431 años de cárcel para el "monstruo de California"

Los secuestradores de Jaycee Dugard, la menor que permaneció 18 años encerrada y sufriendo violaciones, pasarán el resto de sus vidas en la cárcel. Hoy un juez de el condado de El Dorado, en California ha condenado a Phillip Garrido a 431 años de prisión y a 36 a su mujer, consentidora del secuestro y abusos.

La víctima, Jaycee Dugard, tenía 11 años cuando el acusado la raptó mientras esperaba el autobús del colegio. Durante 18 años la mantuvo encerrada en el patio de su domicilio sometiéndola a constantes violaciones, fruto de ellas, nacieron dos hijos. El primero nació cuando la niña tenía 14 años y el segundo a los 17.

En 2009 la jóven consiguió escaparse de la casa y se presentó en una comisaría donde denunció los hechos. Lo sorprendente es que la policía nunca registrara el domicilio de Garrido, un delincuente catalogado como "depredador sexual". Estaba en libertad vigilada tras la salvaje violación de otra mujer en 1997.

En el juicio no ha estado presente la víctima, aunque se ha leido una declaración en la que afirma que odió a su violador cada segundo de los 18 años que estuvo encerrada.

Ahora Jaycee, que prefiere no mostrar su identidad en público intenta recuperar una vida que una pareja de pervertidos le robaron cuando solo tenía 11 años.