Varios grupos de encapuchados se enfrentan a la policia con piedras, bengalas y petardos

La policía italiana cargó contra varios grupos de encapuchados que les arrojaban piedras, bengalas y petardos durante la manifestación del movimiento de los indignados en Roma que convocó a cerca 200.000 personas.

Varios camiones de la policía intervinieron lanzando potentes chorros de agua para dispersar al grupo de violentos que ha convertido lo que era una pacifica marcha en una batalla campal. Al menos 70 personas han resultado heridas en estos choques.

Los enfrentamientos se produjeron en Via Cavour, donde ya los violentos habían prendido fuego a varios vehículos y asaltado tiendas, sedes de bancos y una agencia de trabajo temporal, además de destrozar una sede del ministerio de Defensa.

LA MARCHA EN BRUSELAS

Varios miles de indignados han iniciado hoy una marcha que tiene previsto recorrer el centro de Bruselas y desembocar con una concentración de protesta ante las principales instituciones europeas.

La manifestación ha partido de la estación Norte de la capital belga para dirigirse hacia la plaza de la Bolsa, centro neurálgico de la ciudad, y posteriormente hacia el distrito europeo, donde se encuentran entre otras las sedes de la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo.

Los indignados, de todas las edades y numerosas nacionalidades, portan pancartas principalmente contrarias a la respuesta europea a la crisis financiera, al sistema capitalista y en favor de la movilización ciudadana.

"Detengan la dictadura financiera", "Por una Europa solidaria" o "El dinero mata" son algunos de los mensajes más repetidos.

El inicio de la marcha se ha desarrollado en un ambiente festivo, con música, disfraces y ningún tipo de incidente.

JULIAN ASSANGE APARECE CON UNA MÁSCARA EN LA MOVILIZACIÓN DE LONDRES

En Londres, miles de "indignados" se han manifestado frente a la catedral de San Pablo en el centro financiero de Londres al no poder acceder, como tenían previsto, a la zona donde se ubica la Bolsa de Valores, debido a un fuerte cordón policial.

Agentes de la Policía Metropolitana de Londres (MET) bloqueaban el acceso a la plaza donde se sitúa la Bolsa -a pocos metros de la catedral-, donde un cartel informaba de que el acceso estaba restringido por tratarse de un inmueble de propiedad privada.

Durante los discursos hizo una breve aparición Julian Assange, responsable WikiLeaks, que publicó miles de cables diplomáticos confidenciales. Escondido bajo una máscara de 'Anonymous', el fundador de WikiLeaks se abrió paso ante la multitud, no sin antes ser apercibido por la policía.

Assange, quien afronta en el Reino Unido un proceso de extradición a Suecia por cargos de supuesto abuso sexual, dio ánimos a los manifestantes.