Los españoles son los europeos que más desaprueban la gestión del Gobierno en la crisis

cumbreeuropea
cumbreeuropea |Telemadrid

Los españoles son los ciudadanos europeos que más desaprueban le gestión del Gobierno durante la crisis (73%), frente a los italianos (66%) y los portugueses (65%), según el estudio anual Trasatlantic Trends, realizado por la German Marshall Fund de Estados Unidos junto con la Fundación BBVA y otras fundaciones europeas. El informe revela que la valoración al Ejecutivo fue "algo peor" (78%) el pasado año, aunque matiza que se produjo durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Respecto al euro, la mayoría (57%) cree que pertenecer a la eurozona ha sido malo para la economía de España y uno de cada cuatro de los encuestados opina que el país debería abandonar la eurozona.

Aunque la mayor parte de los españoles (58%) sigue creyendo que pertenecer a la UE ha sido positivo para el país, esta mayoría ha descendido "significativamente" en comparación con el pasado año (68%).

El 52% de los ciudadanos de la UE aprueba la actuación de Angela Merkel en la crisis económica, pero el 63% de los españoles no comparte la forma en que la canciller alemana está abordando la situación.

Por último, Trasatlantic Trends señala que el 80% de los españoles se siente afectado por la crisis económica. El pasado año el porcentaje de ciudadanos que se sentía afectado por la situación era el 71%.

LOS ESTADOUNIDENSES, MAS AFECTADOS POR LA CRISIS

Los ciudadanos estadounidenses se sienten más afectados por la crisis que los europeos, según el estudio, que destaca que el 79% de los americanos se ha visto perjudicado por la situación, frente al 65% de los europeos.

La mayoría desaprueba la gestión de su Gobierno (el 52% en Estados Unidos y el 56% en Europa). Aún así, la mayor parte de los encuestados está a favor de una disminución del gasto público para reducir la deuda (el 58% de los estadounidenses frente al 50% de los europeos).

Respecto a la imagen que tienen en ambos lados del Atlántico de la irrupción de China como potencia económica, los americanos la ve más como una amenaza, mientras que la opinión en Europa está más dividida.