Un año después de Aylan

Hace justamente un año el mundo se horrorizó al ver la imagen de Aylán. Un niño kurdo de tres años que pereció cuando con su familia trataba de llegar a Europa en barca, huyendo de la guerra de Siria.

La imagen del niño muerto, desmadejado y boca abajo junto a la orilla, fue portada de todos los periódicos y apareció destacada en los informativos de medio mundo...

Hoy hace un año exacto que esa imagen salió a la luz. Coincidencia poco afortunada con este aniversario, la campaña turística que acaba de lanzar el gobierno sirio.

En ella promociona un enclave de su costa, Tartús, como destino vacacional de sol y playa. Viendo estas imágenes uno casi desearía esta allí.

Si no fuera porque a tan sólo 200 kilómetros tierra adentro... esto es lo que se encontraría ese hipotético visitante.

La ciudad de Alepo, destrozada tras cinco años de bombardeos sistemáticos. Reducida a escombros y convertida ya en símbolo de la guerra en Siria, que se ha cobrado en este tiempo la vida de casi medio millón de personas.

Un país que lejos de atraer al turismo ha forzado el éxodo masivo de miles de refugiados sirios. La mayoría ha conseguido llegar a Europa.

El niño Aylán se hizo tristemente célebre porque su sueño acabó así, en los brazos de un soldado turco que sólo pudo recoger su cadáver.

LA FRAGATA "REINA SOFÍA" SALVA A 1048 INMIGRANTES

La fragata española "Reina Sofía" desembarcó hoy en el puerto de Salerno, al sur de Italia, a los 1.048 inmigrantes que salvó el pasado martes en el mar, en una operación que fue un reto para su tripulación.

"Embarcar más de mil personas fue un reto importante (...), sobre todo porque tuvimos que efectuar un tránsito de casi 40 horas y dos noches en la mar. Durante ese periodo se les proporcionó todo tipo de asistencia: comida y bebida, ropa y asistencia médica a aquellos que la necesitaban", explicó hoy a Efe el capitán de fragata, el comandante Carlos Posada Novoa.

Novoa contó que el pasado martes la tripulación del "Reina Sofía" ya imaginaba desde primeras horas de la mañana que iba a ser un día en el que se iba a requerir su presencia en el mar.

Ese día la Guardia Costera italiana coordinó en el Mediterráneo las operaciones de rescate de cerca de 3.000 personas que navegaban a la deriva en el Canal de Sicilia con destino a las costas europeas.

El día anterior, el 29 de agosto, se habían salvado a "más de 7.000" personas, relató el comandante.

Por eso, muchos de los barcos que habitualmente patrullan el Mediterráneo se estaban dirigiendo a puertos italianos y era necesaria la presencia de las embarcaciones que estuvieran libres para asistir a las precarias lanchas neumáticas y barcazas que el 30 de agosto salían desde Libia hacia Europa.

La fragata española recibió una orden para asistir a una de las barcazas en el Mediterráneo y en el momento en el rescataban a los inmigrantes a bordo, otras embarcaciones se dirigieron hacia ellos.

"Enseguida estuvimos rodeados de hasta siete embarcaciones, por lo que tuvimos que actuar sin perder tiempo", recordó el militar, antes de añadir que posteriormente tuvieron que "proceder más al sur para continuar con el salvamento de más inmigrantes".

En estas operaciones, la "Reina Sofía" salvó a las personas que navegaban hacia Europa en otras cuatro barcazas, una de ellas presentaba una situación delicada porque tenía agua en su interior.

Al finalizar la jornada, la fragata española había salvado a 1.048 personas, de las cuales, 914 eran hombres, 122 mujeres y 12 niños.

En los rescates, se recuperó un cadáver perteneciente a una persona que partió con destino a Europa "muy débil" y "no pudo soportar" el viaje, relató el hermano del fallecido.

Durante los tres meses que la fragata española lleva operando en el mar ha salvado a 3.343 personas.

EL CONGRESO Y EDIFICIOS EMBLEMÁTICOS DE 12 COMUNIDADES SE ILUMINAN POR LOS REFUGIADOS

El Congreso de los Diputados y edificios emblemáticos de una docena de comunidades autónomas se iluminarán este viernes noche, cuando se cumple un año de la muerte en aguas del Egeo del niño sirio Aylan Kurdi, en recuerdo de las miles de personas que han perdido y pierden cada día su vida en el mar tratando de buscar un lugar seguro donde vivir.

Se trata de la campaña #Light4Refugees coordinada por la Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado que ha encendido también las redes sociales, donde junto a mensajes de solidaridad se multiplican los de denuncia en los que se dice que no hacen falta luces, sino vías seguras de acceso para que los refugiados no tengan que jugársela en el mar.

Según explica la organización en un comunicado, el encendido de espacios emblemáticos de diferentes ciudades arrancará a las 24:45 horas en Madrid, con un minuto de silencio en el Ayuntamiento de Madrid que será repicado en una treintena de municipios españoles y con el encendido tanto de su sede como del Congreso de los Diputados.

En Galicia, se iluminarán los edificios del Gobierno de la Xunta y el Concello de Vigo; en el País Vasco, serán la Lehendakaritza, la Diputación foral de Giupúzcoa y los ayuntamientos de San Sebastián, Vitoria y Bilbao. En Navarra, la sede del gobierno regional, el parlamento y el Ayuntamiento de Pamplona y en Aragón, también la sede del ejecutivo.

En Cataluña, de acuerdo al listado de la Red Española de Inmigración, brillarán los ayuntamientos de Lleida, Girona, Tarragona y Barcelona; mientras en la Comunidad Valenciana se encienden las Corts y el Ayuntamiento de Valencia y en Baleares, la presidencia y el Ayuntamiento de Palma.

En la Comunidad de Madrid está previsto que se iluminen los edificios del Gobierno de la región, la Federación de Municipios y los ayuntamientos de Madrid capital, San Sebastián de los Reyes, Getafe, Humanes, Pinto, Móstoles, Sevilla la Nueva, Ciempozuelos, Velilla de San Antonio y la sede de Metro Madrid.

En Andalucía serán el edificio de la Presidencia de la Junta y el Ayuntamiento de Málaga; en Castilla y León la sede del Gobierno regional; como en Extremadura y Castilla La Mancha.