Una exnovia testifica que Pistorius disparó al aire mientras iban en coche

Pistorius ante la justicia
Pistorius ante la justicia |Telemadrid

Una exnovia de Oscar Pistorius testificó ante la juez que el deportista paralímpico disparó al aire a través de la capota abierta del vehículo en el que viajaban después de un incidente con la Policía, en el quinto día del juicio al corredor por el asesinato de su pareja, la modelo Reeva Steenkamp.

Según recordó la testigo Samantha Taylor ante el Tribunal Superior de Pretoria, el suceso ocurrió entre 2011 y 2012, durante la relación entre ella y el acusado, que estaban acompañados en el automóvil por el amigo del velocista sudafricano Darren Fresco.

"NO TIENES DERECHO A TOCAR LA PISTOLA"

La Policía les obligó a parar por exceso de velocidad y Pistorius colocó la pistola -que según Taylor llevaba a todas partes- en el asiento, y se enfadó con el agente cuando éste le dijo que no dejara el arma allí.

"No tienes derecho a tocar la pistola", le espetó Pistorius, según la versión de Taylor, que hubo de interrumpir su testimonio al romper a llorar mientras recordaba cómo Pistorius la engañó con Steenkamp en 2012, poniendo así fin a su noviazgo.

Tras la discusión con la Policía, el trío siguió circulando, y Pistorius, muy enfadado con el agente, bromeó con Fresco sobre la posibilidad de disparar contra un semáforo, antes de abrir fuego por la apertura del techo del coche.

"(Darren y Oscar) se rieron", recordó Taylor, que tenía 17 años cuando empezó a salir con Pistorius, y aseguró que ninguno de los dos hizo ningún comentario sobre el disparo. Los hechos guardan relación con uno de los tres cargos relacionados con la posesión de armas de fuego por los que está acusado Pistorius, además del de asesinato de Steenkamp.

Taylor, que ahora tiene 20 años y no fue capaz de recordar dónde ocurrió el incidente, retrató a Pistorius como un hombre irascible y obsesionado con las armas. Además, la joven recordó otro incidente en que Pistorius sacó la pistola mientras conducía hacia su casa, y apuntó a otro coche que pensaba que lo seguía.

DORMÍA SIEMPRE CON UNA PISTOLA

La testigo explicó, asimismo, que Pistorius la despertó varias veces mientras dormían juntos al pensar que alguien había entrado en su casa. En una de esas ocasiones, Pistorius llegó a tomar la pistola para averiguar si había alguien en la vivienda.

La testigo afirmó también que su exnovio le gritó varias veces a ella, a su hermana y a varias amigas durante su relación, y contó que Pistorius -que tiene las dos piernas amputadas- dormía siempre con la pistola en la mesita de noche o junto a las prótesis que usa para caminar y competir.

El testimonio de Taylor será utilizado por el fiscal Gerrie Nel para tratar de demostrar el supuesto carácter violento del deportista, de 27 años, quien -según adelantó hoy su abogado- negará esos hechos durante el juicio.

Otro testigo, el boxeador y amigo de Pistorius Kevin Lerena, declaró este miércoles que Pistorius disparó al suelo y por accidente un arma de fuego de un amigo en un conocido restaurante de Johannesburgo, un mes antes de disparar a su novia.

Nel acusa a Pistorius de matar de forma intencionada a Steenkamp -que entonces tenía 29 años- después de una discusión, durante la madrugada del 14 de febrero del año pasado.

El atleta, que confesó el lunes haber acabado a tiros con la vida de la modelo a través de la puerta cerrada del baño, sostiene que disparó contra su novia al pensar que lo hacía con un intruso que se había colado en su casa de Pretoria.

La acusación acusa a Pistorius de "asesinato premeditado", un cargo que le costaría la cadena perpetua de ser considerado culpable. Taylor es el octavo testigo llamado a declarar por el fiscal desde que el juicio comenzara este lunes en el citado tribunal.

OTRO TESTIGO

Minutos después de matar a su novia a disparos, Oscar Pistorius le dijo al servicio de seguridad de su complejo residencial que todo estaba "bien", según testificó un guardia jurado durante el juicio por asesinato que se sigue contra el atleta.

Este agente, Pieter Baba, llamó a la casa de Pistorius a las 3.21 de la madrugada del 14 de febrero del pasado año -cuando sucedieron los hechos-, después de que un compañero suyo le avisara de que había escuchado cuatro disparos. "Todo está bien" contestó el atleta, y según el testigo lo hizo entre sollozos.