Los disturbios se extienden en Atenas durante el debate sobre el futuro de Grecia

El Parlamento griego continúa el debate del acuerdo con la troika, que votará esta medianoche (22.00 GMT), mientras en la calle prosiguen las protestas contra ese paquete de severa austeridad y los disturbios se extienden por el centro de Atenas.

Grupos de manifestantes prendieron fuego a una docena de edificios en las avenidas Stadiu y Aeolu, incluidos dos cines, además de a sedes bancarias y varias cafeterías de grandes marcas, sin que los bomberos diesen abasto para apagarlos.

Por el momento, hay más de cincuenta heridos, de los cuales unos 40 son policías, informaron los medios griegos.

Un portavoz policial informó a Efe de que, por el momento, se han producido 22 arrestos.

La manifestación contra el acuerdo ha sido una de las más multitudinarias registradas en los últimos meses, con más de 100.000 personas concentradas en diversos puntos de la capital.

Cuando el cantante Mikis Theodorakis, uno de los convocantes de la protesta junto a los sindicatos, pidió a la policía que le permitieran subir a las escaleras del Parlamento para dirigirse a las masas, los antidisturbios arrojaron gases lacrimógenos a los miles de personas concentradas en la Plaza Sintagma, "sin que mediase provocación", según explicaron a Efe testigos presenciales.

Un amigo del cantante, de 86 años, denunció en declaraciones a Radio Real FM que se trató de "un intento de asesinato" y que la policía disparó el gas hacia Theodorakis.

Después de ello se iniciaron violentos disturbios con intercambio de gases, de un lado, y de piedras y cócteles molotov del otro, que continuaban a las 22.30 horas locales (20.30 GMT) en diversos puntos del centro de Atenas.

En los últimos días, seis miembros del Gobierno han dimitido en protesta por el acuerdo, y el partido ultraderechista LAOS ha abandonado el Ejecutivo.

Además, 25 diputados socialdemócratas y 13 de la conservadora ND han dicho públicamente que no votarán esta noche a favor de las draconianas medidas de ajuste exigidas por la troika a cambio de un préstamo de 130.000 millones de euros que evite la bancarrota del país en marzo.

Con todo, diputados de diverso signo político consultados por Efe en el hemiciclo se mostraron convencidos de que la ley será aprobada con una amplia mayoría, de cerca de 200 votos a favor, en un Parlamento con 300 escaños.

"Habrá colegas del PASOK que votarán en contra, pero nadie sabe cuántos serán. Creo que la ley será aprobada", dijo a Efe Evangelos Papajristos, diputado expulsado del Partido Socialista.

El líder de la conservadora ND, Antonis Samarás, se está reuniendo uno por uno con sus diputados para asegurarse el voto.

"Hay pocas probabilidades de que la ley no pase, pero todavía nos queda cierta esperanza de lo contrario", comentó el diputado Zeódors Dritsas, de la coalición izquierdista SYRIZA.

Con todo, el ambiente del debate parlamentario, que comenzó este domingo a las 14.00 (12.00 GMT), era tenso después de que la vicepresidencia de la Cámara rechazara la petición de SYRIZA de consultar la constitucionalidad del texto pactado, sin siquiera poner a votación esta solicitud.

Ello provocó una sonora reacción de los partidos de izquierda presentes en el hemiciclo.

"Si la ley se aprueba, la capacidad de negociación del país se verá reducida dramáticamente. Los mercados habrán ganado la guerra contra los Estados", criticó Dritsas.

"Es normal que la gente proteste, porque esta ley cambia abruptamente sus vidas. Nosotros debemos asegurar que mañana no habrá una quiebra incontrolada", aseguró a Efe la diputada socialista Tonia Antoníu.

"Estoy segura de que habrá una explosión social, pero más tarde", añadió.