La nueva super alcantarílla de Londres espera acabar con la insalubridad del Támesis

Londres espera con impaciencia el final de las obras que acabarán con una de las quejas más justificadas de londinenses y visitantes: la insalubridad del Támesis. Un consorcio internacional de empresas trabaja a contra reloj en una de la mayores obras de ingeniería del mundo: el megaproyecto para sanear el Támesis.

Es una de las mayores obras de ingeniería civil de la historia: la nueva super alcantarílla de Londres que entrará este año en su fase clave con la contrucción del tramo centrál.

Su objetivo es acabar con uno de los principales problemas de la ciudad, la insalubridad del Tamesis.

El proyecto actualiza el viejo alcantarillado construído hace 150 años y que ya ha quedado desfasado. Prueba de ello son los constantes desbordamientos de aguas fecales que siempre acaban en el rio.

La nueva construcción va acorde con una ciudad de casi 9 millones de habitantes.

La parte principal de la obra será un tunel-colector de 25 kilómetros de longitud y 7 metros de diámetro que recorrerá el lecho del Támesis a más de 65 metros de profundidad.

Tendrá un coste de 5.000 millones de euros.

Una obra colosal que modernizará Londres y la reconciliará con su viejo rio.