Dos detenidos tras el atropello de al menos 19 personas en Melbourne

Las autoridades australianas detuvieron a dos sospechosos tras el atropello hoy de al menos 15 personas, entre ellas un niño, que caminaban por una vía peatonal en la ciudad australiana de Melbourne.

Un todoterreno ligero de color blanco arrolló a varios viandantes en una concurrida calle cercana a la estación de tren Flinders Street, en el centro comercial de la urbe, mediada la tarde. El conductor del vehículo y un acompañante fueron detenidos en el lugar del incidente y se encuentran bajo custodia policial, apuntó la Policía del estado Victoria, cuya capital es Melbourne.

La Policía, no obstante, no ha informado sobre la gravedad de las heridos, aunque varias ambulancias y servicios de emergencia han acudido al lugar. El servicio de ambulancias de Victoria, por su parte, indicó en un mensaje de Twitter que 13 personas han sido trasladadas a los hospitales de la ciudad y dos más están siendo atendidas en el lugar de los hechos.

Según testigos presenciales, citados por la cadena local ABC, el vehículo viajaba a "gran velocidad" e "impactando con las personas".

SIN EVIDENCIA DE UN ACTO TERRORISTA

La policía australiana señaló hoy que "no hay evidencia" de que el atropello "deliberado" de casi dos decenas de personas en una de las calles más transitadas de Melbourne se trate de un acto terrorista. Instantes después de que un todoterreno ligero arrollara a los transeúntes, entre ellos un niños de 4 años, los oficiales apresaron a dos sospechosos.

El conductor del vehículo, un varón australiano de 32 años con ascendencia afgana, posee un historial de enfermedades mentales y problemas con las drogas, señaló la Policía, quien apuntó que además fue detenido en 2010 por asaltos menores.

Un segundo varón, de 24 años, fue arrestado mientras grababa el suceso y en su mochila portaba varios cuchillos, aunque las autoridades "ahora creen que no tiene conexión con el incidente y está ayudando con la investigación". "En este momento no tenemos evidencias o información de inteligencia que indique que existe una conexión con el terrorismo", declaró Shane Patton, comisionado en funciones de la Policía del estado de Victoria -cuya capital es Melbourne-, en rueda de prensa.

No obstante, las autoridades siguen trabajando con el comando antiterrorista para asegurarse de que este episodio no suponga una amenaza para la seguridad. Previamente, un portavoz oficial señaló que el atropello, que se produjo en la concurrida intersección de las calles Flinders y Elizabeth Street, fue "deliberado". Unas 19 personas resultaron heridas, entre ellas cuatro de gravedad, explicó en la rueda de prensa el jefe del Ejecutivo de Victoria, Daniel Andrews, quien calificó el acto de "diabólico" y "cobarde".

ATROPELLO "ESPELUZNANTE"

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, dijo en la red social Twitter que las autoridades federales y estatales "trabajan juntas para asegurar la escena e investigar este incidente espeluznante".

"Nuestros pensamientos y plegarias para las víctimas y los trabajadores de emergencia y salud que los atienden", añadió. Según los testigos, citados por la cadena local ABC, el vehículo viajaba a "gran velocidad impactando con las personas".

"En lugar de frenar en el semáforo (rojo), el vehículo continuó (...) todo sucedió en unos diez segundos", apuntó una mujer que presenció el atropello. El incidente se produjo cerca de la avenida donde el 20 de enero de este año tuvo lugar otro atropello en el que fallecieron seis personas, entre ellas un niño y un bebé, y más de una treintena resultaron heridas.

Dimitrious Gargasoulas, detenido por el accidente de enero, huía de la Policía cuando embistió a los peatones y se enfrenta a cargos de asesinato y tentativa de asesinato en un tribunal de Melbourne.

Gargasoulas, de 27 años, alega en su defensa que sufre problemas mentales. Las autoridades, de momento, han cerrado la estación de tren y han solicitado a la gente que evite el área, sin precisar si el incidentes se trata de un atentado. Las autoridades de Australia elevaron la alerta terrorista en septiembre de 2014 y han aprobado una serie de leyes para prevenir atentados.

La nación oceánica ha sufrido cuatro atentados desde entonces, aunque se han abortado varios con la detención de decenas de personas en diversos operativos en todo el país. A finales de noviembre, las autoridades australianas detuvieron a un hombre que presuntamente iba a disparar contra las personas que acudieran a recibir el Año Nuevo en la Plaza Federation de Melbourne.