Trump declara el estado de emergencia en California debido a los incendios

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró hoy el estado de emergencia en California y ordenó que el Gobierno federal preste asistencia adicional debido a la ola de incendios que desde el 4 de diciembre asuela la región y que ha obligado a las autoridades a evacuar a cerca de 200.000 personas.

Mediante esta directriz, Trump autorizó al Departamento de Seguridad Nacional y a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) a coordinar "todos los esfuerzos en las tareas de socorro".

El objetivo de esta medida es "aliviar" el sufrimiento de la población local y prestar asistencia a las autoridades estatales, locales y tribales, explicó la Casa Blanca en un comunicado.

Avivado por los vientos de Santa Ana, que han propiciado que las llamas se extiendan rápidamente por la costa este del país, el fuego ha arrasado hasta la fecha miles de hectáreas.

Solo en la zona del norte del condado de San Diego, el fuego ha quemado más de 1.000 hectáreas, derribado una veintena de estructuras y dejado, al menos, dos heridos.

El incendio registrado en San Diego se suma a otros cuatro que azotan desde hace días el noroeste de Los Ángeles, donde ha dañado más de 200 edificios y provocado el cierre de escuelas y universidades, carreteras y la caída del servicio eléctrico.

LOS BOMBEROS AVANZAN EN SU LUCHA CONTRA LOS INCENDIOS DE LOS ÁNGELES

Los más de 5.700 bomberos que luchan contra los incendios del sur de California lograron en las últimas horas importantes avances en su combate a las llamas que azotan la región de Los Ángeles, como en el exclusivo barrio de Bel Air, donde el fuego ya está contenido en un 30 %.

En los tres incendios que se declararon al noroeste de Los Ángeles son los que se ha logrado avanzar más, mientras que el del condado de Ventura, 100 kilómetros al noroeste de la ciudad, y los dos desatados este jueves en San Diego, al sur, todavía están fuera de control.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, informó de que las llamas que afectan a la zona adinerada de Bel Air están "controladas" en un 30 %, aunque la "alerta roja" se mantendrá hasta la tarde del domingo.

"Parece que el fuego ha disminuido considerablemente en las últimas horas", declaró en la madrugada de hoy a medios locales el capitán Jon Heggie, portavoz de la agencia estatal de protección contra incendios Cal Fire.

La menor fuerza de los vientos ha ayudado en la tarea de frenar unas llamas que han destruido más de medio millar de edificios, obligaron a evacuar a más de 200.000 personas y quemaron decenas de miles de hectáreas en el estado.

Ante este panorama, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró hoy el estado de emergencia en California para facilitar la entrega de fondos y ayuda federal en el estado.

Gracias al esfuerzo de los bomberos, el museo Getty, amenazado este miércoles por los fuegos, anunció que abre de nuevo las puertas al público, al igual que la Universidad de California Los Ángeles, que este jueves no tuvo clases.

También se progresó en el de la zona de Sylmar, también en la zona metropolitana de Los Ángeles, que desde el martes ya consumió más de 6.191 hectáreas, incluyendo 33 viviendas, aunque ya ha sido contenido en un 40 %, informó hoy Cal Fire.

El incendio en el área de la ciudad de Valencia, al norte de Los Ángeles, alcanza las 2.447 hectáreas y está contenido en un 35 % gracias al esfuerzo de más de 900 bomberos.

No obstante, el más grande de los fuegos, el denominado Thomas, en Ventura, ya arrasó 53.418 hectáreas y se acerca a la costa del océano Pacífico y sólo está contenido en 10 %.

Más al sur, cerca del condado de San Diego, fronterizo con México, este jueves se declararon dos incendios.

Las llamas que están cerca de la ciudad de Murrieta alcanzan las 121 hectáreas y apenas ha sido contenido en un 5 %, mientras el incendio del norte del condado de San Diego alcanzó las 1.659 hectáreas.

Sin embargo, con la disminución de los vientos, los esfuerzos de los bomberos podrán lograr hoy detener su avance.

LOS SATÉLITES DE LA ESA CAPTAN LA DEVASTACIÓN DE LOS FUEGOS

Los satélites de la misión Sentinel-2 de la Agencia Europea del Espacio (ESA) han captado "la devastación" provocada por la oleada de incendios que azota el sur de California (Estados Unidos), donde al menos 200.000 personas han sido evacuadas de sus domicilios.

En un comunicado, la ESA muestra una imagen captada el pasado 5 diciembre que recoge "las llamas y el humo" que devastan el noroeste de Los Ángeles, en el sur de California.

"La imagen capta el calibre de la devastación producida por esta última oleada de incendios forestales, que son de tal tamaño que se les ha dado nombres", señaló la agencia.

El peor de ellos, conocido como "Thomas Fire", engulle la ciudad de Ojai y la zona norte de Ventura, indicó la ESA, que constató otros grandes fuegos llamados "Rye Fire", cerca de Santa Clarita, y "Creek Fire", cerca de Sylmar.

A la zona del noroeste de Los Ángeles, se ha unido desde el jueves el norte del condado de San Diego, donde un incendio ha consumido más de 1.000 hectáreas y derribado por lo menos 20 estructuras y dejado dos heridos.

El gobernador de California, Jerry Brown, ya declaró el estado de emergencia en varios condados afectados por los fuegos.