Los detenidos por los disturbios en el Reino Unido se elevan a 1.600

Los detenidos por los disturbios ocurridos en varias ciudades del Reino Unido desde el pasado sábado se elevan a 1.600, de los que 796 ya han sido procesados, según los datos facilitados hoy por el Ministerio británico de Justicia.

En la capital británica, el número de detenidos por actos violentos, desórdenes y saqueos, la mayoría entre el sábado y el martes, asciende ya a 1.103 personas, de las que 654 han sido procesadas, según los últimos datos de Scotland Yard.

La Policía Metropolitana de Londres ha vuelto hoy a detener a menores, en este caso dos adolescentes de 16 y 17 años, sospechosos de saquear tiendas de lujo del exclusivo barrio de Chelsea.

Cinco personas han fallecido hasta la fecha por la ola de violencia, la última de ellas un hombre de 68 años que sufrió este lunes heridas graves y murió anoche. Un joven de 22 años está siendo investigado por asesinato.

El hombre, Richard Mannington Bowes, fue atacado por un grupo de jóvenes mientras trataba de sofocar un incendio provocado en Ealing y sufrió graves heridas en la cabeza que lo dejaron en coma.

Las otras víctimas de los disturbios que empezaron el pasado sábado son un hombre de 26 años que murió en un coche por heridas de balas en el barrio londinense de Croydon y tres musulmanes atropellados en Birmingham (centro de Inglaterra) cuando protegían las tiendas de su vecindario.

Anoche se vivió la segunda jornada consecutiva de calma tras la virulencia de los incidentes producidos en el Reino Unido desde el pasado sábado, en los que han muerto cinco personas.

Entre los arrestados en la capital figura un joven de diecinueve años sospechoso de desórdenes violentos y robo, que colgó una fotografía en Twitter en la que mostraba algunos de los artículos que había sustraído.

Los agentes también arrestaron a una niña de quince años y a otra adolescente de dieciséis en el barrio de Lewisham, que ha sido procesada por diversos delitos como robo, posesión de un cuchillo o agresión a un agente.

En Manchester (norte de Inglaterra), una de las ciudades más perjudicadas por los disturbios, junto con el suburbio de Salford, se practicaron hasta la fecha 176 detenciones, 37 de ellas anoche.

Algunos de los sospechosos arrestados en esa ciudad fueron capturados en redadas policiales después de ser identificados mientras cometían los actos vandálicos.

En Salford, un adolescente de quince años fue detenido por su implicación en saqueos a un centro comercial después de ser entregado a la policía por su propia madre, que le reconoció en las imágenes de los sospechosos divulgadas por los agentes.

Hasta el momento, se han practicado 50 detenciones en Liverpool y 445 en Birmingham.

En esta última ciudad, se ha abierto hoy una investigación sobre la muerte de tres peatones que murieron atropellados mientras patrullaban el vecindario para protegerlo de los saqueos, un día después de que la policía detuviera a dos jóvenes y a un hombre bajo sospecha de asesinato.

En West Midlands (centro), la policía ha resaltado la calma vivida la pasada noche, mientras que en Yorkshire (norte) se efectuaron 23 arrestos en las ciudades de Leeds, Huddersfield y Wakefield.

Al igual ayer, los tribunales de varias ciudades inglesas permanecieron operativos durante toda la noche ante el elevado número de detenidos.

Unido, al señalar que los mandos tuvieron que tomar decisiones "valientes" en situaciones "muy complicadas".

Godwin, recordó hoy que los comentarios negativos de la gestión policial parten de "personas que no estaban allí", en aparente alusión a que tanto el primer ministro, David Cameron, como la titular de Interior, Theresay May, estaban aún de vacaciones cuando comenzaron los incidentes el pasado sábado en Tottenham.

En declaraciones hechas a medios británicos, el jefe de Scotland Yard en funciones opinó que Londres "debería sentirse muy orgullosa" de la intervención policial frente a una ola de violencia sin precedentes, en la que han muerto cinco personas y más de 1.500 han sido detenidas.

Rechazó también que sus hombres no hubieran actuado con la suficiente contundencia, como se ha cuestionado, y Godwin dijo que el cuerpo ha recibido "muchísimo apoyo ciudadano".

Sus comentarios responden a las declaraciones hechas ayer por Cameron, que en una sesión extraordinaria en el Parlamento consideró que la policía se equivocó al tratar, al principio, los disturbios como incidentes de desorden en lugar de como actos delictivos.

El jefe de Scotland Yard subrayó que las situaciones provocadas por los altercados obligaron a los agentes a "tomar grandes decisiones con muchísima rapidez" en "situaciones muy complicadas".

Afirmó que fueron los policías, y no los diputados, los que han restablecido el orden y aclaró que todas las decisiones tácticas y sobre el número de efectivos desplegados fueron adoptadas por comandantes que operaban in situ y por él mismo.

"Si los agentes tuvieran la capacidad de retrospección, obviamente hubiéramos hecho las cosas de manera diferente", admitió Godwin, que agregó que la policía "siempre aprenderá de lo que ocurre".

El alcalde de Londres, Boris Johnson, respaldó totalmente la labor policial y elogió hoy el "fantástico" trabajo hecho por los agentes durante los disturbios.