Una calabaza de 820 kilos

Se ha convertido en la calabaza más grande del mundo y razones de peso no le faltan: más de 800 kilos y tiene 5 metros de circunferencia. Creció en Wisconsin, Estados Unidos. Para trasladarla ha hecho falta incluso un tractor. Su agricultor asegura que la clave es abono de vaca, emulsión de pescado y algas marinas. Aprovechando la festividad de Hallowen, la calabaza ha sido expuesta al público en los jardines del Bronx en Nueva York.