La actriz porno vinculada a Trump dice que no ha hablado antes por miedo a morir

La actriz porno vinculada a Trump dice que no ha hablado antes por miedo a morir

Es el último escándalo que sacude al presidente Donald Trump. La actriz porno con la que presuntamente mantuvo relaciones sexuales ha roto su silencio. Stormy Daniels asegura que no ha hablado hasta ahora porque recibió una amenaza de muerte. Dice además que el entorno del ahora presidente la amedrantó delante de su hija. Desde la Casa Blanca niegan los hechos.

Se acabó el silencio de Stormy Daniels, la última mujer en hacer públicas sus supuestas relaciones con Donald Trump, diez años antes de ser presidente. Daniels le denunció para deshacerse de un contrato de confidencialidad que la actriz había firmado a cambio de 130.000 dólares. Aún sin resolución, ella ha salido en televisión para asegurarle a América que el entorno del presidente la amenazó delante de su hija pequeña.

También ha narrado con todo lujo de detalles su aventura en 2006 cuando Trump era solo el magnate y no el presidente. Se volvieron a ver al año siguiente. Trump le había prometido que intentaría meterla como concursante en el programa, en el que él era la estrella. Aquel encuentro no acabó en la cama y ella tampoco entró en el programa.

Aunque la actriz porno ha negado por escrito el 'affair' con Trump hasta tres veces, ahora dice que cuenta la verdad.

AMENAZAS CONCRETAS

Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, explicó en una entrevista en el programa "60 minutes", de la cadena estadounidense CBS, que un hombre se le acercó en un estacionamiento de Las Vegas en 2011 y le dijo que no hablara sobre su supuesta relación sexual con Trump en 2006 si no quería tener problemas.

"Deje a Trump sólo. Olvídese de la historia", rememoró Daniels sobre las palabras del hombre, que miró a la hija pequeña de la actriz, que estaba en el asiento trasero del vehículo y dijo: "Es una niña hermosa. Sería una pena que le ocurriera algo a su madre".

El miedo a esa amenaza fue el motivo por el que la estrella porno supuestamente firmó un contrato de confidencialidad por valor de 130.000 dólares sobre su romance con Trump en los últimos días de la campaña presidencial del magnate neoyorquino. "Estaba preocupada por mi seguridad y la de mi familia", aseguró la también directora de cine adulto. Durante la entrevista, Daniels detalló que la única vez que tuvo sexo con Trump, cuando él tenía 60 años y la actriz 27, fue de manera "consensuada, sin protección y en la suite" del ahora presidente.

SU ENCUENTRO CON TRUMP

"Él estaba tipo, 'guau', eres especial. Me recuerdas a mi hija. Guapa, lista...", recordó sobre su encuentro con Trump. Sobre su decisión de explicar este episodio en televisión nacional y en hora de máxima audiencia, Daniels dijo que optó por dar este paso porque no le gusta que la gente considere que es una mentirosa o que firmó el acuerdo de confidencialidad por dinero. "Estaba perfectamente bien sin decir nada, pero no estoy de acuerdo con que me traten como una mentirosa o que la gente piense que hice esto por dinero", detalló la actriz, que lleva cerca de 20 años en la industria porno estadounidense.

Daniels es protagonista de un escándalo revelado por The Wall Street Journal el pasado mes de enero, cuando publicó que un abogado de Trump pagó a la actriz 130.000 dólares antes de las elecciones de noviembre de 2016 para que no hablara.

Fue Michael Cohen, el letrado de Trump, quien efectuó el pago y firmó el pacto de confidencialidad, por lo que la actriz solicitó ante un tribunal en Los Ángeles que sea declarado "inválido, inaplicable y/o nulo", ya que no lo suscribió el magnate inmobiliario.

Según la demanda, la actriz porno y Trump mantuvieron una "relación íntima" entre el verano de 2006 y bien entrado 2007, que incluyó varios encuentros en un hotel de Beverly Hills (Los Ángeles).

Trump y la primera dama, Melania Trump, habían contraído matrimonio en enero de 2005 y su único hijo en común, Barron, nació en marzo de 2006. Esta misma semana, Karem McDougal, exmodelo de Playboy que asegura haber mantenido un romance con Trump, presentó una demanda en la que pide anular un pacto firmado en 2016 donde se certificaba que guardaría silencio sobre esa relación, informó el diario The New York Times.