Tensión en Yemen: El presidente pide a sus seguidores resistir y evitar el caos

Tensión en Yemen

Miles de personas han salido a las calles de Yemen para pedir la dimisión de su presidente. Abdala Saleh se ha dirigido a miles de sus seguidores y ha hablado de resistir y evitar el caos. El ejército ya ha hecho disparos al aire para advertir a los manifestantes.

El presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, pidió hoy a miles de seguidores "resistir todos los desafíos" y "garantizar la seguridad" de Yemen para evitar "el caos y el derramamiento de sangre".

Saleh hizo el llamamiento en un mitin que encabezó en una plaza de Saná, que desde enero pasado está siendo escenario de manifestaciones que piden el final de su régimen y profundas reformas políticas.

"Tenéis que garantizar la seguridad de Yemen y su estabilidad. Vosotros sois la seguridad de la patria, el ejército de la patria", manifestó el gobernante, en el poder desde la unificación del norte y el sur, en 1990.

El presidente yemení se presentó ante sus seguidores mientras en otra plaza de Saná grupos de la oposición mantenían las protestas políticas que estallaron al calor de las revueltas populares de Túnez y Egipto.

"Estamos buscando un camino hacia delante porque estamos en contra del caos y porque tememos más derramamiento de sangre (...). Vamos a resistir todos los desafíos y vamos a desafiar a todos los agresores", agregó el gobernante.

En la Plaza de los Setenta de la capital, utilizada para los mítines públicos del presidente, Saleh se mostró dispuesto a dialogar con la oposición, una oferta que ha reiterado en las últimas semanas.

"No queremos el poder ni lo necesitamos, pero tenemos que transmitirlo a quienes lo merecen de verdad, no a manos enfermas", agregó Saleh, que se ha comprometido a dejar el poder antes fin de año y llevar al país a nuevas elecciones parlamentarias.

Yemen se encuentra bajo estado de emergencia desde el viernes de la semana pasada. Fue decretado por Saleh horas después de que medio centenar de manifestantes murieran en esta capital por disparos de desconocidos.

Las autoridades de Yemen han rechazado que las fuerzas de seguridad estuvieran involucradas en esta matanza, el hecho más grave registrado en el país desde que estallaron las protestas políticas contra el régimen de Saleh.

Yemen es el país más pobre de la península Arábiga. Además de las protestas de la oposición, Saleh se enfrenta a un intento de secesión en el sur, una rebelión chií en el norte y esporádicas acciones de Al Qaeda, que ha instalado en Yemen su principal base de operaciones en la región.