Europa Press que "acabamos de recibir una llamada del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación y la cosa sigue igual". Según ha precisado, la familia está en contacto diario con el ministerio, que les comunica que "se están realizando gestiones y negociaciones", pero "no hemos recibido ninguna notificación oficial" ni sobre dónde está el fotógrafo ni cómo se encuentra.

"Directamente no sabemos nada" y si bien "las noticias que están publicando en la prensa dicen que está bien, a nosotros ni nos han puesto en contacto con él, ni tenemos esa noticia", ha comentado. Manuel Varela ha reconocido que cada día que pasa están "un poco peor" y ha deseado saber, "cuando menos, cómo se encuentra y donde está" su hijo.

No obstante, ha afirmado que tiene constancia que desde el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación "están haciendo todo lo que pueden" y "confío" en ellos, pero es "un país difícil". "Hablamos todos los días" con el ministerio y "por lo menos nos transmiten esa tranquilidad de que están encima" del asunto y ha deseado que "cuanto antes haya buenas noticias".

La familia de Manuel Bravo conoció la desaparición de su hijo el pasado martes, a las 13.00 horas, a través de un periodista destinado en El Cairo. Según indicó en ese momento Valera, "al parecer, Manuel iba el martes por la mañana con dos compañeros norteamericanos y uno sudafricano en un vehículo, cuando las tropas de Gadafi les hicieron apearse, después quemaron el vehículo y se los llevaron retenidos".

Varela habló por última vez con su hijo el lunes pasado por la noche a través de Facebook y esos momentos se encontraba en Bengasi. Manuel Brabo nació en la capital aragonesa, pero con tres meses de edad se trasladó a Gijón con su familia, que reside allí desde hace 40 años.