Terroristas cercanos a Al Qaeda secuestran a una veintena de extranjeros en Argelia

algeriarp.jpg
algeriarp.jpg |Telemadrid

El grupo islamista de "La brigada de los enmascarados" dirigido por el argelino a Mojtar Belmojtar, conocido como "Bellawar", reivindicó hoy el ataque al campo de gas de Ain Amnas, en el sur de Argelia, y afirmó tener en su poder a 41 rehenes occidentales, 7 de ellos estadounidenses. Según la agencia mauritana privada de información "on line" ANI, el ataque a la base de gas fue perpetrado por un batallón llamado "Firmantes de sangre", que ahora tienen secuestrados a una veintena de técnicos de nueve o diez nacionalidades. El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha declarado que no tiene constancia de que haya ciudadanos españoles entre los occidentales secuestrado en el sur de Argelia.

La petrolera española Cepsa ha evacuado de forma preventiva dos de sus cuatro bloques exploratorios en Argelia tras conocerse el secuestro de más de veinte extranjeros en unas instalaciones gasistas en el país. Según han confirmado fuentes de la empresa española, la evacuación ha sido preventiva y la actividad en el país es "de normalidad".

El grupo armado que asaltó unas instalaciones de gas en el sureste de Argelia, mantiene secuestrada a una veintena de trabajadores de nacionalidades noruega, británica, estadounidense, francesa y japonesa, según la agencia oficial argelina.

En el ataque de las instalaciones de tratamiento de gas, situadas en la provincia de Ilizi, fronteriza con Libia, murieron dos personas, una de ellas británica y otras seis personas resultaron heridas, cuatro de ellas agentes de seguridad argelinos y otras dos originarias del Reino Unido.

El ministro argelino de Interior, Daho Uld Kablia, aseguró que Argelia no negociará con el grupo terrorista que mantiene a una veintena de rehenes extranjeros retenidos en unas instalaciones gasísticas situadas en el sureste de Argel. "Hay dos vías, una solución pacífica y otra solución, violencia", dijo Uld Kabilia a la televisión estatal antes de subrayar que un "importante número" de soldados y miembros de las fuerzas de seguridad se encuentran en la zona.

El Gobernador de Ilizi, Mohamed Laid Jelfi ha creado un grupo de crisis para seguir la situación.

Según una fuente de local, no identificada por la agencia, el número de ciudadanos extranjeros retenido como rehenes es "un poco mayor de una veintena de personas".

El Gobierno de Irlanda informó de que uno de sus ciudadanos se encuentra también entre las personas retenidas por el grupo armado.

El complejo de tratamiento de gas, que se encuentra 1.600 kilómetros al sureste de Argel, en Ain Amenas, en la región de Tinganturin, está explotado por la empresa estatal argelina Sonatrach y las compañías British Petroleum y Statoil.

La agencia aseguró que los asaltantes, que llegaron al lugar en tres vehículos todoterreno, se encuentran todavía en las instalaciones y han ido liberando en pequeños grupos a los trabajadores argelinos.

Un grupo radical cercano a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y dirigido por el argelino Mojtar Belmojtar, asumió la autoría del ataque a través de la agencia privada de noticias mauritana ANI y afirmó tener en su poder a 41 rehenes occidentales, 7 de ellos estadounidenses.

Según Belmojtar, autoproclamado emir de la "Brigada de los enmascarados", el ataque fue llevado a cabo por el batallón de los "Firmantes con sangre".

Este controvertido líder terrorista advirtió el pasado 5 de diciembre a través de un vídeo difundido en Internet de la creación de una nueva célula, los "Firmantes con sangre", para hacer frente a una eventual intervención militar internacional en Mali.

Según el grupo, la operación es una respuesta a la injerencia flagrante de Argelia y a la apertura de su espacio aéreo a la aviación francesa para bombardear las zonas del norte de Mali, controlado por grupos armados salafíes desde el pasado junio.

El Ministerio argelino de Interior confirmó está mañana que "un grupo de terroristas fuertemente armados" atacó las instalaciones gasísticas, que incluyen una zona de residencia para los trabajadores, e informó de que dos personas perecieron en el ataque y otras seis resultaron heridas.

Argelia, donde mantiene su cuartel general Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), siempre ha mostrado su temor a que una intervención militar en Mali, pudiera tener consecuencias negativas para los países de la zona.

El país norteafricano siempre defendió una solución dialogada al conflicto territorial maliense, cuyo norte está ocupado por rebeldes tuareg.