Una cadena de atentados suicidas mata a 37 personas en Irak

Varios atentados suicidas han matado a 37 personas en otra jornada negra en Irak. Dos ataques mataron a 17 personas en una aparente venganza contra el ataque a una mezquita que costó ayer la vida a 70 suníes.

Por su parte, otros tres ataques suicidas en la ciudad de Kirkuk, 250 kilómetros al norte de Bagdad, provocaron la muerte de otras 20 personas y al menos 65 heridos en otro ataque contra las fuerzas de seguridad kurdas, que combaten con el apoyo de EEUU a los extremistas del Estado Islámico (IS).

En Bagdad, un coche-bomba explotó cerca de la sede de un cuerpo de la Inteligencia dependiente del ministerio del Interior iraquí y causó la muerte a ocho personas e hirió a 10. Una fuente de seguridad explicó que el edificio, situado en la zona de Al Masbah en el centro de la capital, no se vio afectado por el atentado. La explosión sí causó importantes daños materiales en viviendas cercanas y en varios vehículos aparcados en el lugar.

Cerca de Tikrit, un terrorista suicida que conducía un vehículo militar cargada de explosivos atacó una reunión de soldados chíitas y mató a nueve.

Estos atentados suicidas se producen un día después de que unos 70 suníes murieran en un ataque de una milicia chií contra una mezquita en la provincia oriental de Diyala.

Ese incidente sectario ha amenazado con romper el proceso político en Irak, donde el primer ministro designado, Haider al Abadi, intenta formar gobierno y aunar a su proyecto a suníes y kurdos para luchar contra los yihadistas el Estado Islámico (IS).

Irak es escenario de un conflicto armado, con tintes sectarios, desde junio pasado, cuando insurgentes suníes encabezados por el EI lanzaron una ofensiva en la mitad norte del país.

El Estado Islámico efectuó rápidas conquistas y a finales de ese mes declaró un califato islámico en los territorios de Siria e Irak bajo su control, lo que ha movilizado al campo de batalla a numerosos milicianos chiíes.

NUEVO ATAQUE AÉREO A LA PRESA DE MOSUL

Las fuerzas militares estadounidenses lanzaron hoy un nuevo ataque aéreo selectivo contra el yihadista Estado Islámico (EI) en los alrededores de la presa de Mosul, en el norte de Irak, dentro de la campaña anunciada a comienzos de este mes por el presidente de EEUU, Barack Obama.

El Mando Central de Estados Unidos informó en un comunicado del ataque, en el que un avión de combate "destruyó un vehículo del EI" en las inmediaciones de la estratégica presa de Mosul, el mismo lugar donde las fuerzas estadounidenses efectuaron el viernes otros tres bombardeos contra posiciones yihadistas.

Desde el pasado 8 de agosto, el Mando Central de Estados Unidos ha llevado a cabo un total de 94 ataques aéreos en todo Irak. Entre ellos, 61 han sido en apoyo de las fuerzas iraquíes cerca de la presa de Mosul, según el comunicado.

El Mando Central subrayó que el ataque de hoy se produjo como parte de la operación estadounidense "para apoyar a las fuerzas de seguridad iraquíes y kurdas, así como para proteger infraestructuras fundamentales, además de al personal y las instalaciones estadounidenses, y apoyar esfuerzos humanitarios".

Irak es escenario de un conflicto armado con tintes sectarios desde junio pasado, cuando insurgentes suníes encabezados por el EI lanzaron una ofensiva en la mitad norte del país.

El EI efectuó rápidas conquistas y a finales de ese mes declaró un califato islámico en los territorios de Siria e Irak bajo su control.