Trump cancela la cumbre de junio con Kim en Singapur

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció hoy la cancelación de la cumbre prevista con el líder norcoreano Kim Jong-un el 12 de junio en Singapur debido a la reciente "abierta hostilidad" por parte de Pyongyang."La cumbre de Singapur, para el bien de ambas partes, pero en detrimento del mundo, no tendrá lugar", afirmó Trump en una carta dirigida al líder norcoreano.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, afirmó hoy que no se daban las condiciones para celebrar una "cumbre exitosa" entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano Kim Jong-un el 12 de junio, un encuentro que canceló hoy la Casa Blanca.

En una comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Pompeo explicó que la delegación de Estados Unidos no recibió respuesta de Corea del Norte para celebrar reuniones preparatorias ante la esperada cumbre, que iba a celebrarse en Singapur. "No hemos podido llevar a cabo los preparativos entre nuestros dos equipos que habrían sido necesarios para tener una cumbre exitosa", explicó Pompeo

Al respecto, el jefe de la diplomacia estadounidense añadió que Corea del Norte "no respondía" a las preguntas de Washington sobre los preparativos de la cumbre, aunque aseguró que el equipo estadounidense "estaba completamente comprometido durante las últimas semanas para preparar la reunión".

El senador Bob Menéndez, el demócrata de mayor rango en el comité, consideró que la cumbre no había sido lo suficientemente preparada y que, como muchos analistas apuntan, deberían haberse celebrado reuniones preparatorias a bajo nivel antes de anunciar una gran cumbre entre Tump y Kim. Pompeo respondió diciendo: "Creo que estábamos preparados, estamos comprometidos por completo. Estoy en desacuerdo con la idea de que no estábamos listos".

El secretario de Estado comenzó su intervención leyendo la carta dirigida a Kim y en la que Trump anunció la cancelación de la cumbre debido a la reciente "abierta hostilidad" de Pyongyang.

La suspensión de la histórica cumbre se produjo después de días de creciente tensión y nerviosismo entre ambas partes.

La semana pasada, Pyongyang ya amenazó con cancelar la cumbre, la primera de la historia entre los dos países, debido lo que consideró como presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización "unilateral", y Trump reconoció el pasado martes su posible retraso.

SEÚL CONSIDERA MUY LAMENTABLE Y DESAFORTUNADA LA CANCELACIÓN DE LA CUMBRE

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, consideró hoy "muy lamentable y desafortunada" la cancelación de la cumbre entre EEUU y Corea del Norte, anunciada por el presidente estadounidense, Donald Trump."Estoy perplejo y resulta muy lamentable y desafortunado que la cumbre Corea del Norte-EEUU no vaya a celebrarse el 12 de junio", señaló Moon durante una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) convocada en Seúl tras el anuncio de Trump, según un comunicado del Ejecutivo surcoreano.

"La desnuclearización de la península coreana y el establecimiento de una paz permanente son tareas históricas que no pueden abandonarse o retrasarse", añadió el presidente surcoreano durante el encuentro, que duró aproximadamente una hora.

Moon instó a Washington y Pyongyang a esforzase más en acercar posiciones diciendo que espera que se pueda "resolver el problema de manera más directa y a través de un diálogo más cercano de lo habitual", tras admitir que es difícil resolver la crisis en la región "mediante las actuales vías de comunicación".

Previamente, el Gobierno surcoreano dijo hoy que estaba "intentando descifrar" los motivos que han llevado al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a cancelar la esperada cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un."Estamos intentando descifrar las intenciones del presidente Trump y el significado exacto de las mismas", explicó el portavoz presidencial surcoreano, Kim Eui-kyeom, en declaraciones que recoge la agencia de noticias Yonhap.

La cita entre Kim y Trump hubiese sido la primera entre los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte tras casi 70 años de confrontación iniciada con la Guerra de Corea (1950-1953) y más de un cuarto de siglo de fallidas negociaciones.