Los líderes de la UE acuerdan restringir la libertad de circulación

Los líderes de la UE acuerdan restringir la libertad de circulación
Zarkozy y Merkel |AFP Photos

La Unión Europea aprobó este viernes restringir la libertad de circulación de forma temporal y ante circunstancias excepcionales, como flujos masivos de inmigrantes, que hagan imposible a un estado miembro el control de su frontera, según el portavoz de Justicia e Interior del Consejo.

La Comisión Europea presentará en septiembre una propuesta para modificar el reglamento de funcionamiento del acuerdo de la Europa sin fronteras, que establecerá los nuevos supuestos de excepcionalidad al principio de libre circulación.

El bloque liderado por Francia e Italia, junto con Holanda, Bélgica y Dinamarca, defendieron la reintroducción de fronteras nacionales a raíz del éxodo procedente de las revueltas del norte de África.

LUZ VERDE A LA ADHESIÓN DE CROACIA EN 2013

Paralelamente, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) han dado luz verde a la adhesión de Croacia y han acordado que las negociaciones se cierren antes de fin de mes, con lo que el país estaría en disposición de ingresar en el bloque a mediados de 2013. En un texto aprobado por el Consejo Europeo, los líderes comunitarios piden que el tratado de adhesión se firme antes de fin de año, momento a partir del cual comenzaría el proceso de ratificaciones en los parlamentos de los Veintisiete.

Mientras tanto, Bruselas vigilará de cerca que Croacia sigue cumpliendo con sus compromisos de reformas políticas y económicas, a través de un mecanismo exigido por varios Estados miembros tras las malas experiencias con Bulgaria y Rumanía, los últimos países que ingresaron en la UE, en 2007.

Estos dos países lograron un compromiso sobre la fecha de entrada y después descuidaron la continuación de sus reformas, lo que obligó a la UE a retrasar la adhesión en seis meses (el máximo que podía). Posteriormente, la CE bloqueó temporalmente la entrega de ciertas ayudas europeas a Bulgaria y Rumanía ante la rampante corrupción y la falta de preparación para combatirla.

Croacia y la UE iniciaron las negociaciones de adhesión en octubre de 2005 y, tras varios períodos de atasco, las retomaron con intensidad en los últimos meses, gracias a las presiones de algunos Estados miembros importantes como Alemania y al impulso de la Presidencia de turno húngara.