Trump señala a China y Rusia como "rivales poderosos" en la hegemonía mundial

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este lunes que su país se enfrenta a "rivales poderosos" como Rusia y China, con quienes pretende buscar colaboración, pero siempre en favor de los intereses de Washington.

El mandatario reconoció los nuevos retos a lo que se enfrenta Estados Unidos durante la presentación de su estrategia de seguridad nacional, un documento que su equipo ha tardado en elaborar casi un año, pero que pretender integrar "cada aspecto de la fortaleza estadounidense".

Para el Gobierno de Trump, Estados Unidos se enfrenta a unos "poderes revisionistas" que intentan poner al mundo en conflicto con los valores estadounidenses, entre los que identifica China y su papel en el mar del Sur de China; y Rusia, en los casos Ucrania y Georgia.

Trump insistió en que primero hay que reconocer "los errores del pasado para colocar a Estados Unidos en el lugar que merece", y enfatizó la necesidad de "crear fronteras", "proteger la patria" e incluir un plan económico internacional que defienda también sus intereses.

La Estrategia de Seguridad Nacional ordenada por el Congreso presenta a China y Rusia como sus máximos competidores, quienes pretenden redibujar el poder global para sus intereses, potencialmente amenazando a los Estados Unidos.

En cuanto a la capacidad influyente de las dos potencias y de otros actores internacionales, Trump aseguró que Estados Unidos "desarrollará nuevas formas de enfrentar a aquellos que usan los nuevos dominios, como el ciberespacio y las redes sociales, para atacar" al país y a su sociedad.

Pero el presidente insistió en hacer de Estados Unidos una nación más pendiente de sí misma, con especial alerta a la entrada de extranjeros, a los inmigrantes y a las fronteras.

"Nos defenderemos a nosotros mismos y a nuestro país como nunca antes lo hicimos", afirmó durante su discurso, en el que condenó los recortes presupuestarios en materia de defensa experimentados en los últimos años.

Trump insistió además en que "una nación sin fronteras no es una nación", "una nación que no protege la prosperidad en el país no puede proteger sus intereses en el extranjero" y "una nación que no está preparada para ganar una guerra es una nación que no es capaz de prevenir una guerra".

El equipo de Trump ha creado un documento, ordenado por el Congreso, que identifica cuatro pilares de la estrategia: proteger la patria, promover la prosperidad de EEUU, preservar la paz con la fuerza e impulsar la influencia estadounidense.

RUSIA DENUNCIA LA NATURALEZA IMPERIALISTA DE LA ESTRATEGIA DE SEGURIDAD NACIONAL DE EEUU

Rusia criticó hoy la "naturaleza imperialista" de la nueva estrategia de seguridad nacional de Estados Unidos, que considera a este país y a China como rivales.

"Con una primera lectura rápida, especialmente aquellas partes de la estrategia que de algún modo se refieren a nuestro país, desde luego se ve el carácter imperialista del documento", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

También señaló que esta estrategia no renuncia al "mundo unipolar" y pone de manifiesto su abierto rechazo a un mundo multipolar.

"Evidentemente, no podemos estar de acuerdo con que a nuestro país se le considere una amenaza para la seguridad de EEUU", recalcó el portavoz.

Agregó que la nueva estrategia de seguridad nacional de EEUU es un "documento extenso, que requiere ser estudiado minuciosamente, lo que se hará en todas las instancias correspondientes".

"Las formulaciones son bastante impresionantes, pero -vuelvo a repetir- aún hay que digerirlas", dijo Peskov.

Al mismo tiempo, indicó que en el documento se observan "pequeños aspectos positivos", en referencia a la disposición de EEUU a cooperar con Rusia donde esta cooperación sirva a los intereses estadounidenses.

"Esto se corresponde plenamente con nuestro enfoque, expuesto por el presidente (Vladímir Putin)", explicó el portavoz el Kremlin.

CHINA PIDE A EEUU QUE ABANDONE LA MENTALIDAD DE LA GUERRA FRIA

Mientras, China urgió a EEUU a abandonar la "mentalidad de la Guerra Fría" y a tratar las diferencias de forma constructiva, en respuesta a las palabras del presidente estadounidense, Donald Trump, quien calificó a este país de competidor estratégico.

"Urgimos a EEUU a que deje de distorsionar los intereses estratégicos de China, abandone el juego de suma cero y la mentalidad de la Guerra Fría", dijo en rueda de prensa la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Hua Chunying.

Hua insistió en el punto de vista de Pekín de que "la cooperación en beneficio mutuo es la única cooperación viable" para ambas potencias, por lo que pidió "adoptar una vía constructiva para tratar nuestras diferencias".

El Gobierno de Pekín reaccionó así a la nueva estrategia de seguridad que Trump presentó esta madrugada y en la que se califica a China y a Rusia de competidores a nivel estratégico.

En el discurso en Washington en el que presentó esta estrategia, Trump calificó a ambos países de "poderosos rivales" que pueden suponer potenciales amenazas para Estados Unidos.

Hua recalcó que China mantiene su camino de "desarrollo pacífico" a través de una cooperación cada vez mayor con los demás países y un apoyo creciente a Naciones Unidas.

China es "un contribuyente y un protector del orden internacional", con una diplomacia que es "acogida favorablemente en todo el mundo".

Por ello resaltó que "es inútil que cualquier país distorsione los hechos o desacredite a China", e insistió en que "nadie debe hacerse ilusiones" acerca de que el gigante asiático dejará de defender su soberanía e intereses estratégicos.