El ciclista atacado en Pakistán desmiente que 7 escoltas murieran protegiéndole

El ciclista español víctima de una emboscada en Pakistán, Javier Colorado, ha negado este jueves la versión avalada por el Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación de que fuera objeto de un intento de secuestro cuando atravesaba la provincia de Baluchistán y que siete policías paquistaníes muriesen mientras le escoltaban.

Colorado ha colgado un vídeo que grabó el día antes del incidente y en el momento mismo del ataque, el pasado 22 de enero. En él asegura, y se puede observar, que en el momento en que sufre la agresión él se encuentra a bordo de un vehículo acompañado de un escolta y del conductor, que resultaron ilesos.

"Viajaba con un conductor y un policía armado. Me senté en la parte trasera del vehículo y al cabo de unos minutos lanzaron una granada de mano contra nuestro vehículo, que detonó a escasos metros, impactando una esquirla metálica de metralla en mi cabeza. Aturdido por la explosión, el zumbido en mis oídos y la sangre que brotaba de la herida, me dejé caer en el suelo de la furgoneta junto al escolta.

El conductor aceleró para escapar de los numerosos disparos que estaba recibiendo el vehículo, y rápidamente me llevaron a una clínica situada a 15 kilómetros", relata.

Colorado sostiene que "la lamentable muerte" de esos policías paquistaníes "no guarda ninguna relación con los sucesos de los que fui víctima". Sin embargo, el día en que se conocieron los hechos Exteriores publicó un comunicado en el que trasladaba "su profunda consternación y pesar por el fallecimiento esta mañana de siete policías que han perdido la vida cuando intentaban hacer fracasar el intento de secuestro de un ciudadano español".

Y subrayaba "su máximo reconocimiento por la labor efectuada por las fuerzas de seguridad del Estado de Pakistán en defensa de un ciudadano español, cuya integridad y seguridad ha costado la vida a los policías que han fallecido esta mañana en acto de servicio".

Ese mismo día, la familia del joven madrileño de 27 años anunció a través de las redes sociales la intención de Colorado de continuar su vuelta al mundo a pesar del ataque, en un mensaje en que no hacían mención alguna a la muerte de los policías paquistaníes, lo que les valió numerosas críticas por parte de la opinión pública.

Una semana después del incidente, Colorado lamentó la pérdida de esas vidas humanas y avanzaba su intención de demostrar con pruebas que esos policías no murieron en el mismo ataque del que fue víctima.

A pesar de contradecir con su testimonio y su vídeo la versión dada por Exteriores, que coincidía con la que aportaron las autoridades paquistaníes, Colorado solo tiene palabras de agradecimiento para la Embajada de España en Pakistán, el Ministerio de Exteriores y para las fuerzas de seguridad paquistaníes.

Colorado relata que su intención inicial era recorrer Baluchistán en tren, pero perdió uno de los dos que salía mensualmente hacia su siguiente destino, Quetta.

Como su visado estaba a punto de expirar quiso tomar un bús pero la Policía de allí le recomendó que no viajara en ese medio de transporte por no ser seguro para él y que sería mejor que lo hiciera en convoyes con la correspondiente escolta.

De hecho, el día anterior al ataque que sufrió fue testigo de un atentado con bomba contra un autobús en el que murieron los 40 pasajeros de su interior.