El juez belga celebrará una nueva vista con Puigdemont y los exconsejeros el 4 de diciembre

El juez belga de primera instancia que examina las euroórdenes de España contra Carles Puigdemont y sus exconsejeros, ha citado nuevamente a los acusados el 4 de diciembre, fecha en la que podría emitir un fallo o solicitar información adicional, según indicó a la prensa el letrado Christophe Marchand.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros que le acompañan en Bélgica han finalizado poco después de las 15.00 horas sus declaraciones ante el juez en el Palacio de Justicia de Bruselas.

La vista se ha celebrado a puerta cerrada en una sala de dicho edificio y los acusados han declarado uno a uno y en compañía de sus abogados y no de forma conjunta.

Poco antes de la vista, un portavoz de la Fiscalía ha indicado que una vez que el juez decida sobre las euroórdenes deberá entregar su decisión en mano a los interesados, que tendrán que firmarlas, y a partir de ahí, Puigdemont y los exconsejeros tendrán 24 horas para recurrir, si así lo estiman oportuno.

Tanto Puigdemont como Lluís Puig, Clara Ponsatí, Meritxell Serret y Toni Comín han eludido en todo el momento el contacto con la prensa. Los reclamados y su equipo de abogados han llegado al órgano judicial sin ser vistos por la gran parte de los periodistas que les aguardaban dentro del edificio que alberga este tribunal, que dispone de más de una decena de entradas.

Un fuerte dispositivo de seguridad situado en la puerta más próxima a la sala de vistas ha impedido a los informadores acercarse para poder ver llegar o salir a los exmandatarios catalanes.

LA FISCALÍA BELGA PIDE QUE SE ENTREGUE A PUIGDEMONT POR REBELIÓN Y MALVERSACIÓN PERO EXCLUYE LA PREVARICACIÓN

La Fiscalía belga se ha mostrado este viernes de acuerdo con la entrega a España del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont y de los cuatro exconsejeros que le acompañan en la capital belga por todos los delitos que le imputa la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela --incluyendo los de rebelión y sedición-- salvo el de prevaricación, según ha manifestado uno de los abogados de los cinco, Christophe Marchand. "La Fiscalía ha pedido la ejecución de la orden europea salvo para un hecho, que es el de prevaricación tal y como se recoge en el mandato de detención español", ha explicado el letrado, que forma parte del equipo de once abogados de los exmandatarios catalanes, al término de la primera audiencia ante la Cámara del Consejo de Bruselas (Tribunal de primera instancia).

El Ministerio Público ha considerado que el resto de delitos por los que España reclama a Puigdemont, Lluís Puig, Clara Ponsatí, Meritxell Serret y Toni Comín encajan en el ordenamiento jurídico belga en las calificaciones penales de "coalición de funcionarios" y "malversación por funcionarios", según ha adelantado la defensa de los requeridos.

La Justicia española reclama por presuntos delitos de sedición, rebelión, malversación de fondos públicos, desobediencia y prevaricación a Puigdemont y a sus exconsejeros autonómicos Antoni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura). Todos ellos se encuentran en Bélgica desde el pasado 30 de octubre y en régimen de libertad vigilada desde el pasado domingo 5 de noviembre, a expensas de que se desarrolle el proceso sobre las citadas Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE).

Entre las restricciones a las que están sujetos los acusados se encuentran la prohibición de viajar al extranjero sin el permiso del juez de instrucción, la obligación de comunicar una dirección de residencia y la de asistir personalmente a cada una de las audiencias a las que se les convoque. Tras la vista, cuya duración es incierta, el juez podría tomar la decisión sobre las euroórdenes hoy mismo, aunque lo más probable es que la adopte más adelante, dentro del plazo de 15 días del que dispone para ello.

INFORMACIÓN SOBRE EL SISTEMA PENITEANCIARIO ESPAÑOL

En ese sentido, el Ministerio Público belga ha pedido a la jueza de la Audiencia Nacional que reclama a los acusados, Carmen Lamela, información sobre el sistema penitenciario y judicial español. Instituciones Penitenciarias envió este jueves un documento de 15 páginas con fotografías de las celdas y respuestas detalladas a las 14 preguntas de la Fiscalía belga.

España no estará presente en todo el proceso como acusación particular y sólo hay dos partes, los acusados y la Fiscalía belga, aunque el Ministerio Público belga está en contacto con la Fiscalía española.

RAJOY CONFÍA EN LA JUSTICIA BELGA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, confía en la Justicia belga y asegura que, sea cual sea su resolución sobre la petición de extradición del expresidente catalán Carles Puigdemont, acatará su decisión.

"Confío en el poder judicial y, sobre todo, lo respeto y acato sus decisiones. Esto es uno de los valores básicos y de los principios fundamentales de la UE, que es el respeto a la ley y al Estado de derecho y la división de poderes", ha afirmado a los medios después de participar en la Cumbre Social de Gotemburgo (Suecia). "Como empecemos a poner en tela de juicio eso me parece que no vamos por el buen camino. Por tanto a mí no me oirán más, sea lo que sea, que respeto y acatamiento a las resoluciones de los tribunales de justicia", ha añadido.

Precisamente, el jefe del Ejecutivo ha señalado que no ha hablado durante su reunión bilateral con el primer ministro belga, Charles Michel, sobre la crisis catalana porque "la Justicia belga y la Justicia española con independientes y por tanto los Gobiernos no tenemos nada que hacer en esa materia". Así, ha explicado que durante el encuentro han conversado sobre las relaciones bilaterales de ambos países, la construcción de Europa y del futuro de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), para estudiar "cómo pueden colaborar" ambos gobiernos de cara a la votación que tendrá lugar el próximo lunes para elegir las ciudades que albergarán las sedes de ambas.