Trump impone oficialmente aranceles del 25% al acero y 10% al aluminio

El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó hoy formalmente la imposición de aranceles a las importaciones de acero del 25 % y del 10 % a las del aluminio, de los que quedan exentos por el momento México y Canadá. "No tomamos estas acciones por elección, sino por necesidad", indicó Trump en un acto en la Casa Blanca. Ha excluido de la medida a Canadá y México.

MÉXICO Y CANADÁ, EXCLUIDOS

El presidente estadounidense subrayó que el acero y el aluminio "son vitales" para la "seguridad nacional" de Estados Unidos. Asimismo, señaló que debido a la "especial relación" con Canadá y México, socios comerciales con los que se está renegociando actualmente una nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), estos dos países no se verán afectados.

"Tengo la impresión de que vamos a alcanzar un acuerdo sobre el TLCAN (...) Si lo logramos, no habrá aranceles para Canadá y México", precisó. Por otro lado, Trump informó de que "los aranceles no serán efectivos durante al menos otros 15 días, y vamos ver quién está tratando de manera justa y quien no".

En el acto, el presidente estadounidense estuvo acompañado por el vicepresidente, Mike Pence; el secretario de Comercio, Wilbur Ross, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, así como por un grupo de trabajadores y representantes del sector siderúrgico.

El mandatario estadounidense ha descrito las prácticas comerciales en estos mercados como "un asalto" a Estados Unidos, al tiempo que ha defendido el traslado de empresas al país norteamericano. "Si no quieren pagar impuestos, traigan su planta a Estados Unidos", ha sostenido, antes de insistir en que la producción nacional es necesaria por razones de seguridad nacional.

PROYECTO PARA ANULAR LA MEDIDA

Asimismo, ha ofrecido exenciones a los aranceles al acero y el aluminio a los países que traten a Washington "con justicia al comerciar", añadiendo presión a Canadá y México, con los que Estados Unidos renegocia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TCLAN). Tras el anuncio, el senador republicano Jeff Flake ha anunciado que presentará un proyecto de ley para anular la medida de Trump, que ha sido criticada por el presidente del Comité Financiero del Senado, Orrin Hatch.

Hatch ha señalado que trabajará con la Casa Blanca para "mitigar el daño" que provocará la decisión del mandatario estadounidense. Por su parte, los tres principales referenciales de la bolsa de Nueva York han cerrado el día con alzas. Según los últimos datos disponibles, el Promedio Industrial Dow Jones subió 93,85 puntos, o un 0,38 por ciento, a 24.895,21 puntos, mientras que el índice S&P 500 ganó 12,17 puntos, o un 0,44 por ciento, a 2.738,97 unidades. El Nasdaq Composite ganó 31,30 puntos, o un 0,42 por ciento, a 7.427,95 unidades.

CHINA PIDE LA RETIRADA

China pidió hoy a Estados Unidos que retire "lo antes posible" los nuevos aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio anunciados por la administración de Donald Trump porque, según advirtió, tendrán un "grave impacto" sobre el comercio internacional. El Ministerio de Comercio chino advirtió en un comunicado de que tomará medidas contra la nueva imposición anunciada este jueves, que será de un 25 % para las importaciones de acero y de un 10 % para las de aluminio y afectará a todos los países que los vendan a EEUU, a excepción de momento de Canadá y México.

"China insta a EEUU a que respete a la autoridad del sistema multilateral del comercio y retire las medidas pertinentes lo antes posible", señaló el director del departamento de investigación comercial del Ministerio de Comercio, Wang Hejun.

Por su parte, la Asociación China del Hierro y el Acero (CISA) también mostró hoy su firme oposición a los nuevos aranceles que "violan las normas de la OMC y perturban el orden comercial internacional". "Con la excusa de proteger la industria siderúrgica nacional, EEUU busca el proteccionismo comercial", criticó CISA en un comunicado, citado por medios locales de comunicación, en el que urgió a las autoridades chinas a responder ahora con medidas sobre las importaciones estadounidenses.

Según advirtió, los nuevos aranceles estadounidenses perjudicarán a la industria siderúrgica a nivel mundial, pero también a EEUU, especialmente a los consumidores de los productos de acero. El proteccionismo fue una de las promesas de la campaña de Trump, que con la imposición de estos nuevos aranceles abre la puerta hacia una previsible "guerra comercial" con otros países y organizaciones, aunque el mandatario ha defendido en los últimos días que estas batallas son "buenas" y "fáciles de ganar".

LA UE CREE QUE DEBERÍA SER EXCLUIDA

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, consideró esta noche que la UE "debería ser excluida" de las medidas arancelarias aprobadas por el presidente estadounidense, Donald Ttrump, a las importaciones de acero y aluminio. "La UE es un aliado cercano de EE.UU. y seguimos siendo de la opinión de que la UE debería ser excluida de estas medidas. Buscaré una mayor claridad sobre este asunto en los próximos días", escribió Malmström en su cuenta de Twitter.

También señaló que espera encontrarse el sábado con el representante de Comercio Exterior de EEUU, Robert Lighthizer, para tratar sobre este asunto.

BRASIL RECURRIRÁ

El Gobierno brasileño reiteró hoy su "gran preocupación" por la decisión de EE.UU. de imponer aranceles a las importaciones de acero del 25 % y del 10 % para las de aluminio, y reafirmó que "recurrirá todas las acciones" para preservar sus intereses.

La medida adoptada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, oficializada hoy, provocará "graves perjuicios" a las exportaciones brasileñas, "ampliamente" favorables a EE.UU., según un comunicado conjunto de la cancillería brasileña y del Ministerio de Industria y Comercio. De acuerdo con Brasil, la decisión de Estados Unidos tendrá un significante "impacto negativo" en los flujos bilaterales de comercio y en las relaciones comerciales y de inversión de ambos países.

COREA DEL SUR PROTESTARÁ ANTE LA OMC

El Gobierno surcoreano lamentó hoy la decisión aprobada por el presidente de EEUU, Donald Trump, de aplicar importantes gravámenes sobre importaciones metalúrgicas y aseguró que medita objetar la medida ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"Lamentamos la decisión de EEUU de imponer aranceles sobre las importaciones de acero pese a que nuestro Gobierno ha señalado a través de distintos canales los problemas que acarrea esta acción", dijo el Ministro de Comercio surcoreano, Paik Un-gyu, durante una reunión con representantes de acerías locales. "Si la acción se hace efectiva, va a suponer un golpe importante para las exportaciones surcoreanas de acero a Estados Unidos", añadió Paik, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Yonhap.

JAPÓN VE "LAMENTABLE" LA MEDIDA

El ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Taro Kono, calificó hoy de "lamentables" las medidas arancelarias aprobadas por EEUU sobre las importaciones de acero y aluminio, y señaló que éstas pueden dañar las relaciones comerciales bilaterales. "Esta medida puede afectar mucho la cooperación económica entre Japón y EEUU y al comercio internacional", afirmó el canciller nipón en declaraciones a los medios tras una reunión del Gabinete de Gobierno.

En la misma línea, el Ministro de Economía, Industria y Comercio, Hiroshige Seiko, dijo que se trataba de "una medida unilateral de represalias que no favorece a ningún país", y señaló que Japón estudiará una posible respuesta "en el marco de la Organización Mundial de Comercio".