La amenaza del yihadismo "no se ha reducido", según un alto cargo de Europol

Atentado del Estado Islámico
Atentado del Estado Islámico |Telemadrid

La amenaza del terrorismo en Europa "no se ha reducido y sigue vigente" a pesar de la pérdida de territorios del yihadista Estado Islámico (EI) en Siria e Irak, dijo en una entrevista con Efe el director de antiterrorismo de Europol, el español Manuel Navarrete.

Este coronel de la Guardia Civil lleva desde enero de 2016 al frente del Centro Europeo contra el Terrorismo de Europol y su departamento trabaja para "reforzar la respuesta" de los países de la Unión Europea a la amenaza terrorista, que se ha visto reflejada en ataques como los de París, Bruselas o Berlín, entre otros.

"En Europa seguimos muy vigilantes. La amenaza es importante y es multiforme. Hablamos de más de 20 incidentes durante 2017, desde ataques más sofisticados, como en Barcelona o Manchester, hasta otros menos preparados", afirmó.

En cuanto a las consecuencias del terrorismo, Navarrete señala que "aunque la amenaza persiste, es cierto que las víctimas se han reducido" porque durante 2017 hubo "casi 68 muertos" por ataques yihadistas en Europa, frente a los 135 del año anterior.

"Desgraciadamente, este número sigue siendo tremendo, son muchas personas las que han fallecido, pero (esta reducción) nos lleva a pensar que las medidas de colaboración policial, las judiciales y de Inteligencia están surtiendo efecto para que la amenaza sea menor y produzca menos víctimas", analiza.

La atención internacional está centrada en la pérdida de territorios por parte del grupo terrorista Estado Islámico (EI) y su autodeclarado "califato" en Siria e Irak, pero Navarrete recuerda que esto no significa que el grupo terrorista Al Qaeda haya desaparecido del plano: "Hay una simultaneidad de las dos amenazas", advierte.

Para este experto en lucha antiterrorista, el EI es "multiforme, difícil de establecer y tiene muchas tendencias incluso en el exterior", pero sigue teniendo "conexiones, desconexiones, competición y enfrentamientos" con Al Qaeda.

"Hablar del EI y Al Qaeda como algo monolítico es inexacto. Tampoco se puede decir que hay colaboración entre los dos grupos pero si hay una cierta comunicación", asegura en esta entrevista, que tiene lugar en la sede de Europol, en La Haya (Holanda).

Lo que le importa a las fuerzas de seguridad es "cómo eso se manifiesta en ataques o actuaciones" terroristas, en Europa y en el resto del mundo.

El EI tiene "un determinado sello, mucho más agresivo y más despiadado", como se manifiesta en la propaganda y la crueldad que este grupo esparce en las redes sociales con la publicación de fotografías y vídeos de sus crímenes.

Sin embargo, Al Qaeda, que llevó a cabo ataques terroristas de gran impacto como el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, con 3016 muertos, o el 11 de marzo de 2004 en Madrid, con 193 víctimas mortales, es un grupo "igual de agresivo y despiadado, pero que tiene un cierto nivel de sofisticación y planificación", según Navarrete.

En la actualidad, se pueden identificar tres fuentes de amenaza terrorista: los actores solitarios que "pasan de 0 a 100 en muy poco tiempo", los planes "más sofisticados y a más largo plazo" de Al Qaeda y el complejo sistema de actuación del Estado Islámico, dice.