El chavismo deja a Machado fuera de Parlamento un día antes de visita de Unasur

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha acusado al gobernador de Miranda y líder de la oposición, Henrique Capriles, por la muerte de un disparo en Los Teques de Adriana Urquiola, una joven que trabajaba como intérprete de la lengua de signos en el canal de televisión Venevisión, cuando bajaba de un autobús, en medio de una manifestación.

En este sentido, el mandatario venezolano ha insistido en que Capriles "debe cumplir las leyes y actuar contra las barricadas y las manifestaciones violentas en su entidad o abandonar el cargo definitivamente", de acuerdo con la información del diario venezolano El Universal.

"¿Por qué el gobernador de Miranda no se puso los pantalones y fue a apagar esa guarimba (disturbios) que ellos promueven y protegen (...) Producto de esa guarimba, por culpa del gobernador de Miranda, perdió la vida lamentablemente Adriana Urquiola", ha dicho Maduro, que reclama la actuación del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

"Pusilánime, cobarde, por su culpa precisamente está sucediendo buena parte de este golpe de Estado, por su propia cobardía", ha añadido el jefe de Estado, que ha añadido que el Gobierno ha conseguido "derrotar y apagar" buena parte de los disturbios y, por lo tanto, "ahora sólo quedan pequeños grupos violentos".

En este contexto, el mandatario ha prometido que los responsables de las muertes de ciudadanos en todo el país "serán encontrados". "Los asesinos serán encontrados, tengan la seguridad, y en Venezuela va a haber justicia, `cueste lo que cueste!", ha sentenciado.

EL CHAVISMO DEJA A MACHADO FUERA DEL PARLAMENTO

El chavismo tensó ayer más la relación con la oposición al anunciar que la diputada María Corina Machado perdió su escaño en la Asamblea Nacional (AN, Parlamento unicameral) un día antes de la llegada al país de una comisión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Tres días después de que Machado intentara sin éxito presentar sus denuncias sobre la situación de Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA), el presidente de la AN, Diosdado Cabello, indicó hoy que el hecho de haber sido presentada en ese organismo como representante alterna de Panamá suponía una vulneración de la Constitución.

"Esta señora aceptó el cargo, no es accidental, señora Machado, deja de ser diputada y nosotros estamos girando instrucciones a partir de este momento para que a la Asamblea Nacional la señora Machado no vuelva a entrar como diputada por lo menos en este periodo", indicó.

Machado trató el viernes pasado de participar en la sesión del Consejo Permanente de la OEA como representante alterna acreditada por Panamá para presentar denuncias de la "represión" que, dice, existe en Venezuela.

A pesar del viaje a Washington, apenas pudo hacerse oír al final de la sesión por el uso que los países aliados de Venezuela hicieron de una serie de recursos de procedimiento para impedir que hablase más.

"Fui a la OEA como representante del pueblo de Venezuela, tuve la oportunidad de tomar la palabra por un mecanismo interno... Si el precio que yo debo pagar por haber ido a la OEA es este, lo que hoy me persiguen, lo que hoy me hacen, lo hago una y mil veces", expresó Machado hoy en Lima, donde participa en un seminario.

Cabello indicó que la acreditación de Panamá ante la OEA contraviene, en su opinión, el artículo 191 de la Constitución venezolana.

Este señala que "los diputados o diputadas a la AN no podrán aceptar o ejercer cargos públicos sin perder su investidura, salvo en actividades docentes, académicas, accidentales o asistenciales, siempre que no supongan dedicación exclusiva".

Machado respondió alegando que Cabello no tiene la facultad para relegarla de su escaño, algo que, defendió, refleja la "debilidad y desesperación" del Gobierno venezolano y que tiene intenciones de regresar "lo antes posible" al país.

El diputado suplente de Machado, Ricardo Sánchez, que mantenía una postura alejada de la oposición y acompaña la Conferencia de Paz lanzada por Maduro, indicó que "ante los últimos acontecimientos estamos evaluando con responsabilidad NO participar en la Comisión de la Verdad designada por la AN" la semana pasada para investigar la violencia en las protestas. "Solidarios con @MariaCorinaYA ante esta arremetida!", dijo.

Mientras tanto hoy se informó de la muerte de otro miembro de la Guardia Nacional en Mérida (oeste) a manos de "francotiradores", según el gobernador del estado, Alexis Ramírez. También en la noche del domingo falleció una joven de 28 años en Los Nuevos Teques, en el estado Miranda, del que Henrique Capriles es gobernador.

El presidente, Nicolás Maduro, lamentó esa muerte y afirmó que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) tiene "responsabilidades" para obligar a Capriles a cumplir sus obligaciones, al acusarlo por la violencia en las protestas.

"Yo creo que el TSJ tiene grandes responsabilidades para obligar a este gobernador a cumplir con la ley y con los ciudadanos, si no que se vaya, que se vaya definitivamente el gobernador de Miranda, pusilánime, cobarde", exclamó Maduro.

Capriles hizo hincapié en la entrada en vigor de un nuevo mecanismo de cambio para la compraventa supervisada de divisas en el país que estableció el tipo de cambio en 51,8 bolívares, en lo que tildó como una "Megadevaluación". "El Gobierno seguirá generando violencia, persecuciones, asesinatos, detenciones, todo para intentar tapar la peor crisis de nuestra historia", indicó Capriles.

Todo esto en vísperas de la visita de una comisión de Unasur que tiene como objetivo "acompañar, apoyar y asesorar" en el diálogo político que Maduro ha promovido dentro de la Conferencia Nacional de Paz que trata de buscar soluciones a las tensiones que vive el país desde hace más de un mes.

La reunión, a la que se espera acudan los once cancilleres de los países miembros, ha chocado en las últimas horas con la solicitud de los ministros de Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín y de su par Paraguayo, Eladio Loizaga, a que se amplíe la agenda preliminar de la comisión.

Venezuela está sumida en una oleada de protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro que ha dejado un balance de más de una treintena de muertos, más de 400 heridos y casi dos millares detenidos, la mayoría de ellos ya libres con medidas cautelares.